sábado, 7 de julio de 2012

No lo llames gerontofilia, llámalo Daddy Issues

Estoy en plenos examenes y además un poquito bloqueadilla bloguisticamente así que tras mucho meditar qué escribir he recordado un post que hace tiempo quería hacer. Uno de mis tops: Maduritos que no me importaría que me dieran lo mío.

Hipotéticamente, claro, que algunos están realmente demasiado viejos como para llevarlo a la realidad, ighs. He hablado alguna vez de mis Daddy Issues. Cómo se ha traducido eso en mis elecciones en la vida? Pues con un patrón freudiano de manual. Mi primer enamoramiento desgarrador fue de un profesor. A ese le siguieron varios. Mi primer novio me llevaba seis años, el actual también. Son los amantes que menos años me han llevado. Aún hoy en día, consciente de dónde viene mi pasión por los maduritos, siguen pareciendome el colmo de la sexidad. Los maduritos tienen ventajas, pueden prorporcionarte cierta protección, normalmente pertenecen a la vieja escuela que te tratan bien, puede proponerte planes interesantes, invitan, son más estables hormonal y emocionalmente...los maduritos tienen indudablemente sus virtudes. Personalmente reconozco que el puntito perverso de sentirte una conejita inexperta en brazos del hombre maduro me tienta mucho. En fin, obviamente cuando me muevo en el mundo real, para mi madurito significa diez años mayor que yo. Cuando me paso de ahí y la fantasía becomes real, veo en mi mente a mi padre con pulserita de cuero bailando en una discoteca intentando ligar con cuasiadolescentes y como que se me corta el rollo.

Hay un aspecto que los maduritos no saben manejar. Cuando un hombre está en plena crisis de edad, lo que intenta es convencerse a si mismo de que todavía es joven, cambia su vestuario, se rodea de gente joven, intenta bailar salsa, y en general, hace mucho el ridiculo. Las jovencitas como yo, con Daddy Issues, somos legión, y lo que buscamos son hombres maduros, no hombres en una segunda adolescencia. Por eso es mucho más probable que un hombre maduro se ligue a una jovencita siendo lo que él piensa que es ser viejo (manteniendo una cierta elegancia) antes que bailando salsa con una pulserita de cuero y el aura de "dejé a mi mujer porque tenía las tetas caídas" que le envuelve. Si alguna vez sois maduritos con crisis de edad, recordad este post.

Peeeeeero, esto no es la vida en 3D, esto es mi blog, y hoy, vamos a hablar de los maduritos de verdad. Así, lo que para mí un madurito en 3D sería George Clooney, aquí son estos, hombres que han pasado la cincuentena o la sesentena con creces, y aún así siguen estando estupendos. Hombres de verdad que si han tenido crisis de edad, no las hemos notado y que han sabido envejecer sin perder el más minimo de sexidad.


1. Tom Selleck.


Tom es, ha sido y será, el hombre hecho para llevar bigote. Mi padre llevó gran parte de su vida, bigote. Eso hizo que me dieran cantidad de repelús los hombres con bigote. Hasta que Tom entró en mi vida bigotudamente. Se puede ser más masculinamente sexy? Sabéis que no. Tiene el pecho peludo porque es un hombre. Todo en él grita "te fecundo a la primera y casi sin tocarte".



2. Clint Eastwood.



Mi querido Clint no puede fallar en este post. Flaco, larguirucho, con el ceño eternamente fruncido. Un hombre de los de verdad. "Intenté ser razonable, no me gustó". Solo alguien con las gónadas estupendamente colocadas podría decir algo así. Si me dice alguien una frase así, yo le doy lo suyo. Porque a mí a veces tampoco me gusta ser razonable, a veces veo que voy paralela a la racionalidad, y aún así no quiero cambiar de carril. Y es Robert Kincaid. "Esta certeza solo se tiene una vez en la vida, Francesca". Pues eso, que Clint es un hombre de verdad de los que te arrancan la ropa en el porche y con el paso de los años se sientan a ver crecer a tus nietos.




3. Sean Connery.


Hace unas semanas leí que se había muerto. Me entraron todos los males. Resultó ser mentira. Menos mal. Sean, Bond, Sean. Otro hombre hecho y derecho. Escocés, lo que le da puntos de sexidad lo mires por donde lo mires. Vive en un castillo, es Sir, es guapo a rabiar con sus casi 82 años...me encanta. Y está calvo y no importa. Y está viejo viejo y no importa. En su cara se intuye una vida plenamente vivida y disfrutada, y si no puedes ver lo interesante que es eso, sal de mi blog. Y además compartimos cumpleaños, que es como una extraña unión mistica que tenemos los seres humanos unos con otros.




4. Gabriel Byrne.


Gabriel es clavado al primer profesor del que me enamoré. Quizá por eso cuando era una tierna adolescente y fui a ver "The man in the iron mask" al cine, a pesar de que mi objetivo principal era Leonardo DiCaprio, sentí picores romanticos por Gabriel. Tiene esa mirada torturada que me fascina, es irlandés, algo que una enamorada de Irlanda como yo no puede dejar de apreciar, y aunque no es un hombre hombre como los anteriores, tiene ese puntito tierno que le hace muy muy sexy. Lo peor de Gabriel es que al no ser muy alto está envejeciendo poco seximente, pero yo se lo perdono.



