sábado, 27 de agosto de 2011

Cambios

Hace unas semanas, os dije que no estaba escribiendo mucho porque estaba pasando por un momento personal complicado.

Bien, ahora que está todo más o menos encaminado, puedo contarlo aquí.

Hace un mes, más o menos, mis padres nos comunicaron a mí y a mi hermano que se separaban. Tras unos años de ver como su relación se deterioraba, como a mi padre le daba igual todo, como los esfuerzos de mi madre por salvar su vida en común eran infructuosos, decidieron (decidió) rendirse. Además este ultimo año se ha sumado el que la empresa que mi padre había montado con un amigo quebró, y el amigo de mi padre (que era el que llevaba la mayor parte del negocio) se ha declarado insolvente, le han embargado todo menos la casa, porque tiene una niña síndromde de down y no pueden quitarsela, así que al ser mis padres los avales han tenido que hacerse cargo de todos esos gastos, pagos de préstamos y demás, que son muchisimos.

La situación económica complicada, unida a la tremenda crisis de edad que está sufriendo mi padre, que le hace decir cosas como que tiene 50 años y no ha conseguido NADA en la vida, que su vida es un infierno, que en casa no le queremos. Que se haya echado una amante polaca y aunque mi madre lo haya descubierto y pedido en repetidas ocasiones que corte el contacto con ella, él no lo haga, incluso organizando viajes para ir a Polonia diciendo que son a Bulgaria...no ayuda.

En fin, mi madre, obviamente, no es una santa, pero si alguno de los dos ha puesto algo de interés, se ha preocupado porque tanto mi hermano como yo no le perdieramos el respeto a nuestro padre, si alguien ha movido el culo para que hubiera paz en casa, esa ha sido ella. Mis padres, los dos, trabajan de lo mismo. La diferencia es que además de eso mi madre limpia, mi madre hace la compra, mi madre hace la comida para todos, incluso cuando se va de viaje deja tuppers congelados. Por supuesto, durante toda mi infancia, mi madre era la que nos cuidaba, mi padre estaba encerrado en su despacho estudiando otras carreras, estudiando inglés, mientras mi abuelo hacía las labores de padre. Eso si, no tiene ningún tipo de reparo en echarnos en cara que es su dinero el que nos ha mantenido, el que nos ha llevado de viaje, el que paga nuestra ropa. Como si mi madre no tuviera también un sueldo igual que el suyo y aparte de eso no cumpliera con su familia. Mi padre, entre otras lindezas, culpa a mi madre de que nosotros no le queramos. No es verdad que no le queramos, le queremos, pero no somos ciegos. Cuando tienes 6 años y te quedas tres horas esperando en la puerta del colegio a que vengan a recogerte porque a tu padre se le ha olvidado que tenía que hacerlo, te das cuenta de que igual tu padre no es el padre más dedicado del mundo.

Y me da pena, porque tristemente me parezco mucho más a mi padre que a mi madre. Podríamos compartir mucho más de lo que compartimos, si no fuera porque mi constante impulso es alejarme de él. Y poniéndome freudiana, creo que mi fascinación por los hombres mayores que yo puede tener algo que ver con eso.

Probablemente le guardo muchos rencores a mi padre, o quizá no, quizá es solo una eterna sensación de cansancio. Que él siempre se sienta el damnificado del universo, que da igual lo que le des porque él siempre quiere más...

En fin, que cuando esa tarde nos lo contaron, tampoco fue un drama. Todos sabíamos que ese momento iba a acabar llegando. Nos contaron como se habían repartido las propiedades, las fechas que se habían puesto para separarse fisicamente, cómo nos iba a afectar. Y en fin, me mudo. Durante este mes mi madre vivirá en nuestro apartamento del sur, mientras busca un piso al que irnos de alquiler. Es lo que más me afecta. Mi hermano, que es mucho más sensible que yo, es a la vez mucho más pragmático y está segurísimo de que todo va a ser para mejor. Yo sé que va a ser para mejor, pero yo he pasado por un ruptura tras muchos años de relación, y sé que lo más duro nos empieza ahora. Cuando mi padre se vea aquí solo, cuando empiece a darse cuenta de como va a cambiarles la vida, cuando intente que mi madre vuelva con él.

Yo pienso en que mi habitación ya no será mi habitación. En que la casa donde he vivido toda mi vida, pasará a ser la casa de otra persona. En todo lo que he vivido entre estas paredes. En quién se llevará las fotos. Ese tipo de detalles. En que aquí nos quitamos la ropa por primera vez.

Y nada, esa es mi vida, a día de hoy. Mi madre está acumulando cajas en la entrada. Se va mañana.

23 comentarios:

  1. Una jodienda, tambien fue mi caso.

    Animo y palante, no queda otra.

    ResponderEliminar
  2. guau. no es fácil decir algo en estos momentos. sólo dar ánimos, apoyo y decirte que las cosas pasan por una razón, con el tiempo, todo sobra sentido.
    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Sí, SEGURO que será para mejor. AUPA!

