jueves, 22 de diciembre de 2011

Manipedi para novatas

En mi familia no ha habido nunca tradición de hacer cosas de chicas. No sé la razón, pero es así. A pesar de que la mayoría de las mujeres de mi familia son bastante femeninas de por si, lo son de una manera muy natural, nunca han sido de maquillarse, de currarse el peinado o de pintarse las uñas.

Así que ese tipo de cosas se me han ido revelando poco a poco y de manera tardía, y que he tenido que aprender un poco por mi cuenta. He aprendido a alisarme el pelo, a maquillarme, a dejarme llevar por mi instinto y encontrar mi propio estilo, y sobre todo a hacerme la manicura y la pedicura. Pero peor es lo de mi madre y algunas tias, que lo están aprendiendo de mí ahora. En fin, que alguna vez me han pedido por twitter que cuente como lo hago, y aprovechando que hoy me estoy haciendo la tradicional manipedi de antes de nochebuena (tengo por norma que en nochebuena, nochevieja y reyes hay que estar IDEAL) me he decidido a hacer un pequeño tutorial de como hacerte la manicura y pedicura en casa de manera bastante satisfactoria. Aunque esto no es un post de pinturitas ni pretende serlo, claro.

Lo primero que debéis saber es que tener unos pies y manos bonitas (sobre todo los pies) no es cosa de un día. Necesita cierto trabajo previo y bastante constante. Depende de como los tengáis al empezar, claro, pero por lo general, si tienes más de diez años y nunca en la vida has hecho nada por ellos es probable que los tengas cascaditos. En fin, la mejor manera de mantenerlos cuidaditos y de irlos recuperando poco a poco es echarte cremita para pies por la noche antes de acostarte, bien embadurnaditos, y luego ponernos unos calcetines. Y así todas las noches. Sé que adquirir este tipo de hábitos es dificil, pero no cuesta tanto, y además empezarás a notar resultados muy rápido. Si están extremadamente cascados, con durezas, grietas y ese tipo de cosas, puedes meter los pies en agua caliente un ratito, darte con una piedra pomez, secarlos bien, ponerles crema para pies, bien embadurnaditos, y los calcetines. No abuséis de la piedra pómez porque si no sabéis hacerlo podéis haceros daño. Y otra cosa, esto tarda. A lo tonto os pegais un buen rato así que no contéis con hacerlo cinco minutos antes de salir. Y ahora podemos pasar a la pedicura de verdad.

Instrumental necesario: Quitaesmaltes, palito de naranjo, separador de dedos (puede ser algodón, o nada de nada), bastoncillos de los oídos, discos desmaquillantes (o algodón normal), base vitaminada deliplus (o brillo), esmalte de uñas de nuestro gusto, crema para uñas, tijeritas o cortauñas, lima.


1- Lo primero que debemos hacer es retirar la pintura de la pedicura anterior. Lo bueno que tiene la pedicura es que dura mucho tiempo bastante bien, esta de la pintura lila llevaba 3 semanas hecha. Y podría haber aguantado otra semana más perfectamente si no fuera porque quería cambiar de color. Ponemos quitaesmalte (yo uso el sin acetona de deliplus porque es menos agresivo) en un disco desmaquillante y quitamos la pintura así.



2. Cortamos las uñas, y las limamos. Una vez bien limaditas, las embadurnamos bien con cremita para las uñas. Si no tenéis para uñas, pues una cualquiera, mejor si es pastosita. Hacemos hincapié en echar bastante crema en las cutículas, para poderlas retirar facilmente después.



3. Dejamos las uñas con su emplasto de crema y pasamos a las manos. Cortamos las uñas, las limamos, y las llenamos de crema también. A mí me gustan las uñas cortitas, muy largas me parecen una horterada, y más pintadas de colores, pero vamos, para gustos los colores. Pero si las queréis llevar largas os aconsejo una manicura francesa discretita.


