lunes, 6 de junio de 2011

Ayla y los museos

Esta entrada tiene cantidad de spoilers, os lo advierto, luego no me lloriqueéis, "nos ha desvelado el libro, jo, que pobrecitos somos", NO.

Los hijos de la Tierra es una serie de libros ambientada en la prehistoria. Parte de la separación de una niña Cromagnon de su grupo por culpa de un terremoto. A la niña la encuentra un clan de Neanderthales que la acoge y cuida como uno de los suyos. Para los que no lo sepáis, los cromagnones y los Neanderthales convivieron durante un tiempo, como dos especies diferentes, al final los Neanderthales, que eran menos evolucionados se extinguieron y permanecieron los Cromagnones, que somos basicamente nosotros, el hombre actual, pero probablemente más bajitos y peludos.

En fin, Ayla, que es la niña de nuestra historia, se adapta como puede a las costumbres de provincias del clan del oso cavernario, que es como se llama el grupito de Neanderthales que la adopta. Ella está acostumbrada a reír, a llorar, a navegar con su iphone, a que frinkar sea un acto amoroso...y se encuentra de repente con una peña que casi no habla, que es más bruta que un arao, que hacen unga unga...que le da un palo en la cabeza a las mujeres y se las lleva tirando del pelo a la cueva para darles lo suyo durante tres minutos...lo típico. Un montón de diferencias tanto culturales como genéticas y muchas curiosidades entretenidas para el lector que no tiene ni puta idea de lo que pasó antes de nacer él mismo. Un libro chupi, por qué no decirlo. Este libro llegó a mis manos porque un tío mío me lo regaló hace por lo menos doce o trece años, y cuando descubrí que era el primero de la serie probablemente me hice un poquito de pis encima de la emoción, y empecé a devorarlos todos.

Ayla crece y tras un par de movidas con el clan de brutos, la echan. Por mujer liberada y absurda. Y no me extraña, yo también la habría echado. Entonces Ayla se va por ahí vagando y se instala en un valle. Y entonces emplea todo su esfuerzo en inventar cosas y adiestrar animales. Si. Así porque si. Os explico, la autora está encantada de la vida con Ayla. Es todo lo que ella querría ser. Rubia, alta, tiposa y súper sexy, super inteligente, super buena persona, todo el mundo cae súper prendado de ella...una tia super insoportable en mi opinión. Pero basicamente es Dios. Entonces la autora, cuyo propósito inicial era hablar de las diferencias entre Cromagnones y Neanderthales, se encuentra con un contrato millonario para escribir tropocientos libros. Y se dice a si misma "bueno, como ya me he cargado a los Neanderthales de la trama, pues voy a hablar un poco de los cromagnones y de como se inventó todo lo útil". Y entonces Ayla lo inventa. Inventa una forma más chupi de hacer fuego, inventa la aguja, inventa el paraguas, inventa el uso de caballos para facilitar el trabajo, inventa la cria de lobos para protegerse (el canis familiaris de toda la vida), inventa internet, inventa la felación...

Ah si, se me olvidaba. Resulta que nuestra querida autora, como ama a Ayla y es su alter ego imaginario, se da cuenta de que lo único que Ayla necesita en la vida es un buen pepino hombre que la ame. Y así se lo deja caer suavemente en el valle en que ella se encuentra. Y le envía a Darek Jondalar. Jondalar es alto, rubio, un elegido de la madre Tierra para dotarlo de maravillosos dones, incluido una buena herramienta con la que trabajar. Y por supuesto cae prendadísimo de Ayla, la que entrena caballos y tiene un lobo y un león y wifi en todo el valle. Y a partir de aquí tenemos unos maravillosisimos fragmentos de porno cavernario. Y cuando digo porno, me refiero a PORNO. Anda que no le dan al tema. Pasas tres páginas, y ya están al lado de un arbusto inventando el cunnilingus y la postura del helicóptero. Además, por lo que hemos hablado en twitter, todas lo hemos leído en plena adolescencia. Debe de ser el libro que más sonrojos ha provocado EVER. Oh, imaginad que cuando estoy con un chico y me dicen "guau, dónde has aprendido todo esto?" yo respondo "Ayla me lo enseñó". Dicen por ahí que Lorena Berdún empezó leyendo esta serie de libros. Entonces Jondalar, que está literalmente flipando, le pide que se vaya a vivir con él, a su clan, que está a tomar por saco. Está como a tres libros de distancia. Y ella dice "a ver, maromo sexy que me da lo mío cada tres paginas o valle solitario con yegua y lobo?".

Podéis imaginar lo que eligió. Los tres libros siguientes siguen más o menos el mismo esquema:

Viaje con paisaje- Porno- Invento- Viaje con paisaje - Porno - Porno - Porno - Invento - Viaje con paisaje - Viaje con paisaje - Invento - Porno con invento en medio del paisaje.