    ResponderEliminar
  4. Cuando te mudes, podemos pintar tu nueva habitación juntas, ir a ikea a comprar unos marquitos de estos baratitos y sacar unas fotos para colgarlas ¿Qué te parece?. Yo quiero poner una pared de mi habitación gris como esta http://estudion.files.wordpress.com/2007/05/habitacion.jpg y el resto blanca, y en la gris poner unos marquitos con fotos

    ResponderEliminar
  5. So sorry, nena. Ojalá ganéis todos en felicidad y tranquilidad con los cambios.

    ResponderEliminar
  6. No hay duda. Este cambio va a ser para mejor. Han tomado la decisión correcta, seguro. De nada sirve mantener ese tipo de situaciones.
    Será duro al principio, claro, pero lo superareis y vendrán muchas cosas buenas, Pétalo.

    Un beso grande para ti :3

    ResponderEliminar
  7. Mucha fuerza. Será duro, pero confía en que será para mejor. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. Lo siento mucho, Pétalo... No sé qué decir. Me he quedado sin palabras...
    Espero que esos cambios sean para mejor. Yo creo que sí, porque si la cosa estaba ya tan tensa, mantenerla no tenía sentido. Yo creo que era peor seguir así.
    En fin, mucho ánimo, mucha fuerza y mucha suerte; a la larga, todo saldrá bien, lo intuyo.
    Y por cierto, te entiendo muy, muy bien... Mis padres tampoco son el ejemplo de pareja súper cohesionada. Y si aún están juntos es por mi madre, que es una santa. Convivir con mi padre, sus depresiones y sus enfermedades imaginarias no es cosa fácil. Pero no quiero aburrirte con mis cosas.
    Mucho ánimo. Todo sucede por algo, y en este caso, creo que es necesario para que podáis ser más felices todos.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Espero que sea todo para mucho, mejor.

    Te mando un beso gordo, gordo, y ya sabes dónde ando, pa lo que sea.

    :****

    ResponderEliminar
  10. Vaya, pues lo siento mucho. La verdad es que no es un momento fácil, pero como ya ha llegado, hay que afrontarlo de la mejor manera posible. Seguro que es un paso adelante, y las cosas mejorarán. Estoy convencida.

    Un besazo y me tienes para lo que necesites.

    ResponderEliminar
  11. wow...
    entiendo. Paso por lo mismo, sin el divorcio.
    Amo a mi mamá. Amo a mi papá, pero hay que abrir los ojos y ponerse pantalones.
    FUERZA

    ResponderEliminar
  12. Guapa mucha fuerza, todo irá bien... Besos

    ResponderEliminar
  13. Como dice tu hermano, esperemos que todo sea para mejor. Ánimo y muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias a todos. La verdad es que aunque no es ningún drama porque ya nosotros somos mayores y era un cambio que se imponía obligado porque mi madre no podía estar más en esta situación, se sigue haciendo un poco duro.
    Pero espero que finalmente todos seamos más felices.

    ResponderEliminar
  15. iba a comentar algo, pero no sé si llego tarde... pues eso, que necesitan los dos el apoyo neutral de sus dos hijos, sin juicios ni posicionamientos, aunque resulten tentadores. Al fin y al cabo lo que ocurre en un matrimonio es sólo cosa de dos, algo privativo de la pareja.

    Coraje.

    ResponderEliminar
  16. Mucho ánimo y mucha paciencia, porque en esto, como en casi todo, lo que cuenta al final es dar tiempo al tiempo para ir aprendiendo a vivir con la nueva situación. Un beso fuerte, Bei.

    ResponderEliminar
  17. Tranquila, Pétalo: a fin de cuentas es su vida y si han decidido tirar por otros caminos, hay que respetarlo, y entenderlo. Como bien dices, sois ya mayores para que os afecte la separación, sólo hay que adaptarse al cambio, igual que tus padres se han ido adaptando a los inmensos cambios que han ido dando sus hijos. Un beso y ánimos.

    ResponderEliminar
  18. Jo, un abrazo fuerte. Pero como te dicen, el cambio será para mejor. Con las cosas calmadas se piensa mejor y se ven las cosas más claras.

    ResponderEliminar
  19. Cariño, lo siento muchísimo. Es un momento duro, pero creo en lo que dice tu hermano. Yo soy más del "No hay mal que por bien no venga" que lo mismo es en este caso y vas a vivir una vida sincera.

    Si necesitas algo, tuit que voy volando, ¿vale?

    ResponderEliminar
  20. Adelante, adelante & mucho ánimo bonita!! La tranquilidad que tendrán en su nuevo hogar a la larga valdrá mucho & el que hasta hace poco era tu hogar estará ahí siempre con los mejores recuerdos :)

    Un abrazo fuerte & luminoso!!

    ResponderEliminar
  21. jo, llego un poco tarde a este post, pero sólo quería darte ánimo. Como ya te han dicho, piensa que es para mejor, aunque el comienzo pueda ser duro. Besos y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  22. Siento mucho que tengas que pasar por eso. No te comento mucho, pero te leo a menudo y eres muy divertida y amena... seguro que este rinconcillo te ayuda a pasar las penas.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar