sábado, 26 de diciembre de 2009

Top five navideño.

5. Nochebuena. Mi abuelo, al que se le habían acabado las cosas con las que llamar la atención, se levanta y le da con el tenedor (chin chin) a la copa de vino que se está tomando. Se levanta y anuncia que una noche como esa, pero hace no se cuantos años (cuarenta? treinta?), el lo pasó muy mal porque su padre enfermó y murió al día siguiente (valiente putada navideña). Lo peor es que no paraba de mirarme fijamente a ver si me estaba riendo (quién se piensa que soy?, bueno, en realidad demuestra que me conoce perfectamente, porque yo no paraba de pensar en cosas muy muy tristes para evitar reirme y poder mantenerle una mirada seria. Pero es un problema que tengo, cuando me cuentan algo triste, me entran unas ganas insoportables de descojonarme, pero no porque me haga gracia, ojo, es sin querer.). Luego, cuando terminó de contar su historia, mi abuela le dijo: venga ya, cállate la boca y cómete la comida que está fría. Sin comentarios, mi abuela es tan dulce.

4. Nochebuena. Mi madre anuncia encantada que tiene regalitos para todos y saca una bolsa de plastico del 150 (o del todo a un euro), llenas de pines navideños luminosos y nos obliga a ponernos uno a cada uno. Mi hermano se resiste pero llegan a un acuerdo y él acaba poniendose el pin luminoso de un papa noel con la cara lila en el paquete. Encantador. A mi abuela le regalan una vaca que baila y es el mejor regalo que le han hecho en su vida. No para de ponerlo cada cinco minutos. Pobres vacas, no me extraña que nadie las tome en serio.

3.Nochebuena. Mi tío H nos ha comunicado a todos que este martes es la noche del libro en su casa. Qué se hace una noche del libro? Pues él nos entrega una copia a todos de su libro y todos, le decimos lo genial y maravilloso que es y lo rico que se va a hacer con él. Es que se divorció hace un par de años y el pobre las está pasando muy putas, y resulta que ha descubierto que le gusta escribir, y el cree que lo hace bien, y bueno, no lo hace del todo mal, pero cuando tu hermano encuentra un hobby que le mola cuando su vida es una mierda, pues le dices que lo hace que te cagas cuando no es exactamente súper cierto. Estoy traumatizada porque me dijo: "Pétalo, tu dedicatoria fue la que más me costó. Pero al final la hice, y le va a gustar a todo el mundo menos a tí". Miedito. Perrrrrrrdona tío pero yo tengo un blog secreto sabes??? Supera eso.

2. Navidad. Amigo invisible. Alguien debería decirle a mi tía R que los colores pastel le quedan como una patada en el píloro. Pobriña, para una vez que no finge que está enferma para escaquearse. Mi hermano no paraba de jactarse de saber todos los amigos invisibles, sobre todo el suyo. No tuvo precio su cara cuando vió que ni de coña se esperaba que el suyo fuera yo, jaja. Pobre pringadillo. Todos manteníamos la cara impasible, intentabamos que no se notara el miedo a que nos tocaran los abuelos, que se pasan el límite mínimo de dinero por el forro. Me tocó mi tío S, que me regaló al oso panda hermano de la vaca de mi abuela del día anterior, que camina al son de "barbie girl" y luego se cae de espaldas provocando las risas de todo el mundo. De corazón esperaba que hubiera algo más aparte de esa mierda, pero me mostré ampliamente entusiasmada y dí las gracias vehementemente por regalarme tamaño truño después de dejarme yo 30 euros en unos altavoces para mi hermano. Pero gracias a dios había otro regalo. Siempre acaban regalandome libros, y me encantan claro, pero, es que es un regalo como muy poco arriesgado, no? Yo que sé, curratelo un poco más chaval...





1. Navidad. El momento más esperado, el momento más impactante y revelador de los últimos años. A muchos les parecerá un momento politicamente incorrecto de contar en un blog, puede que incluso totalmente inmoral. Pero es demasiado bueno como para guardarmelo. Fue la bomba. Primero os pongo en antecedentes. Resulta que una de las hermanas de mi padre, cuando tenía dos añitos hubo un brote de meningitis en el pueblo, y se quedó, pues, retrasada. Es como una niña, a pesar de tener 50 años. Es súper graciosa, y siempre se queda con todo, contrariamente a lo que puedan pensar quienes no la conocen. El otro día actuó con su cole interpretando al pianista de Abba. Impresionante. Ayer, durante el almuerzo de navidad, hubo la típica disputa sobre los vascos y eta y si quieren ser o no españoles. Una conversación que nunca entenderé por qué mola tanto si nosotros somos canarios. Pero les flipa polemizar sobre ello. Los animos fueron caldeandose y llegó un momento muy tenso de mi padre contra mi tio. En ese momento mi tía A hizo su aparición estelar. Gritó: Ay, ay ay!!!!! y cuando miramos todos para ella...se había levantado la camiseta hasta los ojos enseñándonos el sujetador. Magistral.

2 comentarios:

  1. Yo traumatizada y con cargo de conciencia por asesinato medioinvoluntario de hámster+ comentario de "ireis al infierno" y ahora entro aquí y entrada tras entrada me doy cuenta de que eres una locaaaa, que estás loca más que locaaa, que no tieneh corasón riéndote de tu probeh aweloh!

    Hahah Dios vaya show de familia.Mis Navidades fueron aburridasss.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja. Es que los hamsters me tocan muy adentro tía. Gracias por comentar!!!

    ResponderEliminar