viernes, 9 de noviembre de 2012

La decepción

La decepción es uno de los sentimientos más repugnantes que se pueden sentir. Por lo menos yo es de las cosas que más sufro. Esa sensación de que las ilusiones que te habías hecho se van por el sumidero y que después de eso ya nada será igual. En cada depepción, se pierde un poco de inocencia, que es reemplazada por un poquitín de cinismo y de previsión de desastres. Y como el primo bondadoso (y traidor) de la decepción es la ilusión, que es un sentimiento que te llena el alma y te rebosa por las orejas, dándote perspectivas de felicidad, casi drogándote, pues es una mierda, porque cuanta más decepciones sufres, más inocencia pierdes y menos ilusión desaforada sientes.

Pero me parece un error culpar de nuestras decepciones a los demás. Odio profundamente cuando escucho a alguien decir que otro alguien le ha decepcionado.

Y es que...siempre he pensado que la decepción es algo que tú sientes, un sentimiento que de alguna manera te autoprovocas. Poner en manos de alguien la posibilidad de que te decepcione, significa que en cierto modo lo tienes sometido a examen. Y, al menos yo, no creo que sea ninguna joya de la corona que deba someter a los demás a una gymkhana por mi amor o mi amistad. Vamos, si yo sospechara que mis amigos me tienen vigilada con lupa a ver si les ofendo de alguna u otra manera, les diría que por mi parte pueden coger carpeta y buscarse a un amigo más digno de su compañía.
Al fin y al cabo, si yo me siento decepcionada por algo, es mi problema, puesto que fui yo la que primero se creó las ilusiones de como esa persona iba a comportarse, y por lo tanto soy yo la que debo reevaluar mi imagen de esa persona a ver si es real o imaginaria.

Muchas veces he pensado que la mejor manera de evitar esto es dejar de lado las imágenes idealizadas y esforzarse en dejar a la otra persona expresarse tal y como es. Es dificil, pero es el único camino. Cómo somos, cómo son los demás, cómo nos comportamos ante determinadas situaciones. Aceptar que cada persona es la más importante del mundo para ella misma. Y no pretender que te pongan por delante de ellos mismos, puesto que es una pérdida segura. Aprender que nosotros somos los principales responsables de lo que nos pasa, puesto que somos los que decidimos con quién nos relacionamos, cuánto apostamos, cuanto queremos. Que si nos sentimos decepcionados, somos nosotros los que debemos curarnos.

Porque el mayor de los regalos es tener a alguien que  te haga sentir que está ahí. Sin condiciones. Sin examenes. Que te deje ser tú. Que te deje equivocarte y no tenga que perdonarte porque no es necesario (*).

Eso si es una muestra de amistad.

(*) Y si no, se le dice adiós muy buenas.

16 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo en que las decepciones te las llevas tú solo por las ilusiones que te has hecho previamente.
    Hay que conocer a las personas y aceptar cómo son para que unas cuantas decepciones (desde tu punto de vista, claro) no acaben con la ilusión.
    Vamos, que estoy totalmente de acuerdo contigo. Pero tenía que escribirlo :)

    ResponderEliminar
  2. Aunque en el fondo estoy de acuerdo contigo (ya lo sabes, yo creo que estoy loca y que me aguanta un santo), también quiero hacer una puntualización
    Uno hace cosas, cambia cosas, para hacer felices a los demás. No sé, usar ropa interior sexi, maquillarse (o no), ir a ver una peli que no le llama la atención o probar una comida que jamás le ha llamado la atención. Si quieres a una persona intentas que se SIENTA querida, reforzar su confianza y mostrarle con hechos y palabras que estás ahí y piensas que es lo mejor que te ha pasado en la vida. A veces te responderán, a veces no, pero si das mucho de ti y la otra persona no otorga a cambio una parte suficiente de sí misma... ahí si hay decepción. Y tristeza. Y esa nadie se la puede llevar porque, simplemente, no te llenan.

