miércoles, 18 de agosto de 2010

Terryglass (el vaso de Terry, de toda la vida)

Llevo un gran rato intentando contaros cosas divertidas de mi viaje pero...la verdad es que parece haberse esfumado todas. Por un momento casi creo que hasta lo pasé mal. Pero es engañarme a mí misma porque me lo pasé genial. Y lo que más me apetece ahora mismo es comprarme un barco y quedarme para siempre allí.

Claro que cuando llegase el invierno me tendrías aquí de nuevo lloriqueando.


Así que voy a recurrir al viejo truco de contaros paso por paso el viaje y poneros algunas fotos de los sitios. Si, es un recurso barato pero tenemos que empezar por donde tenemos que empezar. I´ve said.

El barco lo cogimos en un sitio llamado Portumna. Allí no había nada de nada, solo la central de los barcos. Mi abuela y mi madre habían traído sorpresas, y después del curro de meter toda la compra y las maletas en los barcos nos las dieron. Mi madre había llevado camisetas iguales para todos que ponían I love Las Palmas. Y mi abuela había comprado pamelas de colorines para todas las chicas. Esa señora está loca. Pero loca loca. Total, que una vez ataviadas con nuestro nuevo uniforme, nos sacamos la foto familiar de rigor en cubierta como si de la familia Hilton se tratase, y zarpamos. Primero les pusimos nombre a los barcos. "Fortuna" para el de los vejestorios, y "Bribón" para el de los joventorios. El viaje consistía en ir hacia el norte, parando en los pueblitos, pero ya era por la tarde y el primer pueblo estaba a 3 horas navegando, así que decidimos ir hacia el sur, que había un pueblito a una media hora, y ya al día siguiente seguiríamos hacia el norte.



Y así atracamos la primera noche en Terryglass. Parte del trayecto llevé yo el barco, hasta que decidí que era aburrido y mejor me ponía a leer. Además, no me dejaban hacer la Fernando Alonso. Frígidos.

Aquí saliendo de portumna, calentando ruedas...



Terryglass es la base central de la cria de todos los bichos voladores de la Tierra. Nacen allí, jurao. Bueno, ahora hay menos porque me comí bastantes. Pero seguro que se recuperan en seguida, son irlandeses (y ya se sabe lo que se dice de los irlandeses). Es un pueblito muy pequeñito lleno de praderitas de hierba verde, con una pequeña ermita y un pequeño cementerio de esos con pinta de tener un montón de fantasmas.


Y lo mejor : Vacas.


Había unas vaquitas achuchables al otro lado del muro, y al principio fueron un poco frígidas conmigo, hasta que tuve la idea de hablarles en inglés. Entonces nos hicimos amigas y tuvimos una agradable conversación. Me aconsejaron que me alejara de las ovejas porque eran unas estúpidas, yo por si acaso les hice caso, nunca se sabe por donde te puede salir una oveja.


Esa noche estrenamos nuestra suite.

A la derecha el ala sur, a la izquierda el ala Norte. Derecha abajo el vestidor número 1. A la izquierda detrás de la puerta el vestidor número 2. Al fondo la estantería y el ventanal.

Teníamos tanto espacio que nos costó mucho decidir dónde dormiríamos. Lo decidimos haciendo que Potxo se midiera en las dos camas. Gané el ala sur. Puse toda mi ropa en mi vestidor y hasta me sobró espacio para el chaleco salvavidas. El barco es un estilo las tiendas de campaña de Harry Potter, que no os engañe. Al principio pensé "buf, con tanto espacio, y tan alejada de todo el mundo, me va a costar muchísimo poder dormirme". Si, tardé exactamente 30 segundos. Es mogollón. La almohada de plumas y las sabanas de lino egipcio ayudaron, claro. Si no llega a ser por ellos habría tardado por lo menos un minuto y sin exagerar. Por la mañana el sol entró dulcemente por nuestro ventanal y nos despertaron los pajarillos. Hay que ver que tierno suenan dos millones de pajarillos cantando a tu alrededor. Aquello parecía el bershka. Salimos al salón y vimos que la cocina, a pesar de su amplitud, estaba un poco...concurrida. Que si yo quiero tostadas, que si yo quiero cereales, que si yo quiero fondue de chocolate y quesos suizos...pero yo fuí más lista.

Salí del barco y me fuí al Fortuna. Allí ya estaban más que duchados, vestidos y desayunados. Entré con mi pijama y dije : Buenos días mamá!! quiero desayunar!!! Y mi madre me mandó a la mierda, cosa con la que ya contaba, pero mi abuela y mi tía sin hijos me hicieron un jugoso desayuno, mientras yo les ponía ojitos de amor. Qué facil es hacerlas felices. Jo. Potxo me miraba desde el otro barco con envidia. No importa, en nuestra suite hay espacio para el odio, también.

Y hasta aquí mi crónica sobre Terryglass. Mañana, más. O luego, o pasado. Cuando me dé la gana, vamos, faltaría más.

12 comentarios:

  1. De pasado nada, queremos la crónica fresquita mañana :D

    Pinta muy bien el viaje :D

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. El Fortuna y el Bribón, jajajaja, ¡menudos nombres!

    ResponderEliminar
  4. Give us more!! Tuvo que haber estado chulísimo.

    ResponderEliminar
  5. Un amigo mío vive en un pueblito al lado de Limerick, es precioso :) Si no fuera por el frío viviría en Irlanda ;)

    ResponderEliminar
  6. Jijiji qué chulo, yo quiero un viaje en barcooooooooo :))))

    Qué frikis sois, mira que camisetas iguales y pamelas de colores: me ha encantado XDDD podías poner la foto grupal...

    ResponderEliminar
  7. Qué casualidad!! Yo también tardo mogollón en dormirme cuando estoy en un sitio súper lujoso y genial (ejem), no veas qué desesperación, ahí un minuto volteando y dándole al coco....jajajaja!

    Secundo la moción: Queremos foto de grupo con uniforme. He dicho.

    (recriminación de turno: mis posts sobre viajes siempre son como los que tú descalificas, y bien que me quieres ¬¬)

    ResponderEliminar
  8. Jooooo! Ahora me dejas con la intriga quiero saber másssss!

    Besos.

    B.

    ResponderEliminar
  9. Ohhh, yo que pensé que irían en La Perla Negra...

    Pensaba que iba a ser el único en pedir una foto con las pamelas y las camisetas de I <3 Las Palmas, me alegra ver que no XD ¡Conjuntazo!

    Ains, yo también quiero vacaciones. Aunque lo más lejos que llegaré este año creo que será Las Palmas, al ritmo que voy XD

    ResponderEliminar
  10. Que casualidad!!!. Portuma está a dos km de scarriff. Yo viví en Scariff cuatro años!!!!

    Que pequeño es el mundo!

    ResponderEliminar
  11. Perdon, he dicho a dos km y está a 12 km... teníais que haber seguido hasta mountshannon, es más bonito que terryglass...

    ResponderEliminar
  12. Ahí, abusando del amor de tía... si es que tonta no es la chica.. jiji.

    ResponderEliminar