domingo, 23 de enero de 2011

Reflex III

Estar en una relación, es muy bonito, es muy confortable, es único. Cuando tu relación va bien, te sientes como sujeta por una red adicional, la seguridad de saber que hay alguien totalmente dispuesto a apoyarte y ayudarte en lo que sea. Te sientes amada y segura de ti misma. Te sientes bien.
Cuando tu relación es muy larga, y tú no has visto nada más, por muy bonita que sea, empiezas a plantearte algunas cosas. ¿Y si esto no es lo que quiero? ¿Y si este camino me está cerrando otros caminos de manera definitiva? ¿Y si estoy dejando de hacer cosas que debería hacer a mi edad y nunca voy a poder recuperarlas? Y los años pasan y el runrún sigue en tu cabeza y eres humana y otros chicos se cruzan en tu vida y no puedes evitar plantearte cosas.

¿Pude haber hecho las cosas de otro modo? Sí.
¿Pude ser más prudente, pude ser más lista? Sí.
¿Pude no haber tenido dudas? No.

Si hubieramos seguido juntos, yo habría seguido teniendo dudas, la pelota hubiera ido creciendo y creciendo, porque forma parte del ser humano el cuestionarse y quizá hubiera terminado todo mucho peor. Ahora sé, que nuestra relación era maravillosa y que no valía la pena por nada del mundo el ponerla en peligro, pero es algo que se AHORA. A veces es necesario darte la leche para saber lo que vale la pena y lo que no, pero no se puede cambiar el pasado. Por lo menos ahora sé cosas que antes no sabía, y eso es bueno de cara a futuras relaciones. Lo único que lamento es haber herido tantisimo a mi ex, porque realmente no se merecía que pasara esto y yo realmente le quiero muchisimo y pensar en él y en como le di la espalda...es lo que más me duele de todo. Cómo a veces una pequeña inquietud puede volverse tan corrosiva que termines por herir irremediablemente a quien más te importa en el mundo. Al que era tu red, tu lugar seguro.

Pero es algo que no pude evitar. Creo que igual es hora de empezar a perdonarme por ello.

9 comentarios:

  1. No conozco los detalles de la historia, pero sí creo que deberías empezar a perdonarte por ello. A veces somos demasiado duras con nosotras mismas. Está bien ver en qué la hemos cagado, qué hemos hecho mal y reconocer nuestros errores... eso nos lleva a aprender... pero castigarnos constantemente por nuestros fallos no creo que nos lleve a nada bueno.

    Te mando un besote y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Juer, la entrada la podría haber escrito, he sentido EXACTAMENTE lo que has dicho. Yo tb tuve ese runrun, yo tb mandé al carajo una relació estupenda. Pero con el tiempo también pienso que cuando has empezado tan joven con una persona y llevas tantos años, es sano empezar de cero sin ella.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que por fin hayas decidido perdonarte. A veces inevitablemente hacemos daño a quienes más queremos pero es que tú no sufriste?
    Seguro que esto era lo que tenía que pasar para "aprender la lección". No te castigues más.

    Un beso muy grande, Pétalo!

    ResponderEliminar
  4. Yo no tuve una relación tan larga, no llegó ni a 2 años, pero mi primer novio, el chico/hombre con el que pensé que me casaría, tendría niños y viviría feliz me dejó precisamente por la curiosidad de estar con otras mujeres. Al cabo de un mes se lo pensó mejor y volvió, a las pocas semanas fui yo quien le dejó a él.
    Las dudas, la curiosidad, son como un cáncer. Una vez aparecen (y es normal hoy en día que aparezcan, excepto durante el franquismo que todo el mundo tenía un novio y sanseacabó) ya no se puede librar uno de ello y termina envenenando la relación, todos los defectos del otro se magnifican y es mucho más probable que pueda aparecer alguien a llenarte de mariposas el estómago.
    Por supuesto darte cuenta de lo que tenías y has perdido es doloroso, pero estoy convencida de que te servirá para crecer como adulta y saber luchar mucho mejor la próxima vez que vuelvas a querer tanto a alguien. Y eres una luchadora, 8 años con alguien a tu edad es una proeza, pequeña :**
    Eso sí, unos cuantos meses jodida no te los va a quitar nadie, significa que le querías.

