sábado, 23 de enero de 2010

De cuando era miniwini II (First love)

El otro día conté como Potxo y yo nos conocimos.
Y sobre como tengo un pasado turbio y oscuro de delincuencia y crimen.

En fin, que yo tenía como 11 años y llevaba toda mi vida en un colegio de niñas. Era súper simplona. Mis conocimientos sobre los chicos y el amor llegaban a "que bueno está simba". Simba el rey león, si. Mufasa también me molaba pero era demasiado mayor para mí. Y no iba yo a cargar con los cachorros de un montón de leonas, hombre ya.

Total, que me cambiaron de cole y gracias a dios me arrancaron de los brazos de la zoofilia. El nuevo cole tenía un uniforme horrible a la par que moderno. Pantalones vaqueros y polo lila. Yo que era flaca como un palo, con aquel polo y aquel peinado Willy Wonka estaba arrebatadora. Todo sexappeal. Y así me lo hicieron saber mis compañeros de clase. Ahora sé que lo que pasaba es que era la novedad, pero jo, aquellos días me sentía una diosa. Todos se peleaban por sentarse conmigo y cuando llegó el recreo y descubrieron que jugaba al futbol fue como "y encima juega al futbol, es perfecta". Anda que no pegué patadas yo ese día aprovechándome de que eran unos pringaos. Desgraciadamente el chollo se me acabó pronto, porque la profesora notó que yo ponía cara de china al mirar a la pizarra y le recomendó a mi madre que me llevara al oculista. Y efectivamente andaba cegata. Así que mi madre, temiéndose las hordas de niños enamorados en las puertas de su casa, decidió comprarme unas gafas rojas. Ahora sé que todo formaba parte de un plan meticulosamente estudiado, como cuando le dio por comprarme bragas de ositos cuando por fin conseguí un novio. Como imaginaréis, las gafas me quitaron todo el encanto, y pasé a formar parte del club de las pringadas.
Pero, no me preocupé mucho porque yo ya había encontrado la razón de mi existencia. Sin duda mi vida entera había sido un continuo caminar hacia ese momento, hacia Toni (voz mística evocando el pasado).Que nombre mas glamuroso para el galán de esta historia.

Toni era uno de los chicos mayores, yo estaba en quinto de EGB, y el en primero de la ESO. Era un auténtico hombre. Un macho ibérico con granos y bigote de leche. Me gustaban sus brazos fuertes y su aspecto de hombre maduro.



Elijah wood de peque se le daba un aire.

Tenía el pelo más bien largo (es que se me cruza un despeinao y ya me pongo boba)y los ojos azules. Pero que guapo me parecía. Y que loca estaba yo por él. Tenía a todo el mundo amargado porque yo solo podía hablar de él, de la ropa que llevaba ese día, de lo bien que jugaba el fútbol (a veces se quitaba la camiseta y yo entraba en éxtasis al ver su cuerpo flacucho de adolescente). Aquello era amor de verdad. Odiaba a todas las de su clase, de hecho, hace poco, en una caja secreta muy friki que guardaba de mi adolescencia, donde habían objetos realmente frikis que nunca imaginaríais y nunca contaré porque son absolutamente degradantes y ridiculos, encontré una foto de Toni con una compañera de clase, en un parque acuático, los dos en bañador, ella con unas tetas gigantes y la cara totalmente rallada de boligrafo. Igual lo de las tetas gigantes influyó en mi odio porque yo era plana que lo flipas.

Si tengo algún defecto, es el de ser totalmente evidente en mi amor. Yo no tengo mesura, ni paciencia, ni calma, si estoy enamorada. Si alguna vez sospechas que estoy enamorada de tí, solo tienes que observarme para averiguarlo. El nivel de ridículo que hago es directamente proporcional a la cantidad de mi amor. El acoso y el parecer psicópata también. Es una putada porque esto por lo visto acojona.

