martes, 8 de marzo de 2011

Pétalo y Miss Hyde



Después de los últimos acontecimientos de mi vida
(en realidad no los últimos últimos, los últimos traumáticos)
puedo decir sin miedo a equivocarme que he cambiado mucho mi forma de ser. Uno no puede evitar pasar por este tipo de situaciones sin perder mucha inocencia por el camino. Sin endurecerse, sin ponerse una pequeña capa protectora, por fina y transparente que sea.
Pero no es solo que ya no sea una (tan)cordera absurda, es que además he descubierto que me ha creado un problema. Tengo tolerancia cero a los conflictos. Oh yeah. Es como si la asertividad hubiera muerto para mí y fuera una especie de bicho bola vulnerable a la par que altamente inflamable.

Últimamente los manejo fatal y es algo que antes no me pasaba. Obviamente los conflictos nunca son divertidos, pero bueno, nunca había notado que les tuviera miedo o que una vez inmersa en ellos me costara manejarlos. Hay dos opciones y dos posibles salidas para mí:

A - La persona me importa: Huyo vilmente. Bueno, no del todo. Pongamos ejemplo. Me llega un sms, un mail, un loquesea con algo que no me gusta mucho por lo que sea. Me pongo a la defensiva. Respondo. Me contestan. Intuyo respuesta desagradable. No lo leo. Me hago la loca a ver si desaparece por arte de magia. TRUE STORY. Durante esos días en los que me hago la loca, cada vez que pienso en leerlo me da sudores y mucho yuyu. Hasta que al final decido que no puedo ignorarlo más y lo leo con un ojo medio cerrado y hasta taquicardia. Y lo leo porque no me queda más remedio.
- Subtipo A.1: La persona me importa pero tengo MUCHA confianza. Véase opción B.

B - La persona no me importa una mierda. Por ejemplo, azafata de iberia toca pelotas insinuando que Mascotadelamor puede comerse partes importantes del avión y mandarnos a todos a la isla de Perdidos: Ira totalmente descontrolada y sin ningún tipo de pudor. No me veo desde fuera pero estoy segura de que debe ser un gran espectáculo. Y un gran contraste porque tengo cara de niña y una voz y sonrisa especial para hablar con gente que no conozco. Imaginad que hasta los taxistas a veces me perdonan que me falte un euro. Así que la transformación es notable. Esto antes no me pasaba. Es probable que la edad tenga mucho que ver, porque yo antes no me enfrentaba con nadie, lo que me dijeran ahí me lo comía yo con papas. Y últimamente no le paso una a nadie.
Luego está la versión en la que a alguien se le ocurre gritarme. Odio que me griten. No creo que a nadie le guste pero yo me pongo muy muy mal y no respondo de la integridad física del que lo haga.

Conclusión, estoy traumatizada.
Este post no me gusta mucho pero es que empecé a escribirlo anoche cuando estaba SÚPER inspirada, pero entonces tuve un conflicto con mi padre en el que nos gritamos tanto que aún me duele la garganta y durante el cual dije cosas tan preciosas cómo "siempre te he odiado". Si necesitabais algún tipo de prueba, aquí la tenéis. Pérdida de papeles total y absoluta y nada propia de mí.

Lo que me preocupa del tema, es que en el fondo sé que reacciono así porque hay una parte de mí que piensa que nunca tiene razón en nada.
Hay una parte de mí que se siente muy farsante.

7 comentarios:

  1. A finales de 2009 y primera mitad de 2010 yo andaba muy descontrolada, de hecho le daba miedo a algunos de mis amigos porque me daban ataques de furia y no conseguía(ya no controlarlos, aquello era imposible) enfriarlos. Segun pasaban los minutos y las horas, aunque estuviera sola y encerrada en una habitación aislada cada vez me cabreaba más y más. Afortunadamente no hubo muchas víctimas por en medio, pero aún no entiendo cómo Mentiroso no salió corriendo acojonadísimo.
    Yo lo achaco a unos meses muy malos en los que los malos momentos me los comí casi todos sola y sin apoyo, así que mi reacción era "yo contra el mundo y el mundo se va a cagar". Poquito a poco lo voy mejorando :**

    ResponderEliminar
  2. a veces uno no gestiona bien los conflictos y esto da lugar a ataques de ira, de llanto o de risa.
    pero se pasa y al final, cuando el truma se empieza a superar, poco a poco se vuelve a la normalidad.
    y yo también soy de las que tiene carita de buena, sonrisa mona y luego se pone a gritar como loca si me hacen algo que considero lo bastante ofensivo. así que no te preocupes.