4. Volvemos a los pies, con un palito de naranjo (se venden en mercadona y en casi cualquier sitio), retiramos todas las cutículas con mucha paciencia y mucho cuidadito. Al retirar las cutículas agrandamos la pala de la uña y hacemos que sea mucho más fácil pintarlas porque se queda el espacio muy bien delimitado. En mi caso cuando empecé a hacerme la pedicura, mi uña del meñique era ridicula, y a base de ir retirando poquito a poco la cutícula he descubierto que de pequeña nada, es una uñita la mar de cuca.



5. Una vez retiradas todas las cutículas de los pies, cogemos otro disco con quitaesmalte y retiramos bien los restos de la crema para uñas, para que el esmalte pueda adherirse bien.

6. El gran problema de pintarse demasiado las uñas es que estas puedan amarillear al cabo del tiempo, y que ya no puedas dejar de pintartelas nunca jamás por verguenza de enseñar tus uñas de bruja. Por eso antes de pintarlas lo mejor es poner una base vitaminada como la de mercadona o un brillito de uñas que aisle un poco la uña de el esmalte con color.



7. Mientras dejamos secar la base vitaminada o el brillo, volvemos a las manos. Retiramos las cutículas con el palito de naranjo y retiramos los restos de crema con el disco con quitaesmalte.

8. La base vitaminada seca rapidisimo así que en cuanto terminemos de retirar las cutículas de las manos ya podemos poner la primera capa de esmalte. Yo he elegido este color, que además estoy estrenando, así a primera vista parece un poco feo, pero la verdad es que puesto queda muy bonito y elegante. No os preocupéis si la primera capa os parece un súper churro, el truco de llevar las uñas bien pintadas radica en la segunda capa. Esa es la que os dará molonidad.



9. Una vez pintadas todas las uñas de los pies con la primera capa, añadimos la base vitaminada en las manos mientras los pies se secan. Cuanto más tiempo dejéis secar el esmalte, siempre dará mejor resultado y habrá menos riesgos de que se estropeen y se os vaya todo el curro a la mierda. Y os aseguro de que eso jode que te cagas. Pero mucho.



10. Bien, cuando ya tenemos la base vitaminada de las manos sequita volvemos a los pies y damos la segunda capa de esmalte. No tengáis miedo, que el pincel esté bien mojadito, eso os asegurará menos pasadas y por lo tanto un resultado más limpio, brillante y bonito. Si os salís por fuera que no cunda el pánico, luego lo limpiamos. La manera de pintar una uña es: una linea gorda en el centro de la uña, desde la cutícula hacia el borde, y luego los laterales de esa linea gorda, unificando.

11. En este momento, con las uñas de los pies terminadas, es un buen momento para reflexionar: necesito hacer pis? necesito merendar? se me ha olvidado fregar los platos y va a venir mi madre en breve? me pica algo? Haz todo lo que necesites hacer con las manos porque cuanto más tiempo permanezcas como una esfinge estúpida mejor. Yo por ejemplo ahora voy a comer, que me ha dado la hora.

12. Bien, una vez te has asegurado de que no necesitas las manos y te has posicionado en un lugar tranquilo donde sestear sin moverlas, nos pintamos las uñas igual que hicimos con las de los pies. Primero una capa cutre, luego la capa perfect. Dejando unos diez minutillos entre capa y capa al menos. Pintarse las uñas de la mano derecha es una mierda, lo sé. No hay truco, solo práctica. Hacerlo en una mesa más bien alta ayuda, que no haya mucha movilidad. Y no ser muy tiquismiquis. Si no está perfecta, pero da el pego, déjala así!!! Son unas zorras caprichosas y si intentas arreglarlas harás el churro de la vida. No seas avariciosa. Y ya, a sestear durante lo máximo posible, una hora al menos. Y aún así, no te fíes. No te pongas a rascar pegotes ni te pongas vaqueros apretados sin cuidado...no te fíes. Existen unos top coat maravillosos que te libran de estar como una imbécil medio día, pero yo aún no tengo ninguno. Mi consejo es que os compréis uno.

