jueves, 8 de abril de 2010

Mi oculista asesina animales.

Desde hace días venía notando una creciente irritación ocular. Desde el sábado concretamente (esta palabra me suena rarísima), que estuve besuqueando a Mascotadelamor y se me metió un pelo del amor en el ojo (si, tenía un pelo de conejo en el ojo, que pasa?). Empecé a rascarme como si mi ojo tuviera sarna y a meterme el dedo hasta el cerebro para sacarlo, mostrando mi delicadeza cuando quiero. Total, me los rasqué tanto que acabé con los ojos del tamaño de Nueva Zelanda. Solo paré cuando mi madre me dijo que me iba a dejar las pestañas calvas, y eso es algo que me produce terror.
En fin, como soy muy besucona no era algo nuevo, y la costumbre dicta que si me acuesto a dormir, por la mañanita ya estoy bien de nuevo.

Total, que me fuí a dormir 4 días y ninguna mañanita estuve bien. Más bien estuve cada vez peor. Y cada vez tenía el blanco de mis ojos cada vez mas rosa, que es un color muy mono pero no para la esclerotica. Al final me parecía al del anuncio de Vispring pero no por culpa de un marchote sino por culpa de besar un conejo. Manda huevos.

Mierda de conejo desagradecido, más nunca te beso
- le dije muy indignada.

Al final le dije a mi madre:
- Mamá!!! Pídeme hora para el oculista!!!!
- Es una orden?
- Por supuesto!! Tengo los ojos fatal, no lo ves, no lo ves, no lo ves????(tirando del párpado hacia abajo para enseñarselos bien)
- Aghhhh!!




Eso fue ayer, en un brote de Razia tenebrosa de los míos. Esta mañana me llegó un sms, fuí corriendo cual gacela por si era el sevillano, pero no (que sorpresa), era mi madre:

- Esta tarde oculista a las 18.00.

Contesté: Que alegría, que alegría, que alegría (lo que la microseparación de mis párpados me dejó escribir).

Cuando llegamos al oculista (si, mi madre pide hora por mí y además me acompaña, pasa algo? es una madre comprometida), nos sentamos en la sala de espera. Habían un montón de revistas sobre la mesa, y me dispuse a elegir. Un montón de prontos que ya había leído que no me interesaban, un montón de revistas de coches, y una de caza y conservación. Al leer la palabra caza, me dieron escalofríos. Al leer la palabra conservación, pensé que que gran incongruencia. Aún así la cogí, sólo por el placer de indignarme y enraziarme un rato. A las cuatro páginas ya estaba lanzando improperios asqueados ante tal muestra de estupidez. Hombres como castillos a los que no se le levanta que no tienen nada mejor que hacer, posando detrás de preciosos osos negros, orgullosos como cerdos. Mi madre intentó sustituir mi revista por un pronto para que los demás de la sala de espera no me vieran montar el numerito y no cuestionaran su capacidad como madre para contener mis palabrotas. No coló. En ese momento apareció el oculista y me llamó.

Al entrar en la consulta comprendí el porqué de aquella revista en la sala de espera. Habían varias fotos de mi oculista con distintos animalitos muertos. Incluso habían premios!! Y además, colgada de su pared estaba su orla, en la que salía al lado de este individuo:



- Oh dios mío!- pensé toda dramática- Un matusalén asesino de animales va a tocarme mis preciosos ojos rosas!!!
Y empecé a mirar posibles escapatorias. Por ninguna cabía mi culo. Maldito culo gordo sexy. Tuve que resignarme y dejar que me tocara con sus dedos manchados de sangre de conejitos (esto cada vez se pone peor). Me hizo poner la barbilla en la típica maquinita esa, y se dedicó a marearme, lo hacía claramente por joder, en mis ojos leía mi desaprobación.

- Mira arriba, mira abajo, mira arriba, mira abajo, mira al frente, mira para acá, mira para allí, mira para la isleta, mira para Brooklyn, mira para el cerebro, mira para arriba.

Diagnóstico: Asesinato. Dios, creo que las gotas que me puso llevaban alcohol. El diagnóstico es: irritación (era un gurú de la oftalmología) y "puntitos" en la córnea. Con puntitos se refería a heridas. Me ha mandado unas gotas y una pomada (una pomada en los ojos????) y me ha prohibido usar las lentillas durante diez días. Diez días!!!!!!!!! Sin lentillas!!! La gente pensará que soy fea y empollona al verme con gafas!!!

NOOOOOOOO!!

9 comentarios:

  1. Juas, muy muy divertido. Eso sí, ¿en qué quedó la culpabilidad del conejito? ¿Te arañó el pelo al dejarlo acampar ahí o fuiste tú con tus pequeñas y aleladas manazas?

    ResponderEliminar
  2. peina a mascotadelamor más a menudo y nó volverá a pasar jeje. Las gafas molan, son intelectuales =)

    ResponderEliminar
  3. Más bien, pela a mascota del amor, chica XD

    No me digas que seguías poniéndote las lentillas con los ojos en salmorejo o_O

    Totalmente de acuerdo con Burbu en lo de las gafas. Menos en mi caso XD

    ResponderEliminar
  4. Efe, el pelo es microhiperfino, no araña, pero al notarlo ahí me molesta y me rasqué tanto que me hice una herida y todo. Además, me rasqué en los dos, pa compensar. Y mis manos son enormes, por desgracia.

    Burbu, que haga qué? Moririamos los dos, nos dejaríamos de querer. Solo de pensarlo me pongo a estornudar.

    Zorro, cuando lo baño parece una rata, paso de que parezca una rata las 24 horas del día. Y sí, me ponía las lentillas, pero me aliviaban, porque me separaban el párpado del ojo y me molestaba menos.

    Las gafas molan un rato, luego la comen.

    ResponderEliminar
  5. Ese "luego la comen", no sé yo, y mira que siempre llevo las gafas puestas peeeeroooo...

    ¿Y quién, exactamente?

    ResponderEliminar
  6. Joer que yo era empollón y con gafas y coñe... ahora que lo dices tambien soy feo!

    Ponte las lentillas YAAAA!

    ResponderEliminar
  7. Fernando, me refería a que aburren, no seas cochino.

    Vicent, yo con gafas soy horrible!! Y eso que me quedan super bien, pero no veo, no...

    ResponderEliminar
  8. Cuidate esos ojos o te pasará lo de mi post!!!
    Ves como la razón mas comun para ir al médico es ojo rojo? =)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. H@n, la verdad es que desde que me pasó lo del pelo no he parado de pendar en tu post. Hasta lo estuve mirando a ver si me autodiagnosticaba...

    ResponderEliminar