jueves, 16 de agosto de 2012

Dudas

Más de un mes desde la última entrada. Lo sé. Una mierda pinchada en un palo. Cuando la escribí estaba en plenos examenes, luego terminé los examenes y tuve que terminar en el curro. Luego terminé en el curro y me fuí de viaje con P por Portugal, y desde que volví de Portugal he estado en la ciudad de P, vagueando. Vagueando con muchos remordimientos, tengo que decir. Con deciros que no he mirado las notas de Julio...recordáis mi problema con los mails? Pues se ha hecho extensible a las notas. Me llegaba el mail con la nota y a mí me entraba autentico TERROR. Así que aquí estoy, en un limbo muy chungo de no querer saber nada de la carrera hasta el último minuto, cuando sea algo totalmente inevitable enfrentarme a ello.

Por otro lado, me preocupa otra cosa.

Nunca he estado especialmente unida a mi isla, al menos no encadenada. Soy un espiritu libre, lo que más me gusta del mundo es viajar. Podría estar continuamente lejos de casa, viviendo aquí, o allá. Viví un año en Bolonia y unos meses en León, sola. Mis padres y mi hermano vivieron un año en EEUU y yo me quedé en mi casa. Así que tampoco me supone un problema separarme de mi familia y eso que me siento muy unida a ellos como grupo. Por suerte mis padres nos han inculcado una gran independencia en ese sentido, vivir aquí, vivir allá, te hace crecer como persona, te da una visión del mundo que no puedes tener si no sales de tu ciudad nunca, me parece algo terriblemente positivo. Por eso, cuando empecé con P, no me preocupaba ese aspecto, a mí no me importaba moverme de ciudad. Obviamente tendría que moverme yo, puesto que no tengo trabajo fijo y cuando termine la carrera me dará lo mismo buscar trabajo en un sitio u otro, no? Además el es funcionario, no está la cosa para decir "me mudo locamente a buscar curro en tu isla". Pues bien, como digo, nunca me preocupó. Hasta me hacía ilusión.
P vive en una ciudad preciosa, mágica, con mucha vida y con mucha historia mires donde mires.
Y sin embargo...no la siento mi casa. Quizá es solo algo provisional, pero de repente mudarme definitivamente no me parece tan buena idea.

No tiene nada que ver con P, vivir con él es asombrosamente fácil. Es muy sereno y nunca se enfada, por lo menos comparado conmigo que soy altamenter inflamable. Y es un novio estupendo. Pero...hay algo que no encaja. A lo mejor es pronto para tener estas dudas, pero de repente, no poder ver a mi familia pesa mucho. De repente me doy cuenta de que hay un pequeñito al que no veré crecer, gente con la que no podré tomar café siempre que quiera, que no viviré los últimos años de mis abuelos. Que cuando tenga mis propios hijos no podré dejarlos con mi madre, ni jugarán con sus primos. Que mi familia será su familia. Que estaré sola, una intrusa en una cultura que no es la suya, que en muchos sentidos está muy atrasada para mí. Un sitio donde tristemente hay mucho garrulo suelto.

Y de repente esas cosas que antes no me pesaban, pesan. Y estoy preocupada porque vuelvo a estar en una encrucijada. Porque si dejo a P sé que me arrepentiré, porque le quiero y me encanta estar con él, pero no sé si estoy dispuesta a pagar ese precio, porque mudarse es algo bastante definitivo, y aunque suena muy bonito decir "prueba", lo cierto es que cuando cruzas una puerta muchas veces el escenario que dejas detrás desaparece. Todo cambia cuando tomas una decisión, empezando por ti misma. Y puede que te encuentres sin lugar al que volver.

Mi tentación es no pensar en ello, hacer como con los mails y las notas...meterme en el caparazón...pero es eso lo mejor?

28 comentarios:

  1. Uff, qué complicado. Yo, que vivo sin raíces (y me duele), no sé si te lo recomendaría. Pero claro, yo no tengo a un P. que compense dejar los lazos lejos (no romperlos, pero soltarlos).

    Es difícil.

    Eso sí, lo de esconderse y hacer como que no existe, eso sí que no.

