jueves, 17 de febrero de 2011

Dreaming


Soy una pequeña marmota. Ya, ya sé que suelo compararme con un pequeño pony. Pero la realidad es que soy una pequeña marmota que sueña con convertirse en pequeño pony.
Y bueno, quizá lo de pequeña tampoco es cierto.


La cuestión es que me encanta dormir, y además tengo un despertar horrible. Legendaria es la anécdota en la que Potxo vino a despertarme de la siesta un día, con unos 5 años, por lo que yo (...mmm, me llevo una, cojo la calculadora) tendría unos 12. Se llevó tal grito y tal espantón que me gritó: DINOSAURIAAAA!!! Aún hay veces en las que me lo dice, el muy perro. Con los años he aprendido a controlar mi ira mañanera (o siestera), pero necesito que me dejen mi espacio. No respondo de la integridad física del que pretenda abrazarme o besuquearme antes de que yo haya podido realizar ciertas actividades como beber agua, hacer pis y tomarme el café. No os preocupeis, lo compenso con mi arrolladora belleza y mi descomunal encanto (ajá).

La cuestión es que mientras duermo tampoco soy precisamente una bendita alma de dios. Hablo y hablo y grito y me río e incluso me levanto y hago cosas. Mi amiga C, que compartía habitación conmigo en Italia, tiene una lista de cosas de loca que hice en aquel tiempo y que le dieron mucho yuyu. Siempre tenía el móvil preparado en la mesilla para intentar grabarme haciendo el gremlin, pero no pudo. Así que no hay pruebas, por suerte, mi casamenteridad no está demasiado afectada.

Y los sueños...he tenido todo tipo de sueños. Los sueños de volar son los mejores. Corro un poquito y enseguida levanto el vuelo, agitando los brazos gracilmente (como una boba, vamos). Luego planeo y veo la ciudad desde arriba. Que sensación. Estos los tiene mi padre exactamente igual. También tengo muchas pesadillas. La mayoría del tiempo con zombies, no sé por qué tengo tanto trauma. O a lo mejor estoy en la cama y de repente siento que caigo al vacío, sin venir a cuento, sin estar exactamente soñando con nada, y entonces.. BUM! me despierto. A veces tengo sueños en los que me estoy quedando dormida. Dentro del sueño no puedo mantenerme despierta, a lo mejor estoy en una fiesta, o en un concierto, y yo ahí que no puedo mantener los ojos abiertos porque me estoy quedando sopa dentro de un sueño. WTF.
Hay sueños horribles en los que no puedo gritar. Momentos en los que mi vida depende de que suelte un buen berrido, pero no puedo. Cojo aire y empleo toda la fuerza que tengo en gritar, pero solo sale un sonido ridículo, súper gayer. Frustración al máximo.

A veces, cuando estoy pasando una mala época con alguien, cuando estoy molesta o enfadada, aunque no lo note específicamente ni tenga una razón concreta, me paso días soñando con peleas bestiales con esa persona, sueño que le grito, sueño que le odio, sueño que les dejo de hablar. Mi subconsciente tiene una manera muy poco sutil de señalarme mis problemas.

También sufro mucho de algo que mi amiga Suspi llama "sexpesadillas". Es un sueño erótico, por lo general molón, con una persona que no te gusta nada, en mi caso, muchas veces son gente de mi familia. YUYU. Me despierto diciendo "puag puag puag, que quieres decirme, cerebro enfermo??". Es súper chungo. Si no son gente de mi familia sino chicos perfectamente normales en los que simplemente no me había fijado, puede que sufra un pequeño crush amoroso durante unos días, pero luego siempre se me pasa.

Una clase de sueño que me perturba especialmente es ese en el que me despierto dentro del sueño. Me explico, yo estoy dormida en mi cama, pues de repente en el sueño yo me despierto en mi habitación, me levanto, me tomo el café...todo como en la realidad. Pero siempre hay algo que falla. En esos momentos yo misma soy consciente de que algo no está cuadrando y decido abofetearme. Pero lo hago amortiguadamente, como bajo el agua. Y entonces sé que estoy dormida. Intento despertarme pero no puedo. Y me agobio. A veces dentro del mismo sueño me acuesto otra vez, como si quisiera meterme de nuevo en mi propio cuerpo para poder salir de la realidad alternativa. Pero a veces vuelve a repetirse en bucle, varias veces, vuelvo a levantarme, hago otras cosas, algo me hace sospechar, vuelvo a abofetearme, vuelvo a la cama. Y cuando por fin logro despertarme de verdad me levanto enseguida y huyo de la cama, antes de que pueda atraparme el sueño para siempre y no sea capaz de despertarme si sigo en el bucle. Terrorífico. Lo curioso es que cuando estoy despierta pienso que igual podría aprovechar el sueño para hacer lo que yo quiera, pero no, siempre me acojono y lo único que quiero es despertarme. Recuerdo que cuando era pequeña me pasó un par de veces, y me hice pis en la cama. Soñaba que me levantaba de la cama e iba al baño. Pero no, seguía en la cama, DIVERSIÓN!