13. Una vez bien secas, mojamos un bastoncillo de los oídos en quitaesmalte y con mucho cuidadito limpiamos los restos por donde nos hemos salido. Solo lo grueso, tened cuidado y no os llevéis media uña. Los restos chiquititos se irán cayendo solos, o rascando suavemente con la uña, o en la propia ducha, no os preocupéis.




Y ya está. Parece mucho pero en realidad no es para tanto, no tengáis miedo, dedicaos ese ratito a vuestras manitas y pies, que cuando las tengáis todas monas veréis que sensación más chula.

Una última cosa. Llevar las uñas de los pies y las de las manos de colores diferentes me parece una horterada. Para mi es una regla inamovible que tienen que ir siempre del mismo color. Otra cosa es llevar pintadas solo las de las manos o solo las de los pies, eso no es tan horrible. Pero las manos de rojo y los pies de azul, el horror.

21 comentarios:

  1. Me ha parecido muy interesante y útil, sí señor. Gracias Pe!

    ResponderEliminar
  2. yo suelo ser un poco desastre para estas cosas. no tengo paciencia para dejar que las uñas se sequen bien, lo que suele acarrear resultados desastrosos.
    además muchas veces me mordisqueo los pellejitos de las manos. y las uñas me crecen mucho, así que me duran poco bien arregladas.
    pero para estos días pondré en práctica tuis consejos y a ver si mejora un poco el asunto.
    muchas gracias por el manual!
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tutorial fantástico, Pe!
    Ya sabes que tú fuiste una de mis mentoras en este difícil arte y te lo agradezco un montón. Aprendí muy bien todos los pasos y he adquirido bastante práctica.
    Ahora, mis pies me parecen enfermos si no tienen las uñas pintadas.

    El mundo de la manipedi es hiperglamouroso y no cuesta tanto trabajo, además compensa después al ver los resultados :)

    ResponderEliminar
  4. Y la pregunta es: ¿Por qué he leído el post entero si desde la primera linea sabía que no iba a sacar nada de él?

    ResponderEliminar
  5. Jo, qué manualito más chulo. Me han entrado ganas de imprimirmelo y ponerlo cerca de mi rinconcito.

    Yo siempre he sido una descuidada que considera que la belleza está en el interior y que al exterior no le viene mal, pero no es principal. Sigo pensando lo mismo, pero a cada año que pasa me siento como más responsable con mi imagen y me gusta adecuarla a lo que considero realmente bonito (no he sido así nunca).

    Los pies eran un apéndice a la pierna y punto. No soporto que me corten las uñas y hasta hace poco las he tenido relativamente bien.

    Pero el Destino tiene su ironía y mi chico es algo fetichista al respecto. Así que entre otras cosas he aprendido a caminar con taconazos... ¡¡Qué durezas!! A veces hasta duelen. Y claro... entre una de mis nuevas aficiones está el cuidado de los pies.

    He ido a hacerme la pedicura, pero no soporto que me toquen las uñas. Para mí es una tortura. Con tus indicaciones, ¡¡ya puedo hacerlo en casa!!

    No sabes cuánto bien ha hecho en mi vida. Tanto como para que cuidarme los pies sea mi propósito del 2012. :D

    ResponderEliminar
  6. Bim, sabía que tú lo apreciarías. Y seguro que hasta le sacas partido.

    Naar, es organizarse y ponerse una peli mientras o lo que sea, y tener un poquito de cuidado luego. Y lo de los pellejitos pues no sé que decirte, yo me mordía las uñas y dejé de hacerlo al empezar a pintarmelas, para no comerme la pintura. Pero lo de los pellejos es distinto.

    Aliena, me alegro mucho! A mí me pasa lo mismo cuando están sin pintar, parece que les pasa algo, XD.

    Álex, porque me amas y deseas aprender del trabajo que supone estar hermosa para valorarlo en su justa medida.

    Zana, pues me alegro mucho de que te sirva! Y si tienes en casa esa motivación pues con más razón! ^^

    ResponderEliminar
  7. Pues claro que lo aprecio, y ten por seguro que aplicaré tus sabias enseñanzas... y luego chuperretearé todo.