    ResponderEliminar
  2. Primero, lo que es antes: o sea, las notas. Debes enfrentarlo, Pétalo. Tendrás que saber si has acabado la carrera, no?
    Tienes miedo porque no te salieron bien los exámenes? Ahora ya, no puedes hacer nada al respecto. Antes o después tendrás que saber las notas. No vale esconderse, ya eres mayor.
    Y lo otro, pues... Tampoco puedes posponerlo indefinidamente.
    Pero si tienes dudas... no es buena señal. No quiero decir con eso que no quieras a P, porque es obvio que le quieres por cómo hablas de él. Pero si no sabes si estarías dispuesta a dejar tu isla y a tu gente por estar con él, quizá eso signifique algo.
    Más todavía si dices que no te sientes especialmente ligada a tu isla y que eres un espíritu independiente que no necesita estar a todas horas con su familia.
    Está claro que si te vas a vivir a la ciudad de P, habrá cosas que te perderás... Pero tampoco creo que vaya a ser tanto. Al fin y al cabo, seguro que vas a tu tierra varias veces al año. Que sí, que no es lo mismo, pero tú sabrás lo que pesa más.
    Toda decisión, toda elección implica renunciar a algo. Tu sabrás a qué prefieres renunciar.
    Mira: mi padre es andaluz, y lleva más de media vida en Valencia. Y sí, a veces echa de menos su tierra, va un par de veces al año, allí tiene amigos, un hermano y tenía a sus padres.
    Pero estoy segura que no volvería a su tierra.
    Tiene a su mujer y a su hija aquí. Su trabajo y su vida hecha.
    Y créeme que no se siente para nada desarraigado.
    Mi tío hizo lo mismo: dejó Valencia y se fue a Madrid a trabajar, en principio, para un año. Lleva ya casi 30. Su mujer también está allí, su trabajo, su vida.
    Y le pregunté si echaba de menos Valencia y si volvería y me dio un no rotundo.
    En fin, son ejemplos que tengo a mano, por si te pueden ayudar.
    Pero al final, la decisión es tuya. Piensa qué estás dispuesta a sacrificar y qué no, y en función de eso, decide.
    Y afronta las cosas. No tengas miedo. Si haces caso a lo que te dice el corazón, no creo que te equivoques.
    Un beso y ánimo. ;)

    PS: Me alegra leerte de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Uf, es complicado... pero me temo que la solución no es aparcarlo indefinidamente. Igual aún es pronto, pero en un momento u otro tendrás que pensar en ello de verdad y para tomar una decisión.

    Sea lo que sea, suerte y mucho ánimo.

    ¡¡Y mira las notas, maldita!!

    ResponderEliminar
  4. Si algo he ido aprendiendo poco a poco, es que nadie espera por nadie, y que todo el mundo hace su camino sin pararse a pensar en amigos y familia. Recuerdo que hace años tenía la idea idílica de que estaba atado a mi isla por la familia y los amigos. Luego uno se da cuenta que cuando alguno de ellos se plantea liarse la manta a la cabeza y mudarse a la península, o donde sea, no se echa atrás por nadie. O lo que es peor: cuando la gente se independiza con su pareja y comienza su propia vida familiar, al final acabas viéndolos tanto como si vivieran fuera.

    Si me fuera a trabajar fuera, me pesaría lo mismo que a ti: no ver crecer a mi primo ni estar con mis abuelos, pero quitando eso, no lo dudaría. Piensa que si te resulta muy horrible, siempre puedes volver...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Lo primero... mira las notas por dios!!!! Que nervios! jajaja
    Y con respecto a lo otro... y si buscas trabajo? y si consigues en la ciudad de P o alrededores... quizas sea la señal, no? Piénsalo!
    Muaks!

    ResponderEliminar
  6. Quizá el problema es que te lo has tomado como que tiene que ser algo definitivo. La vida da muchas vueltas y quien sabe si en un futuro se os pueda presentar una oportunidad maravillosa para volver a tu tierra (las funcionarios pueden pedir traslados y todavía tengo esperanza de que en este país mejoren las cosas). Sólo tú puedes decir si ese "puede" te compensa para dejarlo todo ahora. Ánimo!!

    ResponderEliminar
  7. Los que vivimos en el extranjero (y cada vez somos más, como bien se sabe) tenemos estas dudas a la orden del día. Cada uno se las resuelve como buenamente puede, algunos al final vuelven porque les tira más la tierra, y otros se quedan y forman familias en el extranjero, como la famosa mamaenalemania.

    Los que se (nos) autoconvencen(mos) de quedarnos fuera de muchas experiencias con nuestra familia más cercana lo hacemos por convicción de que estamos ganando otras cosas por el camino. La compañía de un novio que viene de lejos, la conveniencia de un mejor trabajo, mayor calidad de vida, la independencia que da el tenérselas que apañar uno solo...

    También comentan por arriba que al final los amigos y familia de la tierra van a hacer su vida por su cuenta. Esto es verdad hasta cierto punto. La cosa es que en España tenemos un sentimiento de dependencia hacia los padres y familia que a veces raya en lo obsesivo (los padres también lo tienen hacia los hijos, veáse el caso de 35-añeros que aún viven con mami porque croquetas como las suyas no encuentran en otro sitio).