Pues aquí tenéis información sobre mí como para escribir un libro, seguramente Freud se frotaría las manos y confirmaría todas sus teorías rarunas en mí. Y vosotros qué, también tenéis este tipo de sueños?

9 comentarios:

  1. (Tía, genial, vuelves a ser Pétalus!!!)
    Seh, me pasan exactamente las mismas cosas que a ti excepto lo de volar, nunca lo he soñado.
    El otro día soñé que frinkaba con mi padre y sigo hiper traumatizada y no puedo ni mirarle, es un castigo por algo??? AAAHH!!
    La última vez que soñé que estaba en el baño pero no estaba en el baño pasó no hace mucho jajajajaja.
    Y hoy me he despertado a mí misma sentada en la cama dando una charla sobre física acojonante. Ayer fue con un ataque de risa. Y hace una semana en medio del salón de Zenutrio achuchándole en el sofá (él estaba viendo la tele y casi se caga encima xD)
    Bueno, que somos almas gemelas jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Sexpesadillas... bueno, aun sin gustar la otra persona, no suena mal del todo.

    ResponderEliminar
  3. Jeje yo tb tengo un despertar asqueroso, mi madre me llama pitufa gruñona :P y AAAAAAMO DORMIRR!!!

    Un beso,

    B.

    ResponderEliminar
  4. jajaja, lo cuentas de una manera que es más divertido de lo que resulta luego en realidad.
    lo de no poder gritar también me pasa a mí, sólo que finalmente termino gritando y acojonando al vecindario.
    también sueño recurrentemente que respiro debajo del agua y la sensación mola muchísimo.
    lo de reirme, hablar, agobiarme, pegarme con la almohada y tal también me pasa.
    cuando duermes con alguien da para unas risas y para que te pongan verde, pero como ahora sólo vivo con el gato no sé mis últimas piradas de pinza dormida.
    un beso.

    ResponderEliminar
  5. A mi también me paso lo del pipi, soñar que estas en el baño :$ jeje! Ha sido divertido.
    Muak!

    ResponderEliminar
  6. Blase, gracias, no voy a decirlo muy alto pero...I´m back (mirada al horizonte, capa al viento). Tia yo tambien he soñado que he frinkado con mi padre y los días siguientes son el horror. Y peor aún, con mi abuelo, ¬¬. Estamos enfermas. Yo me he despertado sentada en la cama muchas veces, jajaja.

    DDmx, no, si en el sueño te lo estás pasando pipa, en el sueño la otra persona te mola. Lo chungo es al despertarte.

    Carmen, que quieres decir con eso? He ido corriendo a mirar el post pensando que lo había escrito mal y está exactamente igual...y juro que no lo he editado.

    B, dormir es un graaaaan placer.

    Naar, yo nunca consigo gritar. Que suerte, por lo menos te desahogas.

    Sirenita, luego te despiertas con agradable calorcito que no dura mucho, XD.

    ResponderEliminar
  7. joder!!!yo tenía ese mismo sueño-pesadilla, y era asquerosamente horroroso, lo pasaba faltal!además se lo contaba a la gente y me miraban como diciendo: que sí hija que sí...Y también me agobiaba mogollón, pero al final usé una técnica, me imaginaba en la playa, nadando y tomando el sol, para así relajarme y poder depertarme, pero yo no me podía mover, ni mover ni hablar, era como si mi cuerpo estuviera dormido pero mi cerebro no, una cosa rarísima!

    ResponderEliminar
  8. Jajaja me siento identificadísima!

    - lo de soñar que vuelo me pasó de pequeña, soñaba que me ponía a revolotear dentro de mi cuarto y que luego me escapaba por la ventana mientras mi madre amenazaba con "o bajas o comes lentejas"

    - Cuando estoy cabreada lo mismo, tengo sueños paranoides en los que nos odiamos a muerte, le grito, incluso le meto una paliza. En la vida real soy demasiado cobardica, por algún sitio tenía que salir.

    - Zombis: lo mismo, un trauma, terror cada vez que tengo pesadillas con ellos. Sueño que mi novio tiene ametralladoras molonas mientras que yo voy con las manos desnudas. Y me deja en mitad del apocalipsis de la muette porque quiere "comprar cacahuetes". Lo paso pipa, vamos.

    - Sexpesadillas: me pasó con mi padre. Casi VOMITO. Cuando lo recuerdo quiero llorar y tirarme ventana abajo. ASCO.

    - Lo de no poder gritar me pasó con una pesadilla en la que me estaba abrazando una boa constrictor de pies a cabeza. Lloré.

    El de soñar que me despierto y desayuno y eso... nunca. Pero tiempo al tiempo. Espero no perderme en el bucle!

    ResponderEliminar