lunes, 3 de mayo de 2010

Si quieres algo bien hecho...

Antes que nada, una pregunta. Cuántas veces debe una persona abrir la nevera, para realmente comprender que su madre no puede hacer la compra y rellenarla estando en Helsinki? Veinticinco? Treintaycuatro? Por qué esa persona sigue empeñada en buscar algo que merendar? Es que confía en que de repente le apetezca una tapita de ensaladilla rusa para acompañar el café de las seis?

En fin, que mi madre, no contenta con haber visitado Suecia, ahora le ha dado por visitar Finlandia. Dijo algo de querer ver la nube de ceniza un poquito más cerquita. Veamos que clase de souvenires extraños trae esta vez. Se fue el viernes, y estando yo aquí tan tranquilita, de repente la perspectiva de pasar el fin de semana dentro de casa con Potxo y PapáPotxo me dió auténtico pánico. Un fin de semana entero de contínuo peligro de sufrir una hemorragia cerebral. Chachasuplente gratis al poder. Y cogí el teléfono y le dije a Z que cogiera su muleta y el bikini que nos íbamos al sur. Así que eso hicimos, en un par de horas ya estábamos instaladas delante de la tele, en pijama, y más a gusto que un arbusto. Oh, la felicidad!

Antes de irme, encerré a los conejos y le dije a Potxo: Encárgate de los conejitos. Fíjate que tengan heno y una vez al día le llenas de agua el comedero a Mascotadelamor (tiene un bebedero pero no funciona muy bien, y ya está acostumbrado a beber del cuenco porque es un gandul).

Y Potxo dijo: Mmsmsí, vale.
Y Pétalo, que lo conoce como si viviera con él, le dijo: Potxo, repítelo.
Y Potxo dijo: Conejos, heno, agua.

Y al ver que había captado la esencia, me fuí pseudotranquila, pensando que mandándole 3 mensajes diarios supliría su empane profundo.

El sábado por la noche fuímos a cenar en pleno meollo turístico. Vimos una pizzería en la que dos chicas imitaban a Abba en el escenario, y Z quiso que cenáramos allí. Le dije: Tía, que poco glamour, pero bueno...vale.
Cinco minutos más tarde estaba cantando "waterloo" como si me fuera la vida en ello. Me encanta cuando me contradigo cinco minutos más tarde, como el día que no quería jugar al singstar porque me parecía un juego súper absurdo, y cinco minutos de reloj después no había quien me quitara el micro.
Cuando salí estaba tan animada que regateé con un inmigrante solo para enseñarle a Z como se hace, y acabé gastandome ocho euros en algo que no quería y mucho menos necesitaba, pero en fin, regateo súper bien, que es lo importante. El sur de Gran Canaria es otro mundo, por ejemplo:



Una heladería italiana en Gran Canaria, en la que los camareros son mariachis y de repente hacen un show. Alguien lo entiende? Yo no.

Durante el fin de semana, le mandé varios sms a Potxo, recordándole que mis animalitos no viven del aire, y que por favor les diera de comer y beber. Ninguno de mis sms fue contestado y me temía lo peor. Llamé a casa y hablé con mi padre. Me dijo que Mascotadelamor no tenía agua en el comedero pero en el bebedero si. El bebedero es de adorno, ponle agua en el comedero!!
Cuando ya volvía a casa, le mandé otro sms a Potxo:

Estoy llegando a casa, espero que mis peludos tengan comida y agua aunque sea para dar el pego, o mi ira caerá sobre tí y tu play.

Al llegar, entré y empecé a mirar hacia los lados, temiéndome el desastre. Pero no, parecía que tanto los dos humanos como los dos conejillos estaban vivos. El fregadero estaba vacío y la cocina pseudolimpia. No había ropa en el suelo...no podía ser todo tan bonito. Algo iba mal.
Me acerqué con cuidado a Mascotadelamor, lo acaricié e ignoré sus súplicas de salir. Y entonces vi lo que parecían dos kilos de chuches repartidos por el suelo de la jaula. La vena de mi frente empezó a hincharse. Miré el bote de las chuches. Vacio. Con voz suave y delicada le dije:

Pétalo: Potxi...quién le dió de esto a los conejos?
Potxo: Yo...(El miedo reflejándose en su voz)
Pétalo: Ah...y me explicas por qué?La vena seguía hinchándose
Potxo: Mmm...eso no es pienso?
Pétalo: CLARO QUE NO ES PIENSO INÚTIL! SON CHUCHES!! LES HAS DADO LAS CHUCHES DE DOS MESES POR LO MENOS!!!
Potxo: Ellos me engañaron!!! Ya decía yo que se ponían demasiado contentos!!

Que jugada tan sucia. Sobornarlos con chuches. Eso sí, cuando Mascotadelamor le rondó un poco y vió que había sido algo totalmente casual, y que Potxo no significa necesariamente chuches, ha vuelto a mí con renovado amor. Ains, que empane lleva este niño.

5 comentarios:

  1. algo más cool que waterloo??veeeenga ya!!!
    jajajaja casi se te cambian los conejos de dueño eh??un par de días más de sobornos y ya no hubieran vuelto a ser lo que eran...-.-''

    ResponderEliminar
  2. jajajajajjaa
    aaaaanimalitos¡¡¡
    proxima vez pon un cartel de neones en al lado de la jaula xD

    ResponderEliminar
  3. Tendrías que haber dejado un folio con instrucciones pegado con fixo a la jaula. Si es queeee... A quién se le ocurre.

    De todos modos, eso de mala-hierba-nunca-muere es algo que debería de tranquilizarte bastante cuando viajas...

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajaja ¡Menudo lotazo de azucar se habrán cogido! :D ¡deben estar deseando que vuelvas a irte de viaje! ¡Subidón, subidón!

    ResponderEliminar
  5. Burbu, son unos vendidos. Vendidisimos diria yo. Tu hazles un mimo y dales una chuche, que si me han visto no se acuerdan. Que morro más peludo. Waterloo es la caña, lo que me echaba para atrás era el tema de la cena espectaculo, además, luego actuaba "elvis" y molaba mucho menos.

    Elenanito bienvenida!(no habías comentado nunca, verdad?) Si, consideraré lo de los neones.

    Efe, lo dices por Potxo no?

    Peibol, ahora me gustaría explicarles que no van a comer chuches durante un par de meses largos pq se comieron el presupuesto para ellas de una sentada. Seguro que ya no se ponen tan contentos. Que pena que no me entiendan...

    ResponderEliminar