viernes, 18 de febrero de 2011

No fue capaz

Hoy os dejo algo sobre lo que reflexionar. En realidad no hay mucho que reflexionar, lo escucharéis y simplemente lo entenderéis, no es que haya que dedicarle muchas horas a pensar sobre él.
Pero los que estéis en la situación, los que os hayáis sentido así alguna vez, me entenderéis. Y recordaréis el cuento siempre.


12 comentarios:

  1. muy bonito, qué verdad

    si sabiendo que me estaba haciendo sufrir no movió un dedo para ahorrarme minimamente ese sufrimiento, es que ni siquiera me apreciaba, es así

    darte cuenta te libera un poco

    bss

    ResponderEliminar
  2. Ya conocia este cuento, y realmente me ha valido para constatar ciertas actitudes con los demas. Un saludo y gracias por recordarlo.

    ResponderEliminar
  3. yo no lo conocia, gracias

    en el momento en que estoy me ha hecho llorar.

    ResponderEliminar
  4. Ohhh!!!! Qué bonita la historia y qué cierto es lo que dice... Es verdad que si alguien te quiere no debería hacerte sufrir si puede evitarlo, si es así, no se merece nada...
    Me ha encantado y me lo aplico como filosofía de vida, que aunque lo tenga claro, a veces me empeño en seguir con la venda en los ojos...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. No conocía el cuento y es precioso *_* cuánta razón hay en esas palabras...

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho el cuento.

    Si de verdad quieres a alguien, lo peor que te puede pasar es verle sufrir.

    ResponderEliminar
  7. Discrepo del sentimiento general "qué potito... cuanta razón... que guarra la princesita" Seamos sensatos. La princesa era una inmadura de cojones, una niña de papá acostumbrada a que se lo diesen todo al momento, no buscaba un amor, buscaba un siervo porque creía que realmente lo merecía, ya que nadie (nunca) le había dicho "esto no se hace" En realidad no fue culpa suya; ella era una víctima.
    Al llamado de la princesita acudieron cientos de dependientes emocionales sin dignidad alguna y otros cientos que querían saber que se cocía allí. Llegaron, vieron, se rieron y dijeron "esta tía esta flipada si piensa que yo me voy a quedar aquí esperando migajas de amor..." Se volvieron a sus casas los mejores, los que se amaban a sí mismos, los que no se dejaban ningunear; se fueron a buscar a chicas fuertes como ellos, chicas que se respetaban, no niñas caprichosas.
    En el muro quedó el pringado, que necesitaba terapia urgentemente por gilipollas; aquél que necesitó 364 días para darse cuenta de que era tonto del culo y que, en realidad, si hubiese esperado un día más, hubiesen conformado una pareja ideal: la princesa psicópata, el hombre sin dignidad. Se hubiesen amado o destruido pero no podían (ninguno de ellos) aspirar a algo mejor.
    Conclusión de la historia: no es más malo el que te pisa la cabeza que el que la pone en el suelo para que se la pisen. De verdad.
    El mejor de los candidatos, cuando vio el anuncio de la princesita psicópata en el periódico se quedó en su casa, calentito. A ese es al que debéis amar.

    pd: Ánimo Petalo que todos hemos pasado por situaciones similares. Aprende de lo vivido. Sé más fuerte en adelante, no vuelvas a poner la cabeza en el suelo y déjate de príncipes azules.