    Resumiendo, hay que ver qué prioridades se tienen en la vida. Si esas prioridades son estar cerca de la familia, por encima de otras cosas que nos puede otorgar el vivir lejos de ella, hay que ser realista y obrar en consecuencia. Y como dicen también arriba, esto se puede ignorar más o menos tiempo, pero el tema acaba volviendo, siempre.

    ResponderEliminar
  8. Pétalo, a mí me pasa al contrario: Los que se van son ellos.
    Mis padres y mi hermano se van a Alemania a principios de septiembre. Yo di a luz hace 9 días y mi novio es transportista internacional. Él no quiere que nos vayamos a Alemania (allí tenemos trabajo cuando queramos y vivienda) y yo he tenido que decidir entre quedarme aquí completamente sola (porque estoy muy unida a mi madre y ver que se va me está partiendo por la mitad) cuidando de un bebé u obligar a mi pareja a que sea él quien deje todo e irnos. De momento he decidido que voy a probar a quedarme aquí. En algún momento de mi vida debo desligarme y, al fin y al cabo, yo estoy formando mi propia familia, pero no cierro la puerta a irme. Estoy casi segura de que allí nos iría mejor que aquí con creces, sobre todo para mi hijo.
    Yo de ti haría lo mismo: prueba a asentarte con tu novio en su ciudad. No sabes cómo puede irte. Y siempre puedes echarte atrás si ves que no puedes con la nostalgia o que no te sientes a gusto. Es un paso muy importante pero en algún momento hay que darlo. Puedes estar en contacto con ellos vía Skype a diario e ir a verlos tan a menudo como quieras. Así que... mi consejo es que pruebes.

    Y mira las notas y cuéntanos!!

    Saludos,

    Maggie.

    ResponderEliminar
  9. Creo que no es bueno tomar las decisiones pensando en un futuro que desconoces por completo, no sabes por dónde va a llevar la vida a tu familia y a tus amigos, tampoco sabes por dónde te va a llevar a ti o a P...
    De todas formas, pase lo que pase, decide tú y decide algo, y luego vive lo que has decidido con total convicción.

    ResponderEliminar

  10. Pétalo, en esto tengo experiencia y te puedo decir que siempre tendrás un lugar al que volver, si no están tus padres, estará tu hermano, o esa gente con la que tomas café. Por eso no te preocupes.

    Sobre todas las experiencias que detallas y a las que en teoría tendrías que renunciar, bueno, eso es elegir, quedarse con unas cosas y dejar o aparcar otras, tampoco tiene porqué ser definitivo, lo puedes probar, a ver qué tal te va, sencillamente no lo veas como algo tan definitivo, no se sabe nunca lo que puede pasar.

    Y para mí tiene mucha razón el que dice que una vez que la familia cambia por alguna razón -una muerte, la marcha de varios de sus miembros para formar la suya propia- les ves tan poco como si viviesen fuera.

    Decidas lo que decidas, espero que te vaya muy bien.

    ResponderEliminar
  11. Siempre asusta tener que tomar una decisión tan importante, pero estoy de acuerdo con lo que comentan más arriba, siempre puedes volver y no significa que pierdas totalmente el contacto con tu gente.

    Mis padres son de otra comunidad a chorrocientos km de donde vivimos y siempre he visto a mi familia 2 veces al año. Irme a vivir con Pompa fue una muy buena decisión, no veo a mis padres todas las semanas, pero no me importa, estamos en contacto cuando nos apetece (posiblemente soy un poco "despegada" jeje) Probablemente al ver a toda mi familia tan pocas veces al año me ha hecho acostumbrarme a tener el contacto con ellos de otra forma.

    En este caso eres tú quien debe sopesar los pros y los contras y decidir lo que mejor te vaya ;)

    Y mira las notas!! ;P

    Besos! ^_^

    ResponderEliminar
  12. Un voto más para la notas primero.
    El moverse. Pues eso tienes que pensar si quieres construir algo con tu pareja. seguro que podrás ir a visitar a tu familia. No sé que tan lejos estarás pero si deces que él es funcionario, pues estará en España y España es un coco de pais, todo está cerca.
    Pero si tienes dudas, piénsatelo porque si no hay una decisión fuerte es mejor pensar antes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hace unos meses te hubiera dicho que no te lo pensaras, que probaras a quedarte y formar tu familia (cuando llegue el momento) en otro lugar, donde esté la persona con quien quisieras formarla. Ahora no. Ahora te diría, especialmente si quieres eso, formar una familia, que pienses en que, si se rompe, es probable que decidas volver a tu hogar, separando a tu prole de su padre. Y eso es muy duro para todos.

