martes, 13 de marzo de 2012

La perrodelhortelanidad

La perrodelhortelanidad es una enfermedad relativamente común. Todos hemos sido perro del hortelano alguna vez, o hemos tenido cerca un perrito de estos, nada interesado en comerse las verduras de tu huerto pero muy interesado en que no se las coma nadie más.

El perro del hortelano lo que de verdad quiere es que se te pudran tus verduras. O no, no sé, el perro del hortelano no tiene ni puta idea de lo que quiere. No sé a que tipo de naturaleza egoísta rinde culto la perrodelhortelanidad pero lo cierto es que es muy molesta. Pasas meses tentando al perro con tu huerto, haciendo que en lugar de zanahorias, broten morcillas, chuletas, y friskies con sabor a pollo. El perro ni siquiera te mira, el perro duerme la siesta, no tiene apetito. El perro no está ni remotamente interesado en tu huerto carnicero, al perro le dan igual tus lágrimas porque nadie quiere lo que ofreces. Se limita a tumbarse, mirando otros huertos, mordiéndose el rabo, viendo la vida pasar.

Y entonces llega un conejito al huerto. Llega tímido, olisqueando, a saltitos. El conejo se para ante la valla, se pone a dos patitas, y como el perro pasa del huerto, no lo ve. El conejo se acicala el morrito, se limpia las orejas, y entra en el huerto arrastrandose bajo la cerca. Al principio solo ve morcillas, chuletas, friskies de pollo...el conejito arruga el morro, puag. Pero el conejito tiene paciencia y cuando consigue apartar la carne descubre debajo lechugas, zanahorias, hojas verdes y jugosas, pimientos, rabanitos, incluso fresas. El conejo nunca había sido tan feliz. Poco a poco empiza a mordisquear, y descubre que tu huerto es estupendo, así, como es, sin chuletas ni carne ni nada de nada. Es un huerto maravilloso para vivir, un huerto donde hacer su madriguera. Y el huerto empieza a florecer, orgulloso de que por fin alguien se coma su verdura y la esté disfrutando.

"Pero oh, dios mío, que es eso que veo?" - se dice el perro. "Es un conejo retozando entre MIS fresas? Las fresas que hace meses que ni como ni huelo ni miro? Oh, empiezo a notar algo, como ganas de hacerme un batido de fresas, así luego no me lo beba, así me provoque arcadas". Y de repente el perrito se cura de su homosexualidad pasajera con micropene e impotencia y tiene que ir a espantar al conejo como sea. El conejo por supuesto no es tonto y sabe esconderse, pero el perro entra en el huerto y vuelve a colocar las chuletas en su sitio y por si acaso se frota un poco con las verduras. "Ay, que bonitas e importantes son estas verduras para mí, lo sabes verdad?"- le dice al huerto. El huerto dice "Si? de verdad?" con lágrimas en los ojos. "Daría mi vida por ti"- dice el perro. "No la des, no hace falta".

Pero el perro ni da la vida ni da media pata ni da un puto lametazo al huerto. El perro lo único que quiere es que el conejo no se lo quede. Porque a lo mejor un día le apetece echarse una meadita en una esquina del huerto o le da por el veganismo perruno y entonces qué, eh? Cómo va a solucionar esa necesidad VITAL?

Perrito, cariño, voy a llenar el huerto de ortigas para ti. Para que se te metan en las orejitas, entre los dedos de las patas, y si puede ser, en el prepucio. He sido totalmente tuya, años. Creo que ha sido tiempo más que suficiente para que decidas que hacer con mi huerto. Ahora te jodes y le dejas el hueco al conejito. He sido el huerto más comprensivo de la tierra, y sigues siendo una debilidad para mis verduras. Pero no te puedo dejar entrar más. Ahora es un huerto libre de perros.

PD: Me hubiera parecido estupendo que me quisieras solo para follar. Al menos así me habría llevado algo más que dolor para el cuerpo.

22 comentarios:

  1. Nos gustan los conejitos!!! Por fin una historia con final feliz!

    ResponderEliminar
  2. FAN de la posdata. FAN de todo el post.

    ResponderEliminar
  3. Años esperando al puto perro del hortelano. Años con el "ahora te quiero", "ahora no lo sé". Años haciendo malabarismos con cada parte de mi ser a ver qué cojones tenía que hacer click para el maldito perro.

    Dale una patada al cochino perro, la tranquilidad que da que te quieran tal y como eres TODO el rato, es lo mejor que hay en el mundo.

