miércoles, 12 de mayo de 2010

La abuela de Laura.



Mi abuela paterna vive en un pueblo en el norte de mi isla. No es que esté demasiado lejos (cuarenta minutos en coche), pero tampoco está cerca como para que te den ganas de ir continuamente. Hace años que si puedo no ir, me escaqueo. No me siento orgullosa, porque mi abuela es un amor (si omitimos el hecho de que te obliga a comer hasta que estás a punto de reventar y casi hay que insultarla para que deje de sacar yogures), pero ir supone no volver durante horas, aislada en ese pueblo infernal y relacionarme con gente menos agradable como mi familia la pija y demás. Así que he reducido mis visitas casi al mínimo, lo que a mi abuela le supone mucha tristeza.

Ya he contado otras veces que hace unos cuatro años mis padres y mi hermano se fueron a pasar un año a EEUU. Antes de irse, mis padres me pusieron como norma ir a ver a mi abuela por lo menos una vez al mes (supongo que para que fuera una vez cada tres). Obviamente no fuí una vez al mes, pero me puse por obra ir alguna vez, aunque tuviera que ir en guagua. Tras retrasarlo bastantes semanas, me decidí a ir a comer un domingo. Llamé a mi abuela para avisarla y comprometerme para no tener tentaciones de escaquearme en el último momento.

Abuela: Diga?
Pétalo: Abuela!! Hola!! Cómo estás?
Abuela: Ay, mi niña!! Que alegría oirte!!
Pétalo: Yo también me alegro de oirte Abuela (remordimientos mordiéndome el corazón)
Abuela: Y qué te cuentas?
Pétalo: Pues te llamaba para ver si puedo ir a comer el domingo a tu casa.
Abuela: Claro!! Que boba! Sabes que no tienes que pedir permiso! Que bien, que alegría! Te haré truchas de cabello de ángel!!
Pétalo: Gracias, abuela, no te preocupes (truchas? puag! si yo ODIO el cabello de ángel, esta mujer está medio chocha).
Abuela: Y tus hermanos? Vienen también?

Mmm. Algo no encaja aquí. Mis hermanos? Yo solo tengo UN hermano. Y ella sabe de sobra que además está en EEUU, así que le queda un poco lejos para ir a almorzar en domingo. Entonces pensé, "claro, se piensa que soy mi prima A, que sí que tiene dos hermanos y están todos aquí, que penquilla".

Pétalo: Qué hermanos? Abuela, soy PÉTALO (como a los sordos), no A.
Abuela: Qué eres quién?
Pétalo: PÉ-TA-LO, tu otra nieta!! (ofendida ya).
Abuela: Ah no, mi niña, estás equivocada, mi nieta se llama Laura.
Pétalo: Eh...ah,vaya, perdón.
Abuela de Laura: Jajajajajaja.

Dios. Me equivoco de número y voy a llamar a otra viejita deseosa de que vaya su nieta a verla. Manda huevos. Y si llegamos a colgar sin aclararlo? Esa pobre señora en su casa con las truchas, esperando a Laura (que no tenía ni puta idea de que su abuela la esperaba), y mi abuela viéndome llegar sin tenerme comida preparada.

13 comentarios:

  1. ..un pueblo apratado de la isla?, ke pueblo es si se puede saber?, simple curiosidad eh...

    ResponderEliminar
  2. ..apartado, perdón.

    ResponderEliminar
  3. Madre mia, la que podrías haber montado. Imagínate que esa señora lleva media vida sin verlos... o que discutió con su hija y nunca más supo de ella... aunque no, parece que la mujer se lo tomó bien.

    Muy divertido!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja!

    Anda que ya hay que tener ojo eh? xD
    Y tu también, no reconocer al voz de la pobre mujer xD

    Pero, ¿al fianl fuiste? ¿o lo tomaste como una señal divina para escaquearte? xD

    ResponderEliminar
  5. Dios mío, qué cosa tan triste. Espero que pasaras a saludar a esa pobre mujer.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, Moya.

    Under, la mujer fue feliz un ratito, por lo menos. Si, se lo tomó bien, que mona, igual debería adoptarla.

    H@n, ya te digo, la verdad es que la voz era muy parecida, o yo al estar tan convencida y encima respondiendome bien, ni me enteré. Al final fuí, y en casa de mi abuela se partieron de mí.

    Efe, por qué iba a ir? esas truchas no me gustan nada!

    ResponderEliminar
  7. Deberías haberle pedido el teléfono de su nieta Laura y llamarla para decirle "¡Laura, ya es hora de que vayas a visitar a tu abuela hombreya!"

    ¡No hubiera tenido precio!

    ResponderEliminar
  8. ..Moya, buen pueblo, y muy buenos bizcochos ;)

    ResponderEliminar
  9. Exorsister, jo, tenía que habérseme ocurrido!! Habría molado mil!!

    Anónimo, buenos bizcochos, sip. Hasta Buenafuente y Berto los probaron el otro día.

    ResponderEliminar
  10. ¡Eso sí que es potra! Lo único que me ha pasado a mí del estilo fue cuando de pequeño quise gastar una broma telefónica estúpida, y me salió el tiro por la culata. Como canaria, supongo que conocerás el dicho de "Cuando no es Juana, es la hermana", ¿no? Pues llamé a un número al azar:

    - Hola, ¿está Juana?
    - No
    - ¿Y la hermana? (Jajajajaja)
    - Sí, ahora se pone, ¿de parte de quién?


    Ese día se acabaron las bromas tontas ¬¬

    ResponderEliminar
  11. Jajaja!! Y no te estarían siguiendo el juego Peibol? Me he partido con la historia, que buena por dios!

    ResponderEliminar
  12. Jajaja peibol. Es como llamar y decir "Aquí lavan ropa?" y que te contesten "si". Jajaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Dios, como me he reído, yo soy una experta metepatas, pero con esta me has superado.

    ResponderEliminar