lunes, 21 de marzo de 2011

Saltando al vacío


Ya conté el otro día que cuando duermo soy un dulce angelito que ni se mueve ni habla ni hace nada de nada. Como la bella durmiente, ahí, acostadita, con el pelo peinado y la boca cerradita y ni babas ni nada. Pues bien, hoy traigo pruebas, hechos, la realidad pura y dura de lo que hago en la cama por las noches.

Estaba yo durmiendo y teniendo uno de mis sueños recurrentes en los que sueño que estoy en mi cama y todo es igual. El cabrón de mi cerebro se lo pasa pipa jugando al "sueño o realidad, eh?, eh? esto qué es? a ver si lo adivinas, jijiji", y normalmente añade algún elemento extraño, como un cucaracha en mi almohada o un alien corriendo por la pared...un hijo de perra, ya podría meterme en la cama a Hugh Jackman, aunque claro, así adivinaba en seguida que es un sueño, pero por lo menos no correría el riesgo de morir del susto.

Pues la cuestión es que yo estaba ahí, boca arriba, y encima de mi cama hay una estantería de esas de pared. Siempre controlo que está todo bien colocado porque si se me cae algo mientras estoy acostada igual me cae en la cabeza y me desgracia. O me arregla, pero paso de correr el riesgo. Así que yo miraba a la estantería y veía que algo se movía en ella, no recuerdo bien que era, pero era algo con pinta de matarte si se te cae. Un ladrillo o algo por el estilo. Así que yo, para salvar mi vida, tuve que recurrir a una medida desesperada.

Tirarme al suelo. Pero no en el sueño, en la realidad. Me tiré como si en lugar de suelo duro y frío hubiera agua o un colchón de plumas. Sin miedo, a volar. Caída libre. No sé ni como esquivé es escritorio que tiene una esquina asesina. Y además grité acojonada en plan "dios mío se me cae un ladrillo en la cabeza voy a moriiiiiirrrrrr". Y entonces me desperté. De rodillas en el suelo, con las manos agarradas al borde del colchón, como Leonardo en Titanic, y con el corazón a mil quinientos. Y pensé "emmm...que cojones hago aquí?" Y recordé el ladrillo y me metí en la cama, no sin antes agudizar el oído a ver si alguien en mi casa se había asustado y tenía que dar explicaciones nocturnas sobre por qué hago el salto del tigre yo sola y además grito.

Pero no, la casa estaba en silencio. Y me dormí pensando "cabrones, si me llego a morir de verdad no se enteran hasta mañana".

Esta mañana lo recordé y no sabía si había sido verdad o mentira, hasta que me vi las rodillas.
Y sí, pasó.
Pobre yo.
Pobre Pétaaaalooooooo.

12 comentarios:

  1. jajajaja pobre Pétalo, pobre xD

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. de pobre Pétalo nada, que soñar no lo hace todo el mundo.

    ResponderEliminar
  3. TODO EL MUNDO SUEÑA, otra cosa distinta es que lo recuerdes. Tu cerebro necesita soñar para procesar la información del día y para descansar.

    ResponderEliminar
  4. "(...)pero por lo menos no correría el riesgo de morir del susto." En todo caso, del gusto XD

    Yo soy de los que duermen del tirón, sin inmutarse, pero recuerdo una vez que me desperté de una pesadilla aterrorizado y temblando. Y lo peor es que ni siquiera podía recordar por qué. Es una sensación de lo más desconcertante.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja pétalo, qué carcajadas me has sacado con esto...

    ResponderEliminar
  6. jajaja, las rodillas moradas dan fe de tu salto al vacío.
    yo hace tiempo que no hago ninguna de estas, pero me suelen pasar cosas así también.

    ResponderEliminar
  7. Pobrecita la pequeña Pétalo!!

    Me molan esos sueños que no tienes claro que lo son, aunque a veces tengan consecuencias raras...

    ResponderEliminar
  8. jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!!!!!!!jaaajajajaja!!!!
    entre esto y la comilona del otro día, yo también digo: Pobre tú XDDD

    (te juro que todas las risas que he escrito son las que me he echado jajajaja)

    ResponderEliminar
  9. Eres maja hasta cuando duermes, hay que ver.

    ResponderEliminar
  10. jajaja... pobre! a mi me ha pasado alguna vez! Lo de soñar es un rollo, yo apenas descanso últimamente, me despierto y recuerdo dos o tres sueños diferentes cada mañana... parece que tengo vidas paralelas, jejeje.

    ResponderEliminar
  11. Lo que te pasa no es que estas loca o mal de la cabeza, lo que te pasa es que ensueñas.
    Una pequeña bibliografia: "El arte de ensoñar" autor: Carlos Castaneda.

    ResponderEliminar
  12. Lironcillo, siii, pobre! :*

    DDmx, tú no recuerdas tus sueños?

    Ampersand, casi hago yo misma ese chiste, que lo sepas, XD. Eso pasa a veces también, el cuerpo se vuelve loco y te despiertas como si te fueran a matar, XD.

    Arena, me alegro, ^^.

    Naar, somos intrépidas nocturnas.

    Bich, molan cuando no juegan a aterrorizarte, XD.

    Blase, riete mujer, que eso es sano, XD.

    Gordi, :**, me tienes consentida, :D

    Bolboreta, yo descansar si que descanso, cuando no estoy dandome tortas. Yo prefiero soñar que no soñar, siempre que no sean pesadillas.

    Africa, ensoñar? Buscaré por ahí a ver que es, gracias! ^^

    ResponderEliminar