martes, 13 de abril de 2010

Cherry Treats

Cuando yo era peque, me encantaban los juegos de niños. Yo pasaba de las barbies y los muñecos, a mí lo que me molaba era el fútbol, jugar a las peleas, correr...era una chunga.
Mi madre, intentando inculcarme algo de femininidad, me regalaba muñecas, peluches, cosas de niñas. Los peluches y esas cosas daban el pego, porque yo soy veterinaria desde miniwini. Con las barbies siempre jugaba a la peluquería, les cortaba el pelo al uno, y luego se ponían tan feas que me daban yuyu y además me hacían sentirme fatal, porque me daba cuenta de que el pelo ya no les iba a crecer, y que había sido una lerda dejándome llevar por la emoción de la peluquería, que no sé asunto de qué tenía tan arraigada. Buf, que sentimiento de frustración tan horrible. Mi madre me veía tan amargada que ni me reñía. Me miraba como diciendo: eres boba? A las niñas les gustan las muñecas con el pelo largo!! A lo mejor por eso es que ahora soy hiperextra cuidadosa con todas mis cosas, y con mi pelo.

La cuestión es que viendo fotos viejas, recordé que un día, mi madre dió con un juguete para niñas que sí que me moló a morir. Un pequeño Pony. Era tan bonito a la par que cursi!!! Y olía a chicle de fresa!!! Era EL JUGUETE. Era veterinario a la vez que podía jugar a las carreras. Lo podía meter en el agua, no como a los peluches. Aquel pony era amor puro y duro. Cuando vi la foto flipé. Mi pony!!! Y necesité volver a verlo. Recordaba perfectamente su olor. Durante los siguientes días lo busqué por mi casa, en los baúles de juguetes que mi hermano aún conservaba, en mis cajas de cosas viejas...pero no aparecía. Le pregunté a mi madre si se le ocurría donde podía estar:

Pétalo: Mamá, te acuerdas de mi pony?
MamádePétalo: Cuál de ellos?
Pétalo: Sólo tenía uno.
MamádePétalo: Que va, tenías por lo menos cinco.
Pétalo: ...si? yo sólo recuerdo uno.- Y le enseñé la foto, como en "quién sabe donde".
MamádePétalo: Ah si, ese te encantaba. Era el más cursi de toda tu granja de ponys.
Pétalo: Bueno, sabes dónde está?
MamádePétalo: Emmm...
Pétalo: Qué?
MamádePétalo: En el vertedero?
Pétalo: QUÉ?????ERA EL PONYAMOR DE MI VIDA!!!
MamádePétalo: Pero si hace años que lo tiré y te has venido a dar cuenta ahora de que falta.
Pétalo: Mi poooooonyyyyyy, siempre haces lo mismo! Destrozas todo lo bodito que hay en el bundooooo (lloriqueo dramático).
MamádePétalo: Además, estaba calvo, le cortaste el pelo.
Pétalo: ...eso es una calumnia, no es verdad. Nunca le haría eso a un Pony. Las barbies no merecían mi respeto, pero los Ponys son seres celestiales.
MamádePétalo: Si es verdad, te encantaba la peluquería. Una vez hasta te cortaste el pelo a tí misma, le tenías como rabia al pelo largo.
Pétalo: Oh dios mío, otra vez esa horrible sensación...

A raíz de esa conversación, entré en un bucle obsesivo compulsivo pony. Busqué en internet acerca de los pequeños ponys, de las distintas tiradas que hubo, los de los ochenta, los de los noventa. Hay que ver la cantidad de información acerca de los ponys que hay en internet. Los miraba todos uno a uno y no conseguía reconocer al mío. Escribí preguntando a coleccionistas: Es blanco, con las crines rojas, la cabeza alzada, y cerezas en los cuartos traseros. Y huele a chicle de fresa! Le dí el coñazo a mi entorno taaaanto, que una amiga me compró uno en argentina, otra me compró uno en galicia, y mi ex me regaló uno con orejas de conejito. Todos de la nueva generación. Pero yo quería el mío. Al fin descubrí cual era, Cherry Treats, aunque me costó sudor y sangre encontrarlo. Empecé a mirar en páginas de segunda mano, en ebay, a ver si lo encontraba. Nadie lo tenía. Sólo encontré uno en su blister y todo pero costaba 100 euros. Y yo soy muy compulsiva pero tampoco me iba a gastar 100 euracos en un pony. Aún conservaba la cordura, por suerte.