5. Alan rickman.


Sé que no soy la única fan de Alan. Alan...qué tendrá Alan que es tan terriblemente atractivo? Si al mirarlo detenidamente una se da cuenta de que es más feo que guapo. Pero da igual, tiene esa postura envaradamente británica, ese acento sexy y esa manera de mirar que dice "por dentro tengo un alma hirviendo que no te voy a dejar ver". Alan como el coronel Brandon, Alan como Snape, Alan como madurito en crisis en Love Actually. Alan es adorable.



6. Ken Watanabe.


Cuando una piensa en asiaticos piensa en tios esmirriadillos, con la churra tirando a pequeña, con caras aniñadas...y luego encontramos a Ken. Odiosmío-Ken-Watanabe. Hasta el nombre me pone. Es más joven que los demás, pero sin duda da el tipo de madurito. Es guapo, guapo de una manera única y especial, es un hombre-hombre. Y es el presidente. A Ken me lo imagino llegando a casa después de trabajar, con la camisa oliendo a una mezcla de perfume de hombre con sudor del día, ese olor único que tiene el hombre al que amas después de trabajar, seguro que todas lo conocéis...



Y estos son mis maduritos. Y los vuestros? Me dejaréis de querer por gerontofílica?

20 comentarios:

  1. Pues yo a tu lista le quitaría a Tom Selleck y le agregaría a Richard Gere, porque tiene una cara de romanticón tremenda, y ahí estaría lista. Aunque Alan a veces me da impresión de violador, así que tal vez también lo quitaría. Puede que para reemplazarlo por George Clooney, que tiene esa súper mirada...
    Y Gabriel en The man in the iron mask está totalmente secuestrable! (Aunque eso puede tener que ver con que estoy completamente enamorada de D'Artagnan)

    ResponderEliminar
  2. Cómo te vamos a dejar de querer si últimamente no haces más que animarnos las tardes/noches xDDD
    Ains, a mí Alan Rickmann tb mencanta, y Tom.Y también añadiría a Clooney.
    Soy muy fan de tu gerontofilia XD

    ResponderEliminar
  3. Secundo la moción con Alan Rickman y Ken Watanabe. Además añado a Trent Reznor :)
    Me encanta el concepto "Daddy Issues", tendré que adoptarlo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Es coincidencia que todos tus maduritos sean actores?
    Es decir, ¿por qué no otro tipo de profesionales? Además, la de actor es como vivir otra vida, representando, fingiendo, caracterizando un personaje. Aunque sea el de madurito.

    ResponderEliminar
  5. Gilf!

    Coincido en el atractivo de todos, menos en el de Alan. Y me alegra sobremanera que no hayas incluído al fofo blancujo de Richard Gere. Cuando lo veo en bañador siempre pienso "parece que acaba de salir de una bañera tras 8 horas a remojo".

    ResponderEliminar
  6. Añado que he contestado antes de leer los comentarios. Así que Cam, no sufras, nunca nos pelearemos por Richard ;-)

    ResponderEliminar
  7. Me quedo los tres primeros. Añade el toque necrófilo con Paul Newman (el hombre más guapo que ha habido y habrá) y no tengo nada más que decir.

    Sean está mucho mejor ahora que de joven.

    ResponderEliminar
  8. Coincido con casi todos, no me gusta mucho clint en ese aspecto y me falta Jeremy Irons, ainnnnnssssss

    ResponderEliminar
  9. Jaajaja! Me mola eso de los "daddy issues"! Coincido contigo en lo de Sean Connery: el HOMBRE! Y también en lo de Alan Rickman. Es feo pero tiene ese puntito sexy y tierno a la vez... Me encantó en Sentido y Sensibilidad y luego, en Love Actually me acabó de conquistar.
    Yo añadiría a esa lista a señores estupendos como George Clooney, el siempre elegante Jeremy Irons (ains, mi Jeremy) y Harrison Ford, que tiene una mirada arrebatadora.
    Ah, y éste no es de los típicos, pero me mola Hugh Laurie, no como Dr. House, que me cansa, sino él, tal cual. (Por cierto, también sale en Sentido y Sensibilidad. Es el marido cascarrabias y aburrido de su mujer. xD).
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Ah!!! Para que no sean todo actores: El periodista y presentador David Cantero me pone... Buffffff!!!!!! xD
    Qué 51 años tan bien llevados! ^^

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno el post. :)

    La verdad es que nunca me he planteado mis "daddy issues", pero creo que Tom Selleck estaría entre ellos, seh. Los demás... Ummmm... No creo. Aunque La Grata apunta a David Cantero y estoy de acuerdo con ella, sí, sí y sí.

    :)

    ResponderEliminar
  12. Gabriel Byrne y Ken-OMG-Watanabe... Y como Bichejo, también añadiría a Paul Newman, señor, qué ojos!

    Pero Watanabe, me has ganao con Watanabe... es total y absolutamente secuestrable xD

    ResponderEliminar
  13. Menos mal que todas tenemos DAddy issues, si no, qué vergüenza...
    Estoy de acuerdo en incluir a Harrison Ford, que ha envejecido que duele de delicia. Aunque, hasta el final de los tiempos, el hombre más sexy, más masculino, sensual y con una voz que de sólo pensar en ella te eriza la piel, es Sean Connery. Después de él, cualquier hombre es sólo un mortal.

    ResponderEliminar
  14. Estoy de acuerdo en Sean totalmente, es uno de mis grandes amores. Añado a Iggy Pop, Marlon Brando y Choi Min-Sik. Solamente tres, que la lista de maduritos sexys puede ser interminable.

    ResponderEliminar
  15. Buf, pues aunque Ken me pone mil millones, he de reconocer que yo soy mas de Mrs Robinson issues.
    Yo soy una amante de autoescuela vocacional...


    BTW. Gabriel hace unos añitos mal, pero ahora es que se parece a mi suegro. Asi libido bajo cero, vamos.

    ResponderEliminar
  16. Digamos que interesante el post y vuestras respuestas. Si me permitís, os cuento un "daddy issue" del que fui protagonista, aunque sea imposible creerlo; y sin quererlo, obviamente.

    Resulta que yendo al curro, uno pilla o procura pillar siempre el mismo tren, así que más o menos ve siempre las mismas caras. En una de estas vea a una chica de no más de dieciséis que mi mira. ¿Cuanto tiempo llevaría empanada así? Ni idea. La cuestión es que se gira se toca la cara y vuelve a girarse, al tiempo que me planta una sonrisa de tres pares. Me sorprende, pero en ese momento ni me doy cuenta. ¿Qué le vamos a hacer? Las neuronas no dan para más. Le devuelvo la sonrisa, claro.

    Total que día a día, al final pillo; ¿y qué hago? Joer, si hubiera sido precoz, podría haber sido mi hija. Decido despistar y pillar un tren antes, que va hasta los topes de colegiales. Descubro que tiene la ventaja de que como la mayoría son unos enanos, el ambiente en las alturas es mucho más agradable, así que me abono al mismo. Pero claro, dos días más tarde toda la troupe de la chica se meten a presión en el tren y ahí, leer es ya ciencia ficción. Con las sacudidas la gente se coloca y el tetris más o menos estable se organiza rápidamente. La chica queda casi a tocar mio, ¡oh, casualidad! Pues esa no es la casualidad, no. A medio camino el tren da un frenazo que casi salimos todos por la cabina y anuncia avería en la línea. Media hora más tarde llegamos a una estación donde medio país intenta subir al tren. Y como no podía ser de otro modo, la chica se coloca casi encima mío. Ni bailando hubiéramos estado más cerca, más pegados, más...

    Bueno, ella flipó lo suyo, que anda que no se le notaba, y ni que decir tiene que la historia se repetió casi a cada día. Terminó el curso, y al siguiente septiembre ya no apareció, con lo que supongo que terminó el bachillerato y fue a la universidad. Lo supongo, por que por las conversaciones que oía de los chicos, ella era un buen portento. Y eso es todo.

    Joer, vaya prosa me he currado.

    Besos, chicas.

    ResponderEliminar
  17. Cuando he llegado a Alan no he podido pensar en nada más *________________*

    ResponderEliminar
  18. Tony Bourdain... <3
    A.

    ResponderEliminar
  19. Me veo identificada. No es tan raro. Siempre he tenido gusto por hombres mayores, con 11 años me enamoré de un chico de 22, y casi siempre me han gustado los hombres que estaban en la veintena, muy raras veces de más de treinta, así que no sé hasta qué punto en realidad tengo "daddy issues", porque ahora me gustan los que están en mi rango. Hace un año, con 23, me enrollé con un hombre mayor, muy mayor, tan mayor que jamás creí que me vería con alguien así, pero ocurrió que este hombre que se cruzó en mi camino era una estrella del rock de los 70. Cosas inauditas que le pasan a una. Era mi amor platónico, como lo son para ti los atractivos caballeros que has puesto en el post. Puede que incluso más aún.
    Tras tal novelesca experiencia, créeme si te digo que hay maduritos que nunca maduran y siguen siendo unos adolescentes por dentro, son peter panes, tanto para lo bueno como para lo malo. Es el riesgo que una asume correr.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Por cierto, haré una confesión: tras estar con esta persona, desarrollé una extraña excitación sexual en el contraste de ser una mujer joven y bella respecto a un hombre mayor (que no decrépito, bello aún a su edad). Obviamente sólo me pasa con esta persona, no con el resto de hombres mayores, ya que a veces me asaltaban pensamientos como "el jubilado que está sentado en el autobús a tu izquierda con la boina tiene la misma edad que él", aunque el "mío" era un jubilado del olimpo de los dioses del rock. De los que aún se conservan atractivos. Perdón por el excurso. Necesitaba soltar este pensamiento públicamente (nadie lo sabe todavía que esa sensación me gusta).

    ResponderEliminar