    ResponderEliminar
  3. La decepción va en base a las expectativas.
    Si pones muchas expectativas en una persona, proyecto ó relación hay muchas probabilidades de que acabes decepcionada.
    Cuando haces cosas por los demás, es conveniente que estés segura de que eso que haces u ofreces, los demás lo necesiten ó lo valoran, porque si no acabarás decepcionada, pero simplemente será porque lo que para tí es un regalo para los demás no es nada.
    Hay que tener cuidado con las ilusiones :D
    Besazo

    ResponderEliminar
  4. Cattz, está claro que una relación (de cualquier tipo) se basa en dar y recibir. Uno no puede estar continuamente dando y el otro recibiendo. Pero está en nuestro poder elegir con quien establecemos una relación, no es que te lo asignen. Si tú decides establecer una relacion con una piedra emocional, o con alguien a quien le gusta cazar cuando tú eres una firme defensora de los animales...pues...uno puede sentirse decepcionado, claro que si, lo que creo que es injusto es hacer culpable al otro de tu decepción, tú eres el responsable último de tus elecciones. Quitando ciertos casos puntuales, claro.

    ResponderEliminar
  5. Por ahi alguna vez escuché que la energía es acumulativa, en este caso significa que si estabas ilusionada y no resultó... esa ilusión te dará una alegria mas adelante... es bonito pensarlo asi :) un abrazo y vamos! que somos mujeres, somos muy fuertes!

    ResponderEliminar
  6. A ver... Estoy de acuerdo contigo hasta cierto punto. Pero es que hay decepciones y decepciones.
    Por ejemplo: conoces a un tío que te encanta y te montas la película del siglo porque ha sido majete contigo y ya te crees que está loco por ti. Y luego resulta que casi no sabe ni que existes. Pues mira, sí: ahí has pecado de ilusa y has hecho castillos en el aire sin fundamento. La culpa es tuya. Te jodes.
    Pero hay cosas en las que la culpa es del otro. Y no hay vuelta de hoja. Una traición, una infidelidad.
    Si tienes una relación con alguien, tú esperas de esa persona fidelidad, no? Si tú consideras a alguien amig@, esperas lealtad y reciprocidad. Que no te va a vender o rajar de ti a tus espaldas.
    Cuando eso pasa, la decepción es tremenda. Pero no era culpa tuya. Tú confiabas en esa persona. Esa persona es quien la ha cagado. Y tienes todo el derecho a sentirte decepcionada.
    O el mensaje es que lo mejor es no confiar en nadie para evitar decepciones?

    ResponderEliminar
  7. Yo también creo que la decepción es un sentimiento íntimo y personal, pero siempre viene provocado por alguna o varias situaciones que se van dando en una relación, ya sea esta amorosa, de amistad, laboral, etc...
    Lo que no creo es en ese rollo de que hay que aceptar a los demás como son y que si te decepcionan el culpable eres tú por haber depositado excesivas expectativas en esa persona. A veces esa persona es la que cambia su forma de comportarse, la que descubre su verdadera personalidad, esa que tenía oculta para engatusarte, engañarte, embobarte o como queramos llamarlo. En esos casos, que son muy frecuentes, la decepción que sentimos está muy pero que muy justificada y no tenemos por que sentirnos nosotros mismos culpables, ni siquiera cómplices, si no que lo mas adecuado es "borrar" a esa persona que ha resultado ser mas falso que un duro de madera.