    Cada uno tiene una experiencia, es asín de chungo, darling.

    ResponderEliminar
  14. Oh, se me olvidaba ¡¡¡MIRA LAS NOTAS YA!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Diossssss... La foto del bebé en la playa disfrazado de tiburón me mata!!!! xD Qué monadaaaaaa!

    ResponderEliminar
  16. Un tema muy interesante el que planteas, en el que nunca hay una respuesta definitiva.

    Yo llevo viviendo fuera de casa desde hace 12 años, de volver allí sólo en vacaciones y algún fin de semana, pero no quiero regresar a vivir día a día ni loco. De hecho cuando era un adolescente soñaba con cumplir los 18 e independizarme, nunca he tenido mucha dependencia de la familia. Yo estaré encantado de hacer mi vida lejos de casa.

    Sin embargo, conozco gente que pasan de los 30 y viven con los padres con mucho gusto, porque están muy "enmadrados" y a mí me saca un poco de quicio, porque se están perdiendo cosas que les harían crecer mucho más. Por independizado que te creas, hasta que no vives solo de verdad no creces del todo.

    Yo te diría que pruebes a vivir con esa persona y veas poco a poco lo que pasa, creo que todavía eres joven para pensar en formar familias y todo eso, no deberías agobiarte aún con esos temas. La vida da muchas vueltas.

    Y mira las notas, que hacer la avestruz no ayuda a solucionar problemas, más bien al contrario

    ResponderEliminar
  17. Mira las notas, demoña!

    En segundo lugar, yo creo que me lo timaría como algo provisional lo de la mudanza con tu chico. Vamos a ver, yo creo que las relaciones son cosas que te tienes que currar día a día, que no es que te levantes un día, decidas que va a ser "para siempre" y ya se acabaron las dudas. Creo que un día decides mudarte y luego cada semana decides que ese es el lugar donde quieres estar (más o menos, a no ser que lo tengas clarísimo).

    Como te han dicho más arriba, al final la vida va de elecciones, de coger unas cosas y dejarte otras por el camino. A tu familia la vas a seguir viendo, estén en tu misma ciudad o en las Chimbambas, al menos es así como lo veo yo. En cualquier caso, ¡ánimo! Es una decisión difícil

    ResponderEliminar
  18. Las personas vienen y van. Quienes te parece que estarán siempre en el mismo lugar, un día hacen las maletas y vuelan de allí, así que este no es motivo para atarse a un sitio.
    Y tú deberás encontrar tu propio lugar, sabiendo que incluso allí también puedes estar de paso.

    besos

    ResponderEliminar
  19. Llevo dos semanas en una encrucijada parecida, pero no igual...

    Soy la primera que necesita respuestas. Lo siento por no ayudarte :(

    ResponderEliminar
  20. En eso te comprendo perfectamente.

    Con mi expareja teníamos claro lo que queríamos, vivir en Madrid, tener churumbeles y tal... y de repente: "oh, problema, ¿dónde dejamos a los niños?" y entonces optamos por esperar un año y dejar mi trabajo e irme para León...

    MEEEEEEEC, menos mal me dejó antes.


    No sé, ahora mismo ya ni pienso en esas cosas. El día que tenga que dar ese paso lo afrontaré como mejor sea, pero no podría volver a Mallorca.

    Mucha suerte y tú haz lo que creas que es lo mejor para ambos.

    ResponderEliminar
  21. Las dudas las tienes con tu pareja, no te mientas a ti misma, si no las tuvieras este post no existiria

    ResponderEliminar
  22. Anónimo, vives en un mundo de piruleta, ¿no? ¿En serio crees que las únicas dudas posibles son "le quiero o no le quiero"? Juas.

    ResponderEliminar
  23. Lo correcto siempre es seguir tu intuición, ni lo que dice tu corazón o tu cabeza, sigue tu intuición. En cualquier caso no deberías dejar de intentarlo porque decir luego 'me arrepiento de no haber hecho tal cosa' puede ser horrible, para arrepentirse siempre hay tiempo, aprendemos y nos hacemos mejores personas, más válidas, cuando cometemos errores y aprendemos una lección. Eres suuuper joven, la vida de tantas vueltas que la verdad no deberías comerte tanto el tarro porque de nada te va a servir, aunque hoy pensases que la ciudad de p es maravillosa y podría ser tu hogar mañana puede que todo cambie de repente, eso pasa constantemente. Suerte y, lo dicho, sigue tu intuición.