Bueno, pues como habréis imaginado Toni pasaba de mí como de la mierda. Y además pensaba que yo no era muy normal. Me lo presentaron como tres veces, y aún así el hacía como que no me conocía. Ains, otra cosa que no tengo es amor propio. Un tío puede estarme dando patadas y yo pensar "eso es que me quiere, seguro, lo que el pobrecillo no sabe cómo expresar su amor, me da patadas porque no sabe como acariciarme".

Un día me armé de súper valor y cuando sonó la sirena del recreo me acerqué con cara de interesante, mis gafas rojas y mi coleta y le dije poniendo voz seductora: Perdona, me dices la hora? (intenté hacerle una caída de pestañas pero por poco se me luxan los ojos). El me miró y me dijo: las once menos cuarto, acaba de sonar la sirena.
Y en la forma de sus cejas leí un añadido que decía: Absurda.

Otro día, íbamos caminando tras él (probablemente persiguiéndole) y una amiga mía (que no fui yo!!) gritó: TONIIIIII! TONIIIIIIII! Y él, como el hombre maduro e interesante de mis sueños que era, se dio la vuelta y nos hizo un corte de mangas. Está claro que tenía serios problemas para expresar su amor.

Mi obsesión era tan bestial, que busqué su teléfono en las páginas amarillas y lo llamé unas 50098776766 veces para ver si tenía la suerte de que él contestara y oír su voz sin decir nada. A veces lo cogía y me derretía de amor un ratito. Sí, cleptómana, mentirosa y un poco psicópata, esa soy yo. Acabó cuando su madre un día contesto y dijo amablemente: QUIÉN COÑO ERES???? QUÉ COJONES QUIERES DE NOSOTROS??? DEJA DE LLAMAR O AVISO A LA POLICIA!!!!!!!!!!. Jo, como se pone la gente. Aquí aprendí que pasarse de psicópata no está bien. Trato de controlarlo desde entonces.

Luego está el tema de las fotos. Por suerte en mi clase había una niña cuyo hermano estaba en la clase de Toni, y me proveía de fotos que se hacían en las excursiones y cosas así. Tenía una de todos ellos en calzoncillos en los vestuarios, la del bañador...aquella chica era buena proveedora de material pseudopornográfico. No sé que hacía yo a cambio de las fotos, aceptarla en el club de las pringadas?

Total, que mi primer amor era un pringao que no es que pasara de mí, es que me tenía miedo. Hace poco le vi, seguía conservando su cuerpo escuchimizado de adolescente, a pesar de estar probablemente acercándose a los treinta.
Y, lo que me hizo retorcerme de placer, llevaba gafas.
A mí ahora me han crecido las tetas y ya no las llevo. Muajajajaa.

7 comentarios:

  1. buena entrada.Envidio cómo la gente se puede acordar de esos episodios de la infancia, yo tengo vagos recuerdos acerca de algunas cosas pero ninguna pequeña historia que permanezca en mi mente :S

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja. Veamos... Me ha encantado lo de Willy Wonka, estoy totalmente de acuerdo en lo bueno que estaba Simba (aunque cuando sacaron la segunda parte prefería al hijo del malo) y no sabes lo que me he reído leyendo lo de la foto de tu muso y su amiga la de la gigantomastia. Jajajaja. Para comerte a besos.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, por dios que risas con tu blog. Eres el descubrimiento del 2010.

    Me ha encantado tu post. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Eres la repera. De verdad...

    Me he tenido que secar las lágrimas!!!!

    ResponderEliminar
  5. jajajaj Tia, esk eres la ostia. Yo tambien llevaba gafas de pasta rojas jajajaj. Y que sepas que mi primer amor, esta gooooooooooooooordo, pero goooooooooooooooooordo. La vida da vueltas, pero en circulo

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con Vicent! Tienes que venirte al blogs & gofio, quiero ponerle cara a la persona que ha hecho que me sienta un poco menos zoofílo al pensar de pequeño que la Nala adulta tenía un pase cuando caían por la barranquera cantando "Es la noche del amor" XDDD

    ResponderEliminar
  7. Justicia divina absoluta, está claro. Estoy con el Zorro, tendrías que haber estado en el blogs & gofio :D

    ResponderEliminar