    ResponderEliminar
  8. Dagna, no creo que se trate de que haya alguien malo y alguien bueno en el cuento. Y no creo que en el cuento nadie ponga la cabeza en el suelo y el otro la pise. De hecho creo que en el cuento todos tenían claros las condiciones del tema. La moraleja del cuento no es "si te trata mal no te merece" como algunas habéis dicho en los comentarios. La moraleja es algo un poquito más sutil. En el cuento ella no siempre le trata mal, se dice que le lleva agua y comida disfrazada. Tampoco está él engañado esperandola. A él le valía la pena esperarla, el quería hacerlo, porque él quería ganarse su amor. Y sentía que eso valía la pena. En el momento en el que descubrió que ya lo había ganado, el tema cambió. La moraleja del cuento dice que aunque ella sabía que él estaba sufriendo, y el esfuerzo era tan mínimo como reducir su espera un solo día, ella no lo hizo. No se trata de un esperar un principe azul o una persona perfecta que vele por tus necesidades antes que las suyas. Es un tema de pequeños detalles, de en la convivencia, en el día a día, el día en el que tú no puedes llevar a cabo un MINIMO esfuerzo por aliviar un GRAN sufrimiento a tu compañero, entonces, la relación está terminada. En el momento en el que solo uno de los dos está dando algo, la relación está terminada.
    Y lo siento, pero yo no he puesto la cabeza en el suelo. Yo he dado lo que sentía que tenía que dar y lo que creía que necesitaba hacer. Y no me quejo de eso. Lo haría mañana otra vez. Y por supuesto que no espero principes azules y sinceramente, creo que lo que yo personalmente esperaba de él estaba bien lejos de un principe azul.

    ResponderEliminar
  9. Antes de comentar:
    Me caes bien. Me gusta como escribes y te sigo desde hace mucho tiempo. No es mi intención hacerte sentir mal con mi comentario, pero me molesta la idea equivocada sobre el amor que tenéis las chicas jóvenes (yo por eso a mi hija nada de pelis de princesas Disney y mujercitas cuando sea mayor...)

    He vuelto a ver el vídeo por si quizá me equivoqué en la interpretación y lo siento pero no.
    Petalo cuando dices: No creo que en el cuento nadie ponga la cabeza en el suelo y el otro la pise Pues yo creo que no solo pone la cabeza, pone el cuerpo entero.
    En el cuento ella no siempre le trata mal, se dice que le lleva agua y comida disfrazada ¡Qué buena persona! Si hasta me dan ganas de llorar... Es exactamente lo mismo que hago yo con mi perro, mi cobaya y mi pez. A mi familia le doy mucho más y siempre, siempre lo hago sin pedir nada a cambio. En el amor es igual.
    A él le valía la pena esperarla, el quería hacerlo, porque él quería ganarse su amor. Y sentía que eso valía la pena Lo dicho ¡Cuánto mal han hecho las películas románticas americanas en el imaginario femenino! El amor no se gana SE SIENTE O NO SE SIENTE. Si yo me enamoro de un chico no le pongo pruebas de obstáculos, lo vivo, y si es correspondido pues la felicidad esta hecha. Si después del periodo tontuno denominado enamoramiento veo que la cosa cuaja, pues fenómeno, pero a mi nadie me tiene que ganar como si fuese un trofeo, yo no soy un "objeto" que vale una determinada cantidad.
    La moraleja del cuento dice que aunque ella sabía que él estaba sufriendo, y el esfuerzo era tan mínimo como reducir su espera un solo día, ella no lo hizo. Porque era una hija de p**a engreída, caprichosa, narcisista, ególatra... No hay más que ver la forma tan estúpida que tuvo de encontrar una mascota, perdón, un novio. Cualquiera con un mínimo de DIGNIDAD la hubiese mandado a la mierda.
    Es un tema de pequeños detalles, de en la convivencia, en el día a día, el día en el que tú no puedes llevar a cabo un MINIMO esfuerzo por aliviar un GRAN sufrimiento ¿A qué te refieres exactamente? ¿Qué se supone que tendría que haber hecho la princesita según tú? Yo soy responsable de mis sentimientos; yo los controlo. Si sufro por desamor, porque la persona que amo me ha fallado, dejado, puteado... etc, soy yo la que velará por mi, él u ella nada pueden ni tienen que hacer. Lloro y le doy pena así vuelve, me acomodo en el muro (como el tonto lava del cuento) y le miro con ojos de cordero para que me quiera, le hago responsable de mi dolor para que lo subsane y no tengo en cuenta que mi dolor es sólo mío, le acoso ¡Quiéreme! Le grito ¿No te doy pena? ¿Te refieres a eso? A eso se le llama falta de dignidad y todos, incluida la que escribe, hemos tenido falta de dignidad en muchas ocasiones, afortunadamente con los años y la madurez se arregla.
    Dices que diste lo que sentías y yo te digo ¡Bravo! Eso te convierte en una persona humana con capacidad de amar. Dentro de un tiempo, cuando se te pase (que lo hará) elijarás mejor a quien amar, ya no harás concesiones absolutas "por amor", ya no te quedarás esperando en un muro migajas de amor, sabrás que la primera persona a quién amar es uno mismo y que si la otra persona lo fastidia, simplemente no estaba para ti, mejor dicho: tú amor le quedaba grande.