    ResponderEliminar

  8. Gata: SI existen las decepciones, por ejemplo tu jefe te contrata pensando que vas a hacer tu trabajo y lo haces mal. Ahí hay una decepción que tampoco es culpa de tu jefe y se tiene que mamar. Sin embargo creo que el problema está en que en las relaciones personales, de amistad, o de amor, no deberían tener condiciones. Tu amor o amistad no debería depender de lo que hagan o dejen de hacer. Porque se supone que esa relación se ha establecido después de un cierto conocimiento de la persona. Y si esa persona, resulta que no es como parecía ser, nada te impide terminar la relación. Pero tener un amigo e ir haciendole marquitas en un palo? Tener una pareja e ir apuntando cuando se fue con los amigotes en lugar de quedarse en casa, cuando dejó la tapa levantada, cuando se le olvidó el aniversario? Respetarnos a nosotros mismos no significa que los demás tengan que "portarse bien" para que les queramos. Cada persona toma sus decisiones y los demás actuamos en consecuencia, si hace algo que no entra dentro de nuestras expectativas razonables, pues exactamente, se le dice adios muy buenas. Pero en cierta manera me parece que decepcionar a alguien significa que ese alguien está por encima de ti, que necesitas pasar unas pruebas para que te mantenga en su vida. Si la fidelidad para ti es una condición inamovible y es recíproca y está claramente establecida en la relación, me parece perfectamente razonable que si no se cumple te sientas decepcionada. Aunque lo de las culpas siempre me ha parecido que es un tema bastante amplio y ambiguo, pero si, entiendo que es un caso especial en el que no es culpa tuya y la otra persona te decepciona.
    Roy, no es que si te decepcionan el culpable eres tú, la cuestión es que creo que a veces somos incapaces de darnos cuenta de que los demás no tienen las mismas motivaciones que nosotros. Ni los mismos valores morales, ni las mismas inquietudes. A tí te puede parecer que esa persona estaba siendo falsa pero a lo mejor estaba siendo perfectamente acorde con su personalidad. Otra cosa es que tú no hayas sabido ver su personalidad. Y estamos muy de acuerdo en que si esa personalidad no te satisface, lo mejor es borrarla. Pero no entiendo por qué te ha decepcionado. No estaba en un examen, no? Habíais establecido como tenía que comportarse para que fuera tu amigo? Si firmasteis algún tipo de contrato, pues vale. Si no, creo que estaba ejerciendo su derecho a actuar como le viniera en gana. Y a lo mejor esa elección tuvo daños colaterales en tu amistad. Siempre es nuestra decisión mantener esa relación o mandarla al carajo, pero no ir dando o quitando puntos. Si decides mantener la relación, para mí, lo que yo espero de mis amigos, es que estén a muerte, comprometidos, sin examenes.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo contigo en el fondo, pero siempre hay matices. Cada persona es un mundo y frente a una misma situación, reaccionamos de maneras distintas. Está claro que un amigo puede decepcionarte si esperabas que te apoyara en un momento concreto (cuando siempre lo ha hecho) y no ha sido así. Pero también hemos podido ser nosotros mismos los que hemos podido decepcionar a un amigo en otro momento concreto y la cosa se ha quedado ahí.

    Todos podemos fallar a alguien en algún momento dado y eso no significa ni que nosotros estemos a exámen ni ellos. Simplemente pasa, somos personas, imperfectas y por eso mismo, en algún momento vamos a fallar, nos equivocamos y viceversa. Hay que saber ver esos fallos, esas decepciones bajo un prisma realista. Antes nunca te había fallado y lo ha hecho, puedes sentirte decepcionado en ese momento concreto (tienes todo el derecho) pero luego ves en conjunto que siempre está esa persona a tu lado, así que no lo tienes en cuenta. Precisamente por que a la otra persona le ha podido pasar contigo y ha sentido lo mismo y ha pensado después lo mismo, que no pasa nada, que todos somos humanos y siempre estás ahí para esa persona.

    No creo que tenga que ver con tener a una persona a exámen. Todos nos equivocamos y en un momento dado podemos sentirnos decepcionados y decepcionar, simplemente hay que saber ver más allá de ese momento puntual. Hay que ver el conjunto. Si es una persona con la que más de una vez te ha pasado que no ha estado cuando la has necesitado y esperabas que sí lo estuviera, ahí sí tenemos culpa por que ya antes ha reaccionado de esa misma manera. Pero si sucede con una persona que siempre ha estado a tu lado y en un momento puntual no lo ha hecho, ahí para mí, no tenemos culpa por sentirnos decepcionados. Esperabas que estuviera ahí y no lo ha hecho como otras veces. Pero para esto digo también, que hay que ver en conjunto y no dejarnos llevar sólo por ese momento. Es muy posible que nosotros hayamos fallado anteriormente y no nos lo han dicho, por que sólo ha sido un momento puntual.