    ResponderEliminar
  8. Que manual más molón! Yo empiezo ahora a mimarme por fuera un poco más (siempre he sido un poco "chicazo" para disgusto de mi madre jiji) Y me vienen genial estos consejos :D

    Y es cierto, a veces es desesperante lo de las uñas, pero cuando te han quedado monísimas de la vida, te sientes ssssssssstupenda ;)

    Besos! ^_^

    ResponderEliminar
  9. Soy de las que hace el ritual, tengo hasta esa crema, pero la uso sola algunos días, en el proceso utilizo la vaselina del bote rosa. También detesto las uñas muy largas y las de los pies sólo me las pinto en verano y en fechas clave! Pero peco en tenerlas de distintos colores porque como tú dices, la de los pies dura tanto que no me veo tres semanas con la de las manos del mismo color. Eso si, en plan rojo y azul tampoco.

    ResponderEliminar
  10. Yo aprendí a pintarme las uñas de los pies hace un par de años y ahora no puedo pasar un verano sin ver mis dedos monísimos, en invierno me da más pereza la verdad.

    ResponderEliminar
  11. Bim, no hace falta que me cuentes las intimidades, gracias. Puag.

    Burbuja, si! Da igual que de resto vayas como un adefesio, las uñas dicen "soy ideal, incluso con esto".

    Islander, yo alguna vez me salto el ritual, pero no me quedan igual de bien y me siento un poco impostora, XD. Lo noto sobre todo en las cuticulas, que se quedan raras. El resto de gente no lo nota pero yo me las miro y pienso "que fatal que fatal, que verguenza".

    Apple, yo me las pinto en invierno también, y eso que solo me las veo en la ducha. Pero es que sin pintar me parece que les pasa algo!

    ResponderEliminar
  12. Yo me la voy a hacer rosa furcia, a juego con el pelo =D

    ResponderEliminar
  13. Pues muchas gracias, a la vuelta de las Navipeich lo pongo en práctica :)

    ResponderEliminar
  14. Jan, el rosa furcia siempre es una maravillosa opción. Te valoro el gusto, :3.

    Sephora, genial! :D Eres nueva por aquí o es mi memoria de pez?

    ResponderEliminar
  15. Jo, por más que pruebo lo del quitaesmaltes, nada. No sé si mi quitaesmaltes es una mierda, mis esmaltes a prueba de todo o yo una lers total. Me inclino por lo tercero. ¡¡Es que no sale!!

    ResponderEliminar
  16. Oh, yo tengo un rosa furcia con un ligero brilli brilli (muy ligero) que mola mil!!! Es súper alegre.

    ResponderEliminar
  17. Interesante, útil y divertido! Yo he empezado hace relativamente poco a pintarme las uñas de colorines. Antes llevaba el típico rosita de la manicura francesa (pero sin el blanco, porque soy muy desastre para eso), o brillo soso. También tuve mi época de llevarlas de porcelan (cortitas, detesto llevarías como espátulas), pero entre el gasto y que mis uñas se me estaban destrozando, lo dejé. Además, ahora sólo llevan uñas de porcelana las chonis, y no quiero pasar como tal. xD
    Y sí, sí que jode un montón que se te eche a perder todo el currazo en un momento, sólo porque de repente te pica algo o tienes que coger algo inevitablemente.
    Sobre mi evolucion en este de la manipedi, debo reconocer que, al principio, era muy desastre y me quedaban bastante cutrillas. Pero cada vez me van quedando más y más molonas. Y además, es súper adictivo! Ya no puedo estar sin pintármelas!
    Oye, y gracias por el consejo de ponerse la base vitaminada para evitar que amarilleen.
    Besitos y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  18. Como el anterior comentario yo también te doy las gracias por el consejo de ponerle brillo o una base antes para que no se pongan feas. Muchas veces pasaba de pintarlas por eso. Ahora el mundo del colorín es mío!

    ResponderEliminar
  19. Top Coat????!!! Qué es eso??? ¿Soy una cateta?

    ResponderEliminar
  20. Es oficial. Ya eres la referencia en cuanto a manipedi se refiere!!

    ResponderEliminar