Hasta la niña ansiosa de conocimientos porno que yo era se dió cuenta de que aquello estaba siendo un poquito coñazo, y de la fascinante capacidad descriptiva que tiene la autora, porque yo describo un campo y como mucho te escribo tres páginas, pero ella rellena cinco libros y no parece que repita demasiados adjetivos. En fin, que tras cinco larrrrrgos libros por fin llegan a casa de Jondalar y allí se establecen. Y como todo el mundo sabe, no es una historia de amor completa si no se tiene un precioso y rechonchito bebé. Y entonces nace Jonayla (si, Jonayla) y termina el quinto libro. Y descansas de tanto puñetero paisaje y tanto inventito.

Y empiezan a pasar los años...dos, tres, cuatro, cinco, diez...y un día pasas por delante de una libreria y ves una portada familiar. Y te acercas, y efectivamente, "La tierra de las cuevas pintadas", el sexto libro de las aventuras de Ayla y su maromo. Y aunque recuerdas ligerisimamente que cuando por fin terminaste la serie estabas un poco hasta las narices, el tiempo todo lo aplaca y donde hubo fuergo siempre quedan cenizas y total es gratis.

Así que empecé a leermelo. En este libro, Ayla está haciendose médica/sacerdotisa de cromagnones, tiene a su pequeña Jonayla que por supuesto es la niña más bonita del mundo mundial, y tiene a todo el mundo en el clan fascinado con ella. Pero como la puñetera autora está obsesionada con caminar, decide que no se le ocurre nada más con lo que hacer un libro y entonces manda a Ayla a visitar todas las cuevas pintadas de la prehistoria. Y cuando digo todas, es TODAS.

Y entonces el libro tiene el siguiente esquema: Ayla llega a un nuevo emplazamiento de gente, todos flipan porque va con caballos y un lobo y habla raruno, deciden que tiene que ser la leche merengada y ella la pobre sufre por tanta atención. Visita una cueva de pinturas rupestres y describe las pinturas - "hay un caballo que lo flipas de lo bonito que está hecho, tres bisontes que parece que están haciendo el trenecito y un oso cavernario con un hullahop". Sale de la cueva y soluciona algún conflicto que tenga esa peña y que no se les había ocurrido la solución, que es obvia, pero ellos son lers y Ayla no. Viajan- llegan a la cueva- la peña flipa- "joder que pasadas las pinturas, aquí un Giotto, aquí un Rembrandt, que guapada, me extasio toda"- Sale y soluciona conflicto. Y así ciclicamente. Y debo decir que me quedan 200 páginas y lo he abandonado porque me han cambiado el porno por los museos. Y paso. Solo una escena porno en todo el libro!! Que estafa!

Conclusión: A esta pobre la intentan exprimir cuando es obvio que no tiene nada más que contar. Imagino que en la editorial le dirán "mujer, saca otro, total, si a la gente lo que le gusta no es la historia necesariamente, es tu poder descriptivo, mira, te damos chorrocientos millones".

Un aburrimiento muy grande. Eso sí, a la pagina y media caía dormidita como un angelito.

16 comentarios:

  1. Pues que no me llama, eh, pero nada nada. Y eso que los Neandertales sean ungaungas también me hace un poco de IIGS
    Y además, seguro que ella no iba depilada ni nada y tenía un matojo como para hacerse trenzas, que no has dicho nada de que inventara la epilady y así no.

    ResponderEliminar
  2. Soy yo o también hubo un momento cuernos o trío o algo así?? En mitad de alguno de los libros 3-5, puede ser?

    En fin, que pese a mi precoz adolescencia de la mano de Ayla, del último paso mogollón. Hay demasiados libros interesantes y demasiado poco tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Buah a mis manos llegó la colección entera en un regalo de reyes y aunque los 2 o 3 primeros libros sí que los leí enteros, a partir del cuarto entre tanta descripción me perdía... y directamente saltaba de escena porno en escena porno. La paja la quitaba y me quedaba directamente con... esto... en fin, que quizá no he utilizado la metáfora más adecuada.

    ResponderEliminar
  4. bueno, creo que leyendo esto he tenido bastante porno y paisajes, jeje, no me hacen falta tropecientos libros más.
    además, no sé, ni los neanderthales ni los cromañones eran muy guapos y muy rubios y muy estupendos. eran más bien peludos, bajitos y encorvados. así que se me hace poco creible.
    muy buena la entrada!

    ResponderEliminar
  5. Ya os dí mi opinión cuando me explicasteis de que va la serie de libros. Si ya me llamaba poco la atención, después de leer tu reseña del sexto libro...

    Yo es que soy muy organizadito. Uso una cámara de fotos para hacer fotos, un móvil para llamadas y sms... no me gusta tener todo en el mismo sitio. Entonces una buena historia en un libro y un buen porno en un avi.

    ResponderEliminar
  6. Joe, lo has clavao!! En el cuarto libro decidí que era un coñazo, pero salío el quinto y no solo me lo compré sino que ... ¡releí todos los anteriores porque habían pasado tantos años que no me acordaba! Mi hermana me acaba de pasar el sexto y seguro que soy tan monguer que hago lo mismo.
    Un compi de un curro que tuve hace años llamaba a la saga "El clan del sexo en la caverna".

