viernes, 8 de enero de 2010

JL y V



JL es el nuevo novio de mi tía V. Mi tia V es la más pequeña de mis tios, y sólo me lleva ocho años físicos, aunque mentales muchos menos. Tiene el típico caracter de hermano pequeño llegado tarde a la familia, es decir, es rebelde, encantadora, cariñosa, se cree súper chuli siempre y todos le hacen los mimos. Cuando yo nací, ni corta ni perezosa le preguntó a mi madre, que es la mayor de los hermanos, que si ella la quería más a ella o a mí. Y mi madre no se cortó un pelo y le dijo que a mí. Pobriña... la cosa es que yo la adoraba con toda mi infantil devoción (la cual sigo conservando porque soy una pringada fanática). V me contaba todos sus amoríos y yo los guardaba en secreto con toda la emoción de saberme súper importante. Era más o menos como su mascota. Dormíamos la siesta juntas y ella me decía: Pétalo, date un cocazo. Y yo me lo daba. Ella no estaba satisfecha con la potencia de mis hostias y me decía: Más fuerte, Pétalo. Y yo me los daba más fuertes. Contra la pared. Y ella se partía el nabo de la risa y yo me reía con ella. Creo que eso dice mucho más de mi personalidad que cualquier otra cosa que os cuente.
Yo desde que tenía 4 años me autoagredo para que la gente se ria. Es mi destino.
Durante varios años fuímos al mismo colegio de monjas, yo chiquitina y ella ya galletona. Por aquella época yo era fan de Marisol, o más bien de sus reposiciones, y pensaba que cantaba igualito que ella, había descubierto que el truco radicaba en mover la mandíbula como si te fuera la vida en ello. Así que mi tía V me cogía todos los recreos para que les amenizara la media hora a sus pavamigas, viendo como cantaba y descojonandose todas. Ains, mis tiempos de fama y gloria. Más tarde nació mi hermano, y entonces ella venía a hacernos de canguro, y mientras mi hermano estaba atrapado en el parque, nosotras nos metíamos en la cocina a robar las golosinas que mi madre escondía para que no nos comiéramos. Hasta que un día mi hermano hizo un agujero en el parque y vino gateando hasta la cocina a exigir su parte de chuches. Maldito. Todavía me parece oirlo exigiendo "Akité, akité!", que no sé que coño significaba pero a él le parecía súper importante.
En fin, que a V nunca le duran los novios más de cuatro años, ni las novias, porque hace unos años se echó una novia. Y le duró los cuatro años de rigor, ni un mes más, ni un mes menos. La dejó por JL, que resulta que es profesor de biodanza. Os podéis imaginar, como nos descojonamos de el pobre chico por su profesión. Yo estoy enchochada con un profesor de yoga pero es que lo de la biodanza se pasa de gay. Biodancers del mundo, un besito!!!
A JL le gusta crepúsculo, cosa muy gay también, y además me dice cosas como: "ultimamente estás resplandeciente", o "tienes el cutis mucho mejor". Las dos frases coinciden con el momento en que llegó a mi vida la base de maquillaje que me empetó la del corte inglés hace unos meses, vale, pero...que clase de hombre se fija en tu cutis y en tu resplandor??
JL va a congresos sobre biodanza en Milán, lo que nos ofrece la oportunidad de imaginarnos como unas olimpiadas de biodanza, en las que JL sale con vestido de noche, bikini, y vestidos casual a bailar con una banderita de españa estampada en el pecho, mientras suena la versión de private dancer de Tina Turner (I´m your biodancer, biodancing for money). La última nochebuena pensé que sufriría un colapso de la risa cuando nombró todo serio su congreso en Milán, y mi hermano me miró de reojo y nos recordamos imitandolo en la intimidad de nuestra casa.
Los dos me hacen repetir una y otra vez mis anecdotas con el resplandior, cosa que hace que me sienta como Mr Bean. Bienvenido JL, tienes un contrato por cuatro años!!!

3 comentarios:

  1. Ya te imagino haciento un peeling, esmerandote con el maquillaje y demás cuando quedes con tu tia y su novio, jajaja.

    Yo conozco a alguien parecido y me siento como cuando iba a examen. Me cuido más que cuando quedaba con mi marido de novios para quedar con ellos (por cierto, es gay, este lo es)

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo, con decirte que hoy hemos tenido día de campo familiar y me he pintado porque el iba!! Jajaja, no quiero dejar de resplandecer. Gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  3. Divertida y lamentable.
    Humor simple, propio de momentos necios (que todos tenemos) aunque pocos lo publican. Hay relatos que no merecen la pena perdurar en el tiempo. Jajaja a borrarlos, estrujarlos, eliminarlos de todos lados!!!

    ResponderEliminar