    Ya me perdonarás el ladrillo que te he puesto!! jiji

    Besos! ^_^

    ResponderEliminar
  10. Burbuja, tú lo has expresado bastante más claro que yo. Hay dos maneras de actuar cuando una persona te decepciona,quitarle puntos o superarlo porque es tu amigo y tiene una cierta inmunidad, no? Eso es más o menos lo que yo quería decir.

    ResponderEliminar
  11. Pétalo:

    Efectivamente y como tú misma dices en el post, la decepción está relacionada directamente con las expectativas. Dependiendo de lo que esperes de los demás, tanto podrán decepcionarte.

    Aunque también es muy triste vivir sin esperar nada de nuestros amigos, de nuestra familia, de nuestro jefe...

    Yo prefiero tener una decepción de vez en cuando, la verdad!

    ResponderEliminar
  12. Hola Miriam, bienvenida, :). No creo que sea tanto no esperar nada como tener unas expectativas más maleables. Yo espero de mis amigos que me quieran, que me apoyen, que si los necesito estén ahí. Pero con un margen, no sé como explicarlo. Me gusta que me sorprendan con esas cosas, me gusta saber que es un regalo que ellos me hacen, que son libres de decidir si lo hacen o no, porque saben que si algún día no lo hacen yo seguiré ahí apoyandoles a ellos. Creo que este post no me ha salido nada bien.

    ResponderEliminar
  13. Yo me decepciono con facilidad, pero la culpa no es de los demás, es mía por tener tan altas expectativas de algo o alguien...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. No, no se trata de tener a tus amigos, pareja, etc. constantemente sometidos a examen. Eso tampoco me parece justo. De la misma forma que no me gustaría que a mí me estuvieran siempre vigilando con lupa a ver si estoy a la altura o no de sus expectativas.
    Creo que hay cosas que se pueden pasar por alto, pequeñas "decepciones" que no deberían alterar el curso de la relación. Nadie es perfecto, todos podemos equivocarnos y fallarle a otra persona en un determinado momento.
    Pero como decía, hay situaciones y situaciones. Y cada uno sabe qué esta dispuesto a tolerar y qué no en virtud de su amistad o amor por esa persona.
    No todo vale y no todo se debe tolerar. Pero tampoco se debe romper una amistad o un amor a la primera de cambio, a la mínima tontería.
    Hay errores pequeños y hay tremendos errores.
    Y sobre todo, creo que la clave estaría en la intencionalidad.
    Alguien te puede decepcionar sin haberlo pretendido, sin haber querido hacer daño. Creo que esas decepciones se deben perdonar.
    Pero luego hay quien hace daño a conciencia, hay quien te falla siendo plenamente consciente de ello. En ese caso.. adiós muy buenas. Haberlo pensado antes.
    Espero que haya quedado más clara ahora mi postura.
    Que yo no voy poniendo puntos negativos a nadie. Al revés, tengo mucho aguante. Y cuando he roto con alguien, es porque no me ha dejado otra opción, y no ha sido fácil tomar esa decisión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Yo soy muy de dar en la medida que espero que me den a mí y por eso me llevo muchas decepciones. A veces he pensado si es por mí, si es por lo demás o si es porque yo me espero cosas que no debería, porque cada uno somos un mundo y cada uno sentimos de diversa manera.

    Es un tema complejo, lo mejor es quizá lo que tu dices, no poner demasiadas expectativas para no llevarse chascos, pero es tna fácil ilusionarse a veces

    ResponderEliminar
  16. Tienes razón en todo, quizás lo difícil sea llevarlo a la práctica, pero bueno. De todas formas yo hay un sentimiento que odio aún más y es la impotencia. besos

    ResponderEliminar