    ResponderEliminar
  5. Yo también creo que ha llegado el momento de 'que te perdones. Posiblemente, él lo haya hecho ya.
    Conozco perfectamente ese sentimiento de culpabilidad. Yo también lo sentí al dejar a mi ex... Y estuve sintiéndome como un ser despreciable durante meses.
    En mi caso, a diferencia del tuyo, sí fue un acierto cortar la relación, porque no éramos felices, llevábamos mucho tiempo con trifulcas... Y yo tenía muchas dudas.
    Efectivamente, al dejarle, vi que había algo mejor, o mejor dicho, más adecuado para mí.
    Pero que fuera necesario y sano para ambos cortar, no quita que le hiciese mucho daño al decirle adiós. Y estuve
    mucho tiempo sin perdonarme a mí misma por todo ese daño.
    Pero llega un día en el que tienes que reconciliarte contigo misma, o te vuelves loca. No se puede cargar eternamente con la losa de la culpa.
    Libérate!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y por cierto: puede que ahora creas que fue un error tuyo el que oído fin a esa relación... Pero quizá, aunque tú no hubieras tenido dudas, igualmente no hubiera funcionado. Eso nunca se sabe.
    Ahora, a empezar de cero con ilusión y sin cargas del pasado. Ya llegarán tiempos mejores! ;)

    ResponderEliminar
  7. te perdonarás, cuando creas que debes hacerlo. y quizás ese momento ha llegado ya.
    la inmadurez o la inexperiencia nos hace hacer cosas que luego vemos que son un error, pero que en el momento nos dan la vida.
    yo también perdí al amor de mi vida por hacerme esas preguntas, el qué me estaré perdiendo. lo curioso es que ahora sé que no mereció la pena, que quiero a mi ex y siempre le querré y que daría lo que fuera porque quisiera volver... pero de momento no puede ser y hay que seguir adelante.
    camina con decisión y piensa que a veces las cosas tienen que pasar por algo. sigue adelante. sigue aprendiendo. sigue caminando.
    un beso.

    ResponderEliminar
  8. Brizna, que alegría verte por aquí! Lo dificil no es perdonarse, lo dificil es vivir con ello. Lo facil es castigarse, lo dificil es levantarte cada mañana y recordar que no puedes hacer nada. Castigandote haces algo, es lo único que te queda por hacer.

    Juno, es que tras mucho pensarlo, he llegado a la conclusión de que eso es imposible de evitar. Y al fin y al cabo era la primera vez que me pasaba y no tenía experiencia en el tema. El problema de elegir un camino es que cierras otros. Y si, puede ser sano, pero nunca sabrás en qué hubiera quedad la otra historia. Es todo muy complicado.

    Ali, yo no he sufrido tanto en mi vida. Pero encima tengo que cargar con la losa de habermelo buscado solita. Es una mierda. :**.

    Cattz, eres amor y lo sabes. Tienes toda la razón, es algo que no se puede solucionar si no lo haces. Y no quedaba más remedio. Uno no puede evitar coger la gripe, pero puede curarse.

    Gata, cuando pones todas tus esperanzas en alguien, cuando le das todo lo que tienes...y aún así esa persona te da la espalda....es lo más duro que te puedes encontrar.No sé si él me ha perdonado,pero si no lo ha hecho tiene todas las razones para no hacerlo. Y casi que lo peor es precisamente eso, no saber.

    Naar, es que las dudas es como un engañabobos estúpido. Si no eres feliz, entiendo que las tengamos, pero...yo era muy feliz y no me dí ni cuenta.

    ResponderEliminar
  9. Pétalo, creo que no eres la única culpable, en serio. Tu ex sabía lo que te pasaba y tenía que haberse dado cuenta de que las dudas no se iban a evaporar sólo porque él quisiera. Si no hubiese sido con Pelocho habrá sido dentro de 5 años con otra persona, a veces las experiencias son necesarias para darnos cuenta de lo que queremos.
    Tendría que haber hecho como en la frase "si quieres algo, déjalo libre; si vuelve es que tuyo, si no nunca lo fue". Yo dejé a mi ex porque sabía que él no dejaría de tener esas dudas hasta que consiguiera respuestas; nunca volvió pero si me hubiese hecho lo mismo de forma cíclica durante años yo habría sufrido mucho más. Y me demostró que él no era para mí por mucho que yo le quisiera. Y razoné todo esto a los 19 años recién cumplidos, así que creo que cualquiera puede llegar a la misma conclusión.

    ResponderEliminar