domingo, 21 de febrero de 2010

De cuando era miniwini III (Pétalo superstar)


En capítulos anteriores: Minipétalo era una cleptómana, psicopata, celosa y mentirosilla (un poco como ahora).


Antes del episodio de las gafas rojas y mi caída en desgracia, yo ligaba un montón. Como venía de un colegio solo de niñas, los chicos eran grandes desconocidos para mí, que hasta entonces solo me había sentido atraída por Simba el rey león. Y como yo era la novedad, con mi peinado Willy Wonka a la ultima moda, pues triunfé como la cocacola.

Esto que voy a contar hoy, son mis primeras experiencias en el campo del ligoteo, claro que fue un periodo corto porque las gafas de montura roja, y redondas no le ponen a nadie, es como la ropa interior color carne.
Por aquella época hice un grupo de amiguetes. Entre los que se encontraba Luís, que fue mi mejor amigo durante unos añitos, hasta que nos perdimos la pista. Nuestra gran diversión consistía en jugar a los x-men. Yo no tenía ni puta idea de quienes eran los x-men, y cuando me dijeron que eligiera personaje me quedé en plan..."mmmghsss...X?" Pero resultó que X no era ningún personaje, así que ellos eligieron por mí y me dieron a Tormenta, y como el nombre me molaba, pues me inventaba mis poderes sobre la marcha. Una ganga, vamos. Ellos los pobres flipaban, en plan: "Desde cuando Tormenta sabe convertirse en camión?".

Más adelante, Luis me enseñó a patinar. Me decía "Patina, Romina!", y no sé por qué, eso me daba mogollón de rabia y aprendí a patinar solo por intentar perseguirle para darle su merecido. En fin, que yo pasaba casi todas las tardes con Luís, haciendo los brutos por ahí. Un día Luís me trajo una nota de un compañero de clase.La nota decía:

Quieres salir conmigo? Si__ No__
PD: Ya te diré quién soy.

Encantador. Que romántico, un amor secreto. Como es lógico y normal usé con Luis mi manipulación más fina y disimulada:
QUIÉN ES? QUIÉN ES???? QUIÉN EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES???

En el fondo deseaba que fuera él, porque aunque yo estaba hasta las trancas por Toni y me habría sacado un riñón para regalarselo por San Valentín, también Luís me hacía tilín, porque era tierno y mucho más asequible, y además tenía el pelito despeinado.

Ante mis sutiles técnicas de investigación no pude resistirse y se derrumbó, "es Jorge",me dijo con lágrimas en los ojos (le había dado una patada, no me hacía tanto tilín).

A mí Jorge no me gustaba, pero por aquella época (poco a poco lo voy superando), tenía la tendencia a interesarme por los chicos a los que yo les interesaba, como por no desperdiciar que alguien se había fijado en mi ínfima presencia. Y ya que tenía una clase llena de chicos, pues alguno tendría que elegir, y aunque veía que tenía un cabezón que lo flipas, me aguanté. Por alguno tendría que empezar,no? Y a caballo regalao, no le mires el dentao, y más vale pájaro en mano que ciento volando, y a quién madruga dios le ayuda, no? (vale, ese último no pegaba, ya lo sé).

En fin, le dije que le dijera a Jorge que sí, y al día siguiente se lo conté emocionada a mis amigas.
CON EL CABEZAPLÁTAAAAANO????- gritaron todas a coro.

Esa misma tarde le dije a Luís que cortara con Jorge por mí. Cobarrrrde.

También había en mi clase un niño gordito. No sólo era gordito, también era gangoso. Una joya, vamos. Pero yo a pesar de ser cleptómana, psicópata, mentirosa y ser tormenta la de los x-men, también era una niña amable, así que al contrario que el resto de mi clase (en la que decían los niños que lo veían en el vestuario que encima la tenía pequeñísima, como si ellos tuvieran los grandes trabucos con 11 años) no lo apartaba por ello. CRASSO ERROR. Ahora lo sé, no te hagas amiga del marginado o se enamorará de tí y te avergonzará en el recreo.

La cosa fue así: Yo estaba en el recreo con mis amigachas, mirando como Toni se comía sensualmente su bocadillo de chorizo revilla con mantequilla, cuando apareció este niño. Llegó hasta mí y me dijo:" Minipétago, puedgo habglarg contiggooo?" Y yo: "claro".

Quieres salir conmigo?

Así, sin anestesia.
Y se saca un peluche rosa del bolsillo.
Delante de mis amigas.
Delante de Toni.
Delante del bocadillo de chorizo revilla con mantequilla.
Y qué hizo nuestra heroína cleptómana, psicópata, mentirosa y cruel???



Y luego huí. Nunca olvidaré la carita del gordito, aferrado a su peluche rosa del 150. Para el que seguramente había tenido que ahorrar (no todo el mundo tenía un negocio de joyas como el mío). Desde ese día sé que iré al infierno.



El tercero de mi clase que se enamoró de mí era muy orgulloso. Era clavao pero clavao a Felipito el de Mafalda. Sobre todo las paletas. Pero tenía fama de ser el guapo de la clase. Ya se sabe, a una le gusta y todas las demás se emperretan en él. Corporativismo puro y duro. Pues Felipito un día se me acercó después de clase, y con esa confianza que tienen los hombres que se saben deseados me dijo:

Quieres salir conmigo? Pero cuando lo deje con mi novia, eh?


Que lindo, quería que fuera su segundo plato. Cómo resistirme? Obviamente le dije que sí, no todos los días puede salir una con un personaje de cómic. Años más tarde descubrí que se lo había pedido a todas, un chico listo. Y que nunca salió realmente con ninguna.

Y estos creo que son los más divertidos y menos productivos de aquella época. A Jorge lo vi hace poco y llevaba el pelo hiperlargo, hiperrizado, rubio como siempre, y en plan heavy.Siguen llamandole Jorge el cabezúo, o Jorge Cabezaplátano.
Al gordito también lo ví y ya no es gordito, aunque si gangoso y muy hortera. En contra de lo que pueda parecer no me odia, o eso parece (espero que no esté planeando una gran venganza en la que soy violada por un montón de gordos gangosos), va de galán de telenovela por la vida, pobrete.
Y a Felipito...no lo he vuelto a ver, espero de corazón que le haya crecido la cabeza, y entonces sus paletas hayan adquirido una dimensión normal y proporcionada.

1 comentario:

  1. ¡Pero si eras toda una rompecorazones (en el sentido más literal XD)! Queremos saber más de los años siguientes :D

    ResponderEliminar