    ResponderEliminar
  4. genial!! sólo que la parte en la que explicas que el perro es homosexual y con micropene me ha dejado K.O. ¿Quien quiere un perro así? anda y que le zurzan. manda al perro a hacer puñetas. con lo que molan los conejitos suaves y esponjosos.

    ResponderEliminar
  5. Viva el conejito. Y que el perro se vaya a otro huerto. O que se muera de hambre.

    ResponderEliminar
  6. Boquiabierta estoy. Que persona tan estúpida, así lo digo, que estúpida es, ahora que te ve feliz y radiante viene a... ¿A qué? Qué egoísta me parece, de verdad. Se merecía una buena patada el chucho ese de dos piernas (los de cuatro jamás)

    ResponderEliminar
  7. Conejito FOR THE WIN!!!! Quién puede resistirse a un conejito mordisqueando una zanahoria o whatever random verdura/fruta?

    PS. Perro-Pelocho ha pretendido volver a entrar en Pétalo-Huerto?
    Joder, ya es cansino, eh? No se entera o qué?
    En cualquier caso, me alegro de ver que lo tienes tan claro. ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Genial post!!!

    Sea Pelocho (or whatever), que les facken a los del Síndrome de Perrodelhortelanidad.

    Que vivan los conejitos mordisqueadores de verduras! ^_^

    ResponderEliminar
  9. Yo me uno a La Rizos... soy FAN de la posdata! Y me alegro mucho de que seas tan fuerte y lo tengas tan claro. Disfruta del momento con el conejito!

    ResponderEliminar
  10. Que fabuloso que el perro de las narices, se haya topado con una dueña de huerto tan segura de lo que siente, de lo que quiere y del pedazo de conejito que ha encontrado.

    Me alegro mucho!

    ResponderEliminar
  11. Andesté un buen conejo... que se quiten los micropenes!!!!! Qué gran fábula.

    Desde luego, el ni comer ni dejar es de lo peor que existe en la vida, pero lo que cuesta darse cuenta de que tienes algo así, eh. Bien por ti, bonita! :)

    ResponderEliminar
  12. OMG...Me ha encantado..¡¡¡BRAVO!!! Cuando estaba empezando a leer el post no entendía nada..(¿quién es el perro? ¿por qué hay un huerto con morcillas? ¿Hay un conejo? Me gustan los conejos! :D ) pero a medida que leía, todo encajaba.

    Sólo puedo aplaudir cómo lo has descrito y la decisión que has tomado. La felicidad es una forma de vida, así que felicidades por ser feliz.

    Un beso

    Mali

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena por elegirte a ti y a tu vida, si es que eso es lo que hay que hacer, nuestra relación mas preciada somos nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Vivan los huertos sólo para conejos! Y a los perros posesivos y egoístas... ¡que los manden con César Millán! (Pétalo querida de mi vida, te adoro)

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡¡Me encantaaaa!!!! Es la entrada del blog que más me gusta del mundo, pero creo que eso ya te lo imaginarías

    ResponderEliminar
  16. Hoy mi perrodelhortelano ha dicho "adios, me voy a otro huerto". Como tantas veces...
    La diferencia es que cuando vuelva, no se si habrá conejito, pero desde luego se va a encontrar una valla altiiiiísima rodeandolo que le va a impedir pasar. Se acabo!
    Gracias, era lo que necesitaba leer hoy :-)
    Un abrazo
    M

    ResponderEliminar
  17. Por cierto, me alegra ver que has cambiado la Ubicación de comentarios a Debajo de la entrada. Así podemos suscribirnos por correo electrónico... :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Hhhhhhhhhhummmmmmmmmmmm, freeeeesaaaAaaassss.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta!!
    Yo hace años ya que aparte al perrodelhortelano de mi huerto y tengo un precioso conejito en él.
    Y aunque a veces tenga dudas se que es lo mejor que me ha podido pasar.

    ResponderEliminar
  20. Claro, y si cuidar plantitas se te da como el culo y mueren en cuanto las miras, ¡te quedas sin conejo! Ahora lo entiendo todo...

    ResponderEliminar
  21. Cada día escribes mejor, maldita!!

    Y cada día tomas mejores decisiones, bien por ti, y por el conejito. Y al perrito, pues que ladre en otro huerto.

    ResponderEliminar
  22. El huerto es una metáfora sobre la escasez depilatoria, verdad?

    ResponderEliminar