jueves, 26 de abril de 2012

El resplandior: la china

Ultimamente, sospecho que por culpa de mi nueva afición a salir a la calle, noto esa sensación tan peculiar a la par que conocida, bullendo muy en el fondo de mi corazoncito, despertando suavemente, rebelándose contra la jaula en la que había conseguido meterlo. El resplandior. Acechante, imparable, genético.

Hace un par de días salí del curro y tuve que esperar una media hora a que pasara la guagua. Por suerte ultimamente me he acostumbrado a llevar mi libro electrónico siempre encima, así que me senté en el banquito y me dejé absorber por las ovejitas de Glennkill y sus pesquisas.

De repente mi sentido resplandiórico empezó a pitar suavemente, prudente, y luego cada vez más rapido: PIPIPIPIPIPIPIPIIIIIIIIIIII. Alguien se acercaba a velocidad constante y decidida hacia mí, que estaba practicamente sola en la estación. Si estás sola en un sitio donde sueles esperar y alguien viene directamente hacia ti en lugar de sentarse a tomar por saco como debe hacer la gente decente, es, o que te conoce, o que te quiere robar. O eso entiende mi sentido resplandiórico, que ultimamente piensa que todo el mundo me quiere robar, como si yo tuviera algo susceptible de ser robado. Vale si, ahora que lo pienso tengo a Aifi. Probablemente lo que siento es lo que sienten las madres al pasear a sus bebés, que alguien se los va a arrebatar y a salir corriendo.

En fin, que noté que alguien venía enfocado y entonces levanté la mirada, y vi que era una china. Bueno, o asiática, que así solo de verla su nacionalidad exacta no la sabía, pero cuando la vi no pensé "mira, una asiática", sino "mira, una china". En fin, que la china viene directa y sienta su pequeño culito asiático al lado de mí con una gran sonrisa china en su rostro. Y me dice:

- Echo que es? (señalando mi libro, así, sin decirme hola u ofrecerme una rosa antes)
- Emm...un libro. (me va a robar, me va a robaaaaar, seguro que tiene unos compinches ahí detrás!!!!)
- Un libro? En cherio? Y tú lees lo que quieras ahi?
- Emm...si (que bolso más mono, no parece de ladrona)
- Y puedes meter lo que quieras? Con una memoria?
- Con el ordenador, si.
- Ah...y dichionario también?
- Emm, si, supongo que si.
- Y cuánto cuesta?
- Como 100 euros.
- Ahhhhhhhh. Entonces dichionario también? Por ejemplo dichionario Coreano- Español?
- Si.
- Busco palabra Coreano ahí y me diche palabra español?
- No sé...supongo que si.
-...(me mira)
-...(intento seguir con las ovejas)
-...(me mira)
- Aunque también puedes meter los libros en coreano directamente...
- Ah chi? Cómo chabe tú que yo coreana? (moviendo el pelo como una actriz de cine).
- ...
- JAJAJAAJAJJAJAAJAJAJA

Y nada, esto es lo que os quería contar. Espero que ningún coreano, chino, asiático, japonés, vietnamita y demás seres de ojos pequeñitos se sienta ofendido porque nadie fue maltratado en la elaboración de este post. Antes de que venga alguien a acusarme de racista. Que luego no duermo, y lloro y...bueno, en realidad no. Lo que es innegable es que tengo un don.

Y esperad las próximas entregas porque, como digo, currar me está nutriendo de experiencias resplandioricas a porrillo.

10 comentarios:

  1. Solo a ti te pueden pasar estas cosas, jajaja

    ResponderEliminar
  2. Me parto con la Srta. Coreana xDDD
    Más anécdotas resplandióricas, please! :D

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la chinocoreana estaba más delgada que tú, por eso la inquina. Si hubiera estado gorda habría cogido un taxi o, mejor, una bicicleta con ruedecitas, porque los chinos son así, un pueblo humilde y coreano.

    ResponderEliminar
  4. Oye, qué curioso, en mi pueblo los chinos (o coreanos) no se relacionan mucho con los demás, sólo hablan entre ellos en chino (o coreano o lo que sea). Tengo una tienda de chinos debajo de mi casa y después de 7 años siguen impertérritos hablando sólo entre ellos sin hacer caso de mis vecin... ¡Qué listos, oye!

    ResponderEliminar
  5. ¿Alechia? No che donde echta Alechia, ¡nadie chabe donde echta Alechia!

    ¿Cheguro que era coreana?

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, qué china más graciosa... Yo me partiría xDDDD

    ResponderEliminar
  8. Y aguantaste ahí estoicamente sin levantarte del banquito???? cuánto rato???? eres mi heroínaaaaaaaaaaaa ^_^.

    ResponderEliminar
  9. Parecía chimpática, no? xD Espero que el bus no tardara mucho. Como dice bequipequi, los asiáticos no son muy de relacionarse con los españoles.
    Chica, tienes imán para los extranjeros. Me estoy acordando del niño negrito que se te sentó también al lado en un banco.
    Jo, a mí nunca me pasan estas cosas. Y claro, luego no tengo anécdotas para contarlas en mi blog. :/
    Esperamos nuevas entregas resplandióricas. ;)

    ResponderEliminar