jueves, 12 de mayo de 2011

Los frígidos

Antes de seguir dejándolo para más adelante, tengo que decirlo:

103 SEGUIDORES!!! YUPI!!!!


Eso quiere decir que sois adorables y me queréis millones. Y mi seguidora número 100 ha sido Zanawsina, que es más adorable que la mitad de vosotros juntos y es amiguita mía de Twitter. Visitadla y dadle besitos y decidle cuan adorable es.




Hace tiempo que tengo ganas de escribir este post. Mi hermanito Po y yo tenemos un extenso vocabulario propio que usamos como nos da la gana, basicamente. Se basa en un millón de expresiones inventadas, inglés malhablado y chistes y motes negros y crueles.

Una de las palabras más comunmente usadas en nuestras conversaciones es "frígido". La amamos. Es una palabra recurridísima y que, por cierto, ofende a mucha gente. Teniendo en cuenta que nunca la usamos con la obvia acepción de la palabra, ya que no solemos conocer si esa persona tiene o no tiene deseo sexual, nos parece bastante absurdo. Entonces, qué es un frígido según nosotros? Pues muy fácil, basicamente todo aquel que se esconde tras una muralla de argumentos perfectamente derribables solo para no hacer algo que no tiene ni idea de si le va a gustar o no. Una persona incapaz de disfrutar, una persona intolerante en extremo, aunque solo sea en una pequeña porción de su vida, una persona que antepone siempre el trabajo al placer...un frígido.

Todos lo somos. En algún momento todos caemos en los brazos de la frigidez. Po, por ejemplo, tiene una compañera de piso a la que los macarrones con queso le parecen el colmo de la creatividad culinaria, y dice cosas como "macarrones con queso??? pero tú le echas queso a todo?????". FRIGIDA. Esta chica es un ejemplo de frigidez andante, por ejemplo, solo le gustan las pelis de risa y de dibujos. Eso no es necesariamente frígidez, lo que la convierte en frígida son cosas como "Por dios, que friki eres, Harry Potter". FRÍGIDA. Gente que es incapaz de saltarse una clase, para, no sé, quedar con una amiga del alma a la que hace un mes que no ve: FRÍGIDA. Gente que te echa la bronca en el cine por quitarle el papel a un chupachup: FRÍGIDA. Tu madre cuando se enfada porque no has fregado los dos platos del desayuno: FRÍGIDA. Gente a la que el sexo anal o las felaciones les parecen la cochinada máxima: FRÍGIDOS. Compañeras de clase que no te dejan los apuntes porque les parece fatal que no vayas a clase para ver a tu amiga del alma a la que hace un mes que no ves: FRÍGIDA y un poco zorra. Gente que entra en un blog ajeno solo para cotillear y se ofende con lo que leen: Oh, súper FRÍGIDA, TONTA y ABSURDA (zas). Gente que no se atreve a probar comidas nuevas porque no les entra por los ojos, como si probarlo fuera a provocarle un daño permanente en la lengua o algo: FRÍGIDA.

En fin, de ejemplos tenemos el mundo lleno. En mi opinión, ser frígido es de los peores defectos que una persona puede tener, a ver, no en un momento dado, yo misma he sido muy frígida a veces, en plan "no me quiero montar en el dragon Khan que me da mucho miedo", y después de tres veces en Port Aventura he acabado montándome y pasándomelo de puta madre y con un subidón de adrenalina bastante complicado de conseguir por otros medios. Pero cuando eres frígido por sistema, aghs, en serio, la persona pasa a ser insoportable para mí. Una cosa es ser temeroso o cauto, y otra cerrarte puertas continuamente, autosabotearte no es bonito. La vida está para sacarle el jugo, para divertirnos, para explotarla en todos los sentidos que se nos ocurran, y nunca sabes si tienes toda la vida o no para hacerlo. Quizá cuando te decidas, sea demasiado tarde. Hazlo ahora.

Luego tenemos una cuestión delicada, y es que superar la frigidez es un poco adictivo. Y, si no tienes cuidado, puedes convertirte en la antítesis de la frígidez, es decir, el vividor. Corres el peligro de relativizarlo todo tanto y de correr tantos riesgos que al final acabes tirado en una cuneta, real o imaginaria. Pero por suerte, entre una cosa y otra, tenemos una maravillosa escala de grises donde explorar nuestra no frigidez.

8 comentarios:

  1. Pues yo a esos los llamo siesos XD

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo unos cuñados que son lo opuesto a frigidez. Son gente genial, a los que quiero un montón, pero a veces me provocan frigidez como reacción a su sobrecarga de vitalidad.

    Yo añadiría (si es que se puede perfeccionar un post perfectamente escrito, o adalid de las palabras) una clase más, que son los frígidos fingidos, que en realidad quieren pero les encanta que les insistas.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ahora somos 104!
    No he parado de pensar en un amigo en concreto durante todo el post, ahora no me sacaré la palabra de la cabeza.

    ResponderEliminar
  4. A mí esa clase de gente me parece sobre todo unos saboríos (influencias de vivir en el Sur, jejeje).

    Yo tampoco soporto a los saboríos. Como seas su acompañante habitual, es una de: "Jo, tengo ganas de, pero no puedo dejar a esta persona sola porque es una saboría de mierda".

    Y ahora la que se está convirtiendo medio en saboría soy yo (pero porque no hay pasta) :(

    Por cierto, me has puesto supercoloradísima!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Frígidos, saboríos, siesos, pan sin sal... que malo es cuando coincides con una persona así. Te agota la paciencia en cerocoma... ¬¬

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado el post :) (te leo siempre pero se me olvida comentar)

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja...vivan los frígidos!!!

    Entre el "zas" y el "FRÍGIDA y un poco puta" me has matao

    Ai loviu, darling

    ResponderEliminar
  8. ¡Que buena entrada! Me voy a apoderar de ese nuevo termino, yo también tengo un vocabulario alternativo, jaja.
    Muak

    ResponderEliminar