jueves, 8 de noviembre de 2012

Winter

Sueño con el invierno. Me cuesta salir de la cama calentita y las sábanas, mantas y edredón pesan mucho y me atrapan dentro. Pero venzo la pereza y me levanto, mis pies, enfundados en gruesos calcetines de suavísima lana se encuentran sobre una calida alfombra peluda. Me pongo una bata de cuadros sobre mi pijama de franela y me arrebujo mientras hago "brrrrr". Me dirijo a la cocina mientras el suelo de madera cruje bajo mis pies. Aparto los platos sucios de la cena y preparo la cafetera. Mascota del amor, adorablemente peludo y calentito como él es, da vueltas alrededor de mis pies pidiendo su desayuno. Se lo sirvo y mientras lo ataca con devoción me asomo a la ventana. Llueve a cantaros y apenas se ven los pinos de más allá del jardín. Todo tiene una luz gris, un aspecto fantasmagórico, hay charcos sobre la hierba. Pego la frente al cristal y está congelado. Hago "brrr" otra vez.

La cafetera pita y me preparo tostadas con tomate rallado y un buen café con leche ardiendo. Enciendo mi kindle y desayuno leyendo, con mascota del amor dormitando el desayuno a mis pies. P se levanta y aparece en la cocina, otro ser peludo y calentito. Me abraza por detrás y me besa el cuello. Sonrío y sigo leyendo. Él se sirve