    ResponderEliminar
  7. No leo no leo, que voy por el tercero y no quiero que me destripes el resto.
    Pero a mí me está gustando bastante y qué pasa si hay un poco de sexo?
    No entiendo la perra que habeis cogido con la saga! jajajaja, ya veremos si cambio de opinión cuando vaya por el 5º ó 6º...

    ResponderEliminar
  8. Pues es la primera vez que "oigo" hablar de estos libros... las descripciones me aburren lo indecible, pero oye, lo del porno prehistórico me tienta...

    ResponderEliminar
  9. Alex, el primero mola, es muy interesante y no hay nada de porno cavernario. Solo un poco de violación cavernaria. Pues no, no dice que se depile, pero como es tan perfecta seguro que le sale muy poco pelo, tu tranquilo.

    Inés, siiiiii! Mierda, se me ha olvidado contar la desazón de Ayla al tener que elegir entre Darek y Denzel Washington. Jo. Si no tenía desperdicio. Haces muy bien pasando del ultimo, cada dos paginas necesitas echarte una siesta.

    Paranoica, juas, entonces pasabas de la paja, no? Pues en este último cambia la descripción paisajistica por la artistica. No sé cuantos caballos ha visto que parecen salirse de la pared. Y me dan ganas de decirle "pues yo he visto pinturas rupestres y perdona pero no, son un garabato", XD.

    Naar, pues yo lo de la rubiez ya lo he oído varias veces. Aquí dicen que los guanches eran rubios, y a mí siempre me ha sonado a patochada pero si se dice supongo que tendrá algún fundamento, porque lo primero que a uno le sale pensar es que eran morenos. Pero el hombre de cromagnon era geneticamente como nosotros, y estos son del norte de europa así que en realidad podría ser. Pero vamos, que eso es lo de menos, la serie sería buenisima si se redujera un par de libros.

    Bimbo, ya, pero cuando tienes 14 años e internet está un poco prehistorico también...

    Bruja, jajaja, lo tuyo es vicio muchacha!! El primero y el segundo podría releermelos, pero los demás ni loca!!

    Aliena, he avisado de los spoilers al principio. Si me hubieras leído sabrías que he dicho que los primeros están bien. En cualquier caso, no, no pasa nada porque haya un poco de sexo, pero no leo libros para que me expliquen en profundidad lo que hacen los protagonistas en la cama cada dos paginas. Pero vamos, que cada uno escribe en sus libros lo que le da la gana. A mí personalmente me parece un desfase de la autora. Pero sin asomo de dudas el peor es el último, aunque puede que me haya vuelto un poco crítica después de 10 años.

    Natillitas, pues el primero está muy chulo, en serio. Aunque en ese no hay porno, la verdad. El porno empieza a partir del segundo. En realidad yo no le diría a nadie que no se los leyera, pero aviso de que empeoran.

    ResponderEliminar
  10. Sí, ya te digo que el primero y el segundo me los he absorbido pero he de reconocer que el tercero no me está entusiasmando tanto como los otros 2. Supongo que a partir del 4º viene el declive gordo. Opinaré cuando los lea aunque tantas opiniones parecidas supongo que no andareis muy equivocados... en fin, yo por ahora le doy buena nota a la saga :)

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que yo no le diría a nadie que no se los leyera. Porque a mi me gustaron en su día, son divertidos. El problema que les veo es que podrían sintetizarse en muchas menos páginas. O hazlos así de largos si quieres, pero mete más sustancia, que yo en una descripción paisajistica aguanto un par de paginas pero luego ya no se ni qué estoy leyendo.

    ResponderEliminar
  12. Vale Ayla, digo Pétalo, que me he leido la entrada al final... y no son tantos spoilers, al menos para mí hay poca cosa nueva.
    Esto obviamente me hace pensar que vais a tener razón y a partir del 3º debe haber demasiada "paja"... XD

    Es lo que tú dices, se podía haber quedado muy digna la saga acabándola en 3 libros pero a la pobre Jean M. Auel le han debido poner muchos billetitos por delante y una no es de piedra...por mucho que talle el pedernal ;)

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo en que es muy excesiva describiendo paisajes, aburre bastante con tanto detallito.
    Pero en el resto a mi me encantan. Cuando salió el 5º libro, me lo leí en muy poco tiempo y tengo ganas de leer el último.
    Seré un bicho raro o no tendré criterio jejejeje

    ResponderEliminar
  14. No sabía que existía esta saga, pero hace muuuchos años, ví una película que se llama "El clan del oso cavernario" y el papel de Ayla lo hace Daryl Hannah.
    A.

    ResponderEliminar
  15. Aquí te dejo el link de la peli, es de 1986!
    http://www.imdb.com/title/tt0090848/
    A.

    ResponderEliminar
  16. Yo también los leí. Aunque a mí los que me impactaron fueron los de Flores en el ático, Pétalos al viento, Semillas del ayer y no sé cuántas flores más.

    Pétalo, eres la mejor crítica de libros EVER.

    ResponderEliminar