    ResponderEliminar
  24. En ningún sitio se te impone que es una decisión de ¡ya!, un: mi isla/familia/amigos o P. Por qué no lo hablas con él? quizás a él en un futuro no le importaría pedir un traslado (más adelante, cuando las cosas estén mejor).
    Si te viene todo eso a la cabeza es porque ves un futuro con él, pero... no ves el dónde.
    No hay una solución mágica para nada, eso ya lo sabes.
    Ahora es descubrir lo que a ti te llenaría, lo que te haría feliz. Y recuerda, primero es un "me quiero" y luego el "te quiero", piensa en lo que tú necesitas, es lo que quieres. Eso sí, yo lo haría cuando tengas las puertas bien cerradas: ejemplo, tus notas.
    Mente tranquila, decisiones más sabias.

    ResponderEliminar
  25. Según mi punto de vista, las dudas que se te plantean son normales y no tienen nada de extraño.

    Estás a punto de pasar a otra etapa en tu vida, y ves el camino a elegir como algo definitivo, por lo que el miedo a tomar el camino equivocado crece.

    Has vivido fuera en otras ocasiones, pero creo que no lo has tomado como la elección definitiva de un camino en tu vida. Ahora hablas de algo más definitivo, o tu misma lo tomas como algo más definitivo, y lo cierto es que nadie podrá darte consejos que te sirvan, porque las respuestas sólo las tendrás tu.

    Eso sí, las respuestas no creo que las encuentres metiendo la cabeza bajo tierra.

    Suerte ;)

    ResponderEliminar
  26. Gracias a todos. No os contesto uno a uno porque me repetiría mucho. La ciudad es estupenda, y debe de tener también gente estupenda...pero me encuentro tanto garrulo que a veces me da grimita. Y es una sensación de "si, me gusta la ciudad, pero no la he podido elegir", y parece que eso como que te frena un poco. Y lo que han dicho por ahí arriba de que me lo tomo como algo más o menos definitivo. Y es verdad, me lo tomo así porque creo que es la manera correcta de plantearse las relaciones. No sé, yo cuando estoy con alguien estoy con él para toda la vida. Que está clarisimo que normalmente no son para toda la vida, pero hay una diferencia entre saber que las cosas pueden cambiar, y no vivirlas como si fueran para siempre. Y bueno, soy joven, pero mañana cumplo 27 tacos. Para cuando me venga definitivamente creo que ya tendré una edad en la que la gente empieza a plantearse un futuro más estable. Que hablo de hijos y todo...pues si, es algo que tengo muy claro que quiero, y la posibilidad está de que esta sea su ciudad. Y es absurdo decir "voy probando, voy probando, voy probando", si desde el principio sabes que va a ser que no. No me gustaría ni perder el tiempo yo, ni hacerselo perder a P. También es que Agosto es un mes dificil, muchos cumpleaños en mi familia, mucha morriña. Pero con el paso de los días las dudas se han ido disipando un poco y creo que tras la morriña inicial podría funcionar. Muchas gracias a todos por vuestras opiniones.

    Mi bebé tiburón es la leche merengada, XD.

    Anónimo, que bien lees mi alma, la próxima vez escríbeme tú el post, guapo, que sabes mejor que yo cuales son mis sueños y mis preocupaciones.

    ResponderEliminar
  27. No era mi intención ofenderte con mi comentario, lamento mucho que te lo tomaras así, como una ofensa. Simplemente era mi opinión respecto a lo que tú contabas en tu post. No eran "palmaditas en la espalda" de ánimo como el resto, pero nunca me ha parecido que escribas tus post para que tus lectores te aplaudan, los escribes para desahogarte y en ocasiones para pedir opinión. Las opiniones no han de ser obligatoriamente todas favorables, flaco favor te hace quien no ve las cosas como tú y se lo calla, aunque quede bien.

    A mi me parece que en el momento en que escribiste el post esas dudas te las planteaba tu relación de pareja, no porque yo sea adivino, que no lo soy, si no porque era lo que se desprendía, siempre en mi opinión, de tus palabras, nada mas.
    Mis disculpas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no me he ofendido, te he contestado así porque pensaba que serías un trolcillo de los que vienen, intentan decir algo hiriente y ya no vuelven más. Como veo que eres un lector habitual te pido disculpas. Tienes razón, no voy buscando palmaditas en la espalda, pero realmente suelo decir las cosas claras, si mis dudas fueran con mi relación de pareja, lo habría dicho claramente. La verdad es que no, si de algo no tengo dudas ahora mismo es de eso, me siento muy feliz en ese sentido, :). Gracias por tu participación, de verdad.

      Eliminar