jueves, 14 de julio de 2011

Indiferencia

Ayer, después de una visita al veterinario con MascotadelAmor en la que le dieron el alta del todito, fuí con mi Po y mi madre de "compras".

Es decir, todo lo que una persona pobre como las ratas pobres puede ir de compras. Hay un truco muy bueno, que a veces cuela, pero si lo usas mucho deja de colar. Consiste en convencer a tu madre de que NECESITA cualquier cosa. Si tu madre tiende a la baja autoestima como la mía y cree que tú eres una especia de gurú natural de la moda (que no lo soy) es probable que caiga. Sobre todo si es algo barato. Una vez le has encajado cualquier cosa, una camiseta, una rebeca I-DE-AL, unas sandalias... os vais a la cola. Esperáis en la cola y cuando os queden un par de personas delante le das a tu madre tus cosas y le dices "espera! estoy viendo una cosa allí!" y sales corriendo a la otra punta de la tienda.

Allí haces como que miras algo súper interesante y evitas el contacto visual con tu madre, que intentará avisarte de que ya os toca pagar. Esperas a que tu madre pague, incluído lo tuyo, claro, si no sería una mierda de truco, y luego sales con cara de "...era una porquería" o "no había talla porque estoy gooooorrrrrrda", esta última funciona genial.


Aquí Ashley estaba poniendo en práctica mi truco.

Normalmente dicen algo del estilo "me lo pagas en casa, siempre me haces lo mismo, blablabla", no cedas, es tu madre, su deber es vestirte mona para que encuentres un buen partido que te quiera y te vista.

La cuestión es que ayer estaba yo en pleno desarrollo de mi estrategia para conseguir prendas gratis en rebajas subvencionadas por mi señora madre cuando mi madre se olió el truco. Me imagino sus pensamientos "mmm, cola, las dos llevamos cosas...me va a intentar colar eso que lleva...y total yo esto no lo necesito...mira, mejor se lo hago yo primero". Y eso hizo, la maldita.
De repente suelta la camiseta que llevaba y me dice "esto no me va a servir, es la M, mejor la dejo" y se aleja a toda leche de la cola!!!

Y entonces yo me quedé solita en la cola haciendo cuentas mentales: "Me compré un vestido pero lo devolví, y entonces ahora tengo 30 euros para todo el mes, ahora que la camiseta no es gratis me gusta lo mismo?" Ensimismada estaba en estos complejos pensamientos cuando escuché una conversación detrás de mí. Dos chicas hablaban:

- Sabes qué? Fulanito se ha ido a Fuerteventura.
- Ah si?
- Si, así que como ahora no está en el msn no me habla y estoy encantada.
- Ah, genial.
- Si tia, lo tengo totalmente superado.
- Menos mal.
- Si si, a partir de ahora, indiferencia TOTAL.
- Pues ya era hora porque...
- No dice que le agobio??? Pues toma indiferencia. Va a flipar.
- Claro.

A ver, levantad la mano los que nunca hayais tenido una conversación así. Me fascina lo absurdas que somos todas (y muchos todos). Lo que ella no sabe es que él ni va a notar lo de la indiferencia. Si es que ella lo consigue. Y que la amiga no se cree una mierda.

Al final dejé la camiseta yo también y me alejé con las orejas gachas.

10 comentarios:

  1. Mi madre mola todo para ir a comprar, porque insiste en que te compres cosas y si te ve dudar dice "venga, yo te lo regalo"

    De las dos absurdas, nada que no hayas dicho tú, al tío no podría darle más igual la indiferencia de la otra, y ninguna de las dos cree en eso de la superación.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta porque todos tus posts tratan un tema concreto y no se van a otro hacía el final jamás.

    Y de esas cosas que comentas no gasto. Hace demasiado poco que me gusta comprarme trapos molones, con lo que mi madre está encantada en no tener que presionarme a la hora de comprar ropa, y no tengo suficiente experiencia amorosa como para haberme encontrado esa situación.

    ResponderEliminar
  3. Conversación de besugos en la que ambas saben que lo que dicen no es cierto y el tío es el que relamnete entiende y practica el concepto "indiferencia".

    A mí estas cosas no me pasan con mi madre. Ella es mi talismán. Cuando me acompaña casi siempre encuentro lo que busco y siempre me lo paga :)

    ResponderEliminar
  4. Yo es que nunca he podido fingir una indiferencia que no existe. Si realmete un tipo me es indiferente, ni siquiera forma parte de mis conversaciones. Eso sí, he estado en conversaciones de ese tipo en las que alguna (o algún) inteligente me aconseja que me comporte con indiferencia cin un tipo. Mi respuesta siempre ha sido la misma: "que va! Yo pa eso no sirvo"

    ResponderEliminar
  5. Tienes que ir elucubrando tácticas nuevas, porque al final hasta los padres aprenden y evolucionan, jejeje.
    La entrada me ha recordado a un episodio de futurama o de los simpsons, que empiezan con una cosa y termina el capítulo con otra bien distinta.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Uy, yo tengo otro truco genial...
    - Mamá ayer vi en el escaparate de tal tienda X, está genial de precio y no me voy a poder pasar yo ¿me lo coges cuando bajes al pueblo?
    GRACIAS

    Esto significa que mamá paga y la nena estrena algo! :D

    De lo absurdas y absurdos que llegamos a ser... mejor corramos un tupido velo porque yo soy pa´matarme de petarda!

    ResponderEliminar
  8. muy bueno el diálogo de la cola. Genial!!!

    ResponderEliminar
  9. Las madres son de las más activas mensajeras del karma sobre la faz de la tierra, eso no hay que olvidarlo. Por eso antes o después nos ponen en nuestro sitio.
    En cuanto a la conversación... es tan humillantemente real que más vale no decir nada...

    ResponderEliminar
  10. Mi madre no se deja!! ella no paga por mí, y si intento irme me hace dejar la tarjeta.

    Lo de la conversación... jaja reconozco que las tenía muy seguido en la época de colegio

    ResponderEliminar