Poco a poco se me fue pasando la perreta con el tema pony. Jugaba con Lu a las telenovelas ponys y eso, y le repetía constantemente que nunca jamás les cortara el pelo. Que ya eran muy bonitos así, con su tatuaje en el culito y todo. La pobre me miraba como diciendo: de qué me hablas?. Llegó nuestro aniversario y mi ex estaba emocionadísimo por darme su regalo. Era una caja de zapatos muy cutre, y dentro estaba Cherry Treats dando bandazos.

Ex: No es el tuyo, logicamente, este es francés, así que tendréis que comunicaros por señas.
Pétalo:...snif.
Ex: Otra niña jugaba con él, pero no le cortó el pelo ni nada, así mola más.
Pétalo:...snif snif.
Ex: Mira, huélelo, aún huele un poco.
Pétalo: Lo voy a llebar de bocoosss.
Ex: No te gusta?
Pétalo: Es el bejor regalo de bi vidaaa...



Y desde ese día Cherry Treats vive en mi estantería, al lado de la foto de una niña peluquera que sonríe muy contenta con un pony en la mano. A veces lo cojo y lo huelo. Luego estornudo porque yo jamás limpio el polvo a pesar de ser hiperalérgica, pero por un momento vuelvo a ser una niña nadando en la playa con un juguete, sin responsabilidades, sin más necesidad que un pony para ser feliz.

7 comentarios:

  1. miniburbu era igual que tú, hubiéramos hecho muy buenas migas, y es que donde esté el dar una patada a un niño corriendo detrás de un balón que se quite el jugar a las barbies...mi madre dice que las desnudaba y las cortaba el pelo porque me daban envidia, pero simplemente es que las odiaba!!

    ResponderEliminar
  2. Eh, cómo mola! No me esperaba para nada un happy ending de esos XDD Ex novio se portó.

    ¿De verdad escribiste a coleccionistas de ponys?. A mí me daría mal rollito (no todos van a ser como Smither con sus Stacy Malibú. O peor, a lo mejor sí XD).

    Mi "pony" sería mi NES, con el Galaxian, el Zelda, el Punch Out, el Super Mario, el Tank, el... snif, snif. Pero me pasa como a tí, que las maquinitas que quedan te salen por un ojo de la cara, y entre comprarme una y pegarme un viaje... que le den a mi pony XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy coleccionista de ponys y no doy mal rollito :P

      Eliminar
  3. OOOOOooooohhhhhh!!

    ¡Pero qué bonito! :)

    Yo estoy en el extremo contrario; salvo algunas excepciones que escaparon a mi control, tengo prácticamente TODOS mis juguetes guardados; algunos los he regalado, otros los he vendido, y otros los ha desaparecido mi madre antes que que pudiera recordarlos y echarlos de menos, pero tengo todos los importantes... y espero tenerlos forever.

    ¡Eso sí es un novio y lo demás es tontería! :D

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí Burbu!! Muerte a las barbies.

    Zorro. Yo siempre quise tener consolas pero solo tuve la gam boy. Una vez le dije a mi madre que ojalá fuera mi prima que las tenía todas. Se cabreó un montón al descubrir lo consumista que era, xD. Lo de los coleccionistas, solo era un email tio, no quedar de madrugada en un sitio oscuro para hablar de "ponys". Además, la mayoría de coleccionistas son chicas.

    Peibol, que suerte. Mi madre es de las que en cuanto te despistas lo tira todo. No podía dejar de lado un juguete o no volvía a verlo, era agotador. Pero si, se portó.

    ResponderEliminar
  5. Jo, tía! Has conseguido que algo que me parecía lo más cursi y horroroso como los pequeños ponies se vuelvan potitos!!

    Snif.

    ResponderEliminar
  6. Simplemente el blog mas maravilloso (y, si importa de algo, mas literariamente perfecto) que he leido. Lastima que el contenido sea triste... :(.
    Un caluroso abrazo. :)
    Cuartetero

    ResponderEliminar