    Un fuerte saludo y abrazo

    ResponderEliminar
  10. Dagna, no me ha molestado en absoluto, pero es precisamente lo que dices de la idea que tenemos las jovencitas del amor lo que no me gusta. No sabes cuál es mi idea del amor. Y está muy pero que muy lejos de la idea de disney, por eso me molesta. Cada uno toma las decisiones que cree necesarias, y no debe culpar a los demás de ellas. Hasta ahí genial, yo he apechugado y mucho con ellas, mucho más incluso de lo que me correspondía. Y no siento para nada que haya puesto mi cabeza en el suelo, porque en todo momento lo hice porque YO quería hacerlo. No lo hice esperando nada a cambio o por lo menos nada del otro mundo.
    A lo mejor no te has equivocado en la interpretación, a lo mejor simplemente lo estamos entendiendo diferente. A tú pregunta de qué debería haber hecho la princesa en mi opinión, es que en el momento en que supo que quería casarse con él debería haberlo ido a buscar. No empezar con los preparativos y dejarle a él a la intemperie. Y mujer, lo del agua y la comida, nos estamos olvidando de que es un cuento de unos minutos, es una metáfora de una relación, no es algo literal.Has puesto muchas frases mías del contexto del cuento en un contexto real. A lo mejor él no estuvo a la intemperie un año. A lo mejor él estuvo un año yendo a hacer la compra y cuando le pidió a ella que fuera ella sólo compró compresas, es una chorrada como otra cualquiera. La cuestión es que él hacía cosas porque la quería, como todos hemos hecho alguna vez. Para hacerla feliz.
    Lo que yo entiendo del cuento, es lo que ya he dicho, que una persona no puede darlo todo siempre, que las relaciones son recíprocas y aunque no siempre estén totalmente equilibradas, en el momento en el que sólo uno se está preocupando entonces está terminada.
    Y no se trata de ganar un trofeo, como dices tú, es que el amor no es instantáneo, ella no le conocía! Como iba a amarle sin conocerle? Cuando "lo conoció" y se enamoró y quiso casarse, efectivamente él vió que ella no le merecía.
    Y como dije en el post, solo era un cuento para reflexionar, cada uno con lo suyo, no con lo mío. Sobre lo mío he reflexionado yo ya de sobra. Y te puedo asegurar que yo no tengo ningún problema con mi dignidad, por suerte.
    Y ya te digo, que todas las opiniones son perfectamente respetadas en este blog, pero que a partir de un cuento se me trate de niña tonta y con ilusiones de disney, me parece un poco desmedido porque creo que no tiene nada que ver conmigo, ni de lejos. Soy la primera que siempre defiendo el hacer las cosas por uno mismo y el querer a los demás por como son y el trabajarse las propias necesidades. Y a lo mejor no lo he sabido transmitir, en ese caso lo siento por mis lectores.
    En cualquier caso, yo siempre defiendo el arrepentirse de lo que haces y no de lo que no haces. Un error solo es un error si no se aprende de él. Y yo estoy en ello pero no tiene la culpa ninguna ilusión de princesa.

    ResponderEliminar