    ResponderEliminar
  3. A mí me pasa lo mismo últimamente. ¿Será cosa de la edad? Es muy probable. En una sociedad tan hostil es difícil seguir siendo buena toda la vida.

    Por cierto, si te apetece pasarte por mi blog, creo que la última entrada que tengo "Por qué ser mujer es una putada..." puede gustarte e incluso tendrás algo que aportar seguro.

    Un beso y ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Jo... Qué rollo identificarme tanto contigo.
    Desde un tiempo a esta parte soy así, tan hostil y tan cobarde a la vez con las cosas que me suponen un conflicto. Y lo peor es que son cosas que antes vale, aceptaba sin más y no me sentía mal por ello, pero que ahora me veo casi obligada a discrepar porque no son lo que realmente quiero o espero.

    Lo peor, que mis amigos no lo estan aguantando, me he vuelto un bicho raro.
    Lo mejor, que veo de qué pasta están hechos, y en contrapartida tengo conmigo a gente que realmente vale la pena, y estoy viendo quiénes son.

    La entrada genial, sigue así, me has hecho pensar mucho.

    Besito.

    ResponderEliminar
  5. Es muy normal actuar asi.. Yo lo veo mucho.

    ResponderEliminar
  6. Ufff, qué me vas a contar!! Cambios de humor? Bipolaridad? Pasar en cuestión de segundos de ser una chica dulce y tierna a ser un ogro fuera de control?
    Yo misma.
    Ahora ya voy aprendiendo a controlarme, pero.... Algo queda.
    Soy muy temperamental y muy impulsiva. Es algo que sé que debo corregir, pero forma parte de mi carácter y me cuesta ocultarlo.
    Fue una de las causas de mi ruptura con mi ex: él que sabía sacarme de quicio como nadie y yo que soy fácilmente inflamable... En más de una ocasión montamos la Tercera Guerra Mundial!
    Era un ni contigo ni sin ti.

    Y sobre la discusión con tu padre... Es algo normal. Yo también he tenido peloteras bien gordas con el mío. Desde adolescente he tenido mil y un encontronazos con él. Otro que sabe ponerme de los nervios a base de bien. Y yo que siempre entro al trapo...
    Ahora ya nos llevo mejor. (Sobre todo desde que me independicé :D)) Es una persona fantástica y lo quiero mucho, pero chocamos en muchas cosas.
    Estoy segura de que eso que le dijiste a tupadre lo dijiste sin pensar, en un arrebato de rabia. Yo también he dicho cada cosa que... En fin, poco a poco irás mejorando en ese aspecto. Ya verás!
    Y no evites los conflictos. Afróntalos... pero con calma. Todo se puede hablar sin perder los papeles.
    Un besote! :)

    ResponderEliminar
  7. Cattz, por suerte yo no tarde mucho en enfriarme, y en realidad la parte furiosa me da menos miedo que la parte acojonada e incapaz de enfrentarse a los pensamientos de los demás. Por suerte creo que estas cosas en cuanto te curas un poquito empiezas a mejorar, :***.

    Naar, si me grabaran y me viera estoy segura de que me daría mucho miedo.

    Elvira, la edad influye, si. Cuando creces, te preocupa cada vez menos quedar bien y te sientes mñas obligada a marcar tus limites para dejar de ser el pito del sereno.

    Peach, es la primera vez que comentas? Bienvenida! :D. Para algunas personas a veces es dificil aceptar ese cambio de comportamiento, y es normal, pero como tú dices te demuestra quién es incondicional y quién no.

    Ddmx, :).

    Gatita, yo siempre he sido de prontos, no lo voy a negar, pero ahora me siento mucho menos estable en general.

    ResponderEliminar