lunes, 21 de febrero de 2011

Calva

El desamor es una mierda. Una puta mierda de verdad. No es sólo que te pases tres meses (con suerte) pensando si has hecho bien, si pudiste hacer algo más, si el cabrón de mierda ya estará follándose a otra y con ella no durará tres minutos o estará haciéndolo en el coche dónde lo hizo contigo durante ocho años. No, no son sólo los tres meses (y una mierda pinchada en un palo), haciendo el capullo mental y sin poder pensar con claridad y con la mano quemándote por coger el teléfono para humillarte un poquito más y aceptar tu rol como alfombra para el resto de la eternidad. No, es que encima se llegan a tener síntomas físicos! Inés hablaba el otro día de ello en su blog, a raíz de una conversación que surgió en twitter. Y reflexionando sobre su post mientras corría, iba enumerando mis síntomas físicos.

- Primero perdí el apetito. Mola, adelgacé unos cuantos kilos.
- Luego volví a morderme las uñas tras dos o tres años sin hacerlo.
- La piel se me puso como el papel de lija.
- De repente recuperé el apetito en plan animal. Quiero comérmelo todo. Todo se me antoja y no tengo la fuerza de voluntad de pararlo.
- Me salen vejiguitas en la lengua que duelen mucho.
- Y el último de todos, se me está cayendo el pelo a manojos. Pero a manojos. Y no, no estoy dándome quimioterapia.

Y entonces, en un absurdo encadenar pensamientos, me dije a mi misma "vaya, ya no voy a poder vender mi melena como Jo". Todas las señoritas cultivadas que me lean sabrán a qué me refiero.
Creo que probablemente es un momento crucial en la vida de toda niña cuando aparece tu madre con un libro con la cubierta toda arrugada y estropeada y te dice "me he encontrado esto recogiendo y he pensado que seguramente te gustará". Y ahí está, tu primer ejemplar de mujercitas en tus manos. Lo habré leído, no sé, 15 veces. Pero cuando pienso en el libro, lo primero que me viene a la mente es Jo vendiendo su pelo. Un pelo largo, negro y brillante que todo el mundo admiraba. Y es que yo siempre me he sentido muy identificada con Jo. La hermana lista y fea. Nunca me sentí guapa como Meg, ni dulce como Beth, ni superficial como Amy. Yo era Jo, igual es porque era la protagonista y resulta que todas las niñas del universo se han sentido Jo, puede ser. Pero recuerdo como Jo vendió su pelo, y al llegar a casa, con su pelo corto, lo único que se le ocurrió a su madre fue decir: "Jo, tu pelo!!! Tu única belleza!!!".

Si, tu hija, pensando en el bienestar de tu familia que se está muriendo de hambre porque tu marido está en la guerra, ha sacrificado su melena para que podáis comer, y lo único que se te ocurre es decirle eso? No te parece que eres un poco guarra? Ahora qué, que vaya a la peluquería a que le peguen el pelo de nuevo? Estuve años indignada. Joder, la pobre Jo.

En fin, que yo no voy a tener ese problema porque me voy a quedar calva. Tenía que haberlo visto venir cuando Potxo sigue teniendo una cabeza bien peluda y nuestro padre es calvo. Claro, no se ha quedado calvo porque eso me lo reservaba el destino a mí. No sé como he podido engañarme. Voy a mirar gorritos monos, que por lo menos me quedan bien. Espero que cuando me quede del todo calva mi madre no me diga "Pétalo, tu única belleza!!". Porque buscaré el ejemplar de mujercitas y se lo meteré por la garganta.

15 comentarios:

  1. Nena, el "estrés" es así. Todos los síntomas que has descrito pueden achacarse a la ansiedad y el "estrés".
    Suelen decir que una de las mejores maneras de vencer a la ansiedad o al "estrés" es hacer algo de ejercicio y mantener la mente ocupada con otras cosas, como leer, crear algo (postear en el blog vale), manualidades... No sé, buscar otro hobbie, estudiar para el próximo examen (si es que tienes fecha). La cosa es no usar el tiempo para seguir dándole vueltas a cosas del pasado que ya no puedes arreglar.
    Creo que haces bien en salir a correr. Creo que haces bien disfrutando de lo que te apetezca comer y que haces bien posteando y tomandote las cosas con cierto humor.
    No creo que te vayas a quedar calva, simplemente estás pasando una mala época. A mí me pasó hace más de un año. En la farmacia me dieron Pilfood o algo así y la cosa mejoró.
    Ánimo muchacha!

    ResponderEliminar
  2. Pero si eres la hermana guapa de Downton Abbey!!!

    Nadie te diría lo de "tu única belleza", vamos, ni de coña!!

    Y sí, esa puta frase creo que ha marcado a unas cuantas generaciones...todas somos un poco Jo

    ResponderEliminar
  3. Pues para mí Jo era bien mona y la más interesante. Meg, una rancia. Beth, enferma la pobre. Y Amy me caía fatal, con la pinza ésa que se ponía en la nariz, la muy boba. Al menos yo a Jo la imaginaba guapa. No le dio vida Wynona Ryder en la gran pantalla??? Pues eso...
    En serio: de única balleza tu pelo, nada, monada. Seguro que tienes muuuuuuuuuchas otras cosas. Piénsalo bien :)
    En cuanto al desamor, pues qué te voy a decir que no sepas ya o no te hayan dicho ya.
    Que es de lo más jodido que hay. Que es como una enfermedad leeeeenta y dolorosa.
    Pero que se pasa.
    Y un día, te das cuenta de que ya no sufres. De que ya estás curada.
    Y el pelo te ha vuelto a crecer. Como a Jo.
    Un besazo y ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Cuando mi ex me dejó también se me empezó a caer el pelo a puñados, y mi peluquero me decía: con la melena que tenías....

    Eso si, una cosa te digo, prefiero haberme quedado con unos cuantos matojos menos de pelo que haberlo hecho con el gilip**** de mi ex.

    Nunca hay mal que por bien no venga ;) (no te flageles tanto)

    ResponderEliminar
  5. Yo es que en cuanto estoy nerviosa me muerdo las uñas. Y se me cae el pelo a puñaitos. Será por eso que siempre he tenido pelo de ratilla: 25 años mordiéndome las uñas tendrán la culpa XD

    ResponderEliminar
  6. Se me ocurren unas cuantas puntualizaciones que hacer a tu post;)

    - Nunca quedó claro que Jo fuera la fea, sino que era la más interesante y con más inquietudes que las demás. Tuvo los webs de decir NO un amor que no la llenaba. Se quisó más a ella misma. eso sí que mola.

    - A los efectos del desamor, y en mi caso, yo añado:
    1. Voví a fumar igual que un indio cabreao.
    2. Por poco asesino a mi hígado de las fiestas que me pegué y los cubatas que me tomé para olvidar (y me salió medio bien, porque me lo pasé cual enana)

    Nena, no te castigues:D Lo que no es, ni ha sido, es porque sencillamente no tenía que ser así.

    Te mando un beso;)

    ResponderEliminar
  7. Aunque sea usted calva le pedire matrimonio. La teniente O'neil, era calva, y muy agradable a la vista. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Lo del polvo de tres minutos, me tiene traumatizada y eso que no me ha pasado a mi :S

    Los demás sintomas, tranquila pasarán.Si por desgracia el de perder peso también :P

    ResponderEliminar
  9. Hoy que estoy deprimido, solo me encuentro posts depresivos. Esto debe ser cosas de los astros y de la nueva configuración del horóscopo.

    ResponderEliminar
  10. ¡La madre de Jo era una pedazo de hijaputaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Encima con recochineo, "tu única belleza", ¡pa' matarla!

    Además del desamor, ¿te has hecho análisis? Puedes tener el hierro un poco bajo o algo así... ojo, que no digo que el desamor no tenga la culpa, yo misma lo he sufrido, y además de caer se me quedó débil... pero si tienes déficit de hierro o alguna vitamina eso al menos tiene solución y más inmediata que la del desamor (del cual espero que te cures enseguida), con el suplemento necesario y punto.

    Además hay cápsulas para ese problema, lo que pasa es que según el dermatólogo el efecto se nota a largo plazo, tienes que estar al menos dos meses seguidos tomándolas, pero oye, si ayudan...

    Mucho ánimo, y espero de todo corazón que enseguida estés curada del mal de amores y con un melenón. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Pétalo! Hoy, después de mucho tiempo leyéndote, he decidido escribirte!! Quiero decirte lo primero, que eres una maravilla...Me encanta la forma de escribir que tienes, la gracia y la ironía que utilizas y sobre todo el reflejo que siento en muchas de las situaciones que describes. Aunque, he de reconocerlo, con muchas otras tengo dudas, porque te sigo sólo desde este blog y pesco con algunas de las cosas que cuentas, y eso que he cotilleado ordenadamente ;)

    Pero, reconozco que con éste post..con éste me he PARTIDO lo máximo! jajaja.Reflejada total! Cuando te leí no pude evitar recordar una canción de Arístides Moreno..Alopecia Galopante.

    Tómatelo con calma, como te dicen tod@s, y tranquilidad...Todo se estabilizará, prontito!

    Ánimo! :)

    Tacita

    ResponderEliminar
  12. Anda ya boba! paso de comentar tanta tontería Pétalo, qué calva ni calva! son rachas que pasan y como dicen arriba, un día te levantarás y descubrirás que ya no duele, que tu melena es superlativa y tus uñas la envidia de Lady Gaga :P

    Y la madre de Jo era una guarra hijadeputa!!! Jo era la más guay de las hermanas y por eso todas las niñas nos identificábamos con ella.
    A mí también me impresionó y se me quedó grabado a fuego el pasaje del corte de pelo. Por qué será que a todas nos marcó ese momento????

    Besitos guapaaaaaaaaaaaaaa, muaks!

    ResponderEliminar
  13. Mejor morderse las uñas. Yo pasé algo parecido y dormía con tanta tensión que me las clavaba en las palmas y tenía las manos llenas de heridas. Insomnio? también tuve de eso. En fin, todo pasa, nena, todo pasa.

    ResponderEliminar
  14. Pobre Jo.

    P.D.: ¿Ocho años haciéndoloen un coche? pobre Pétalo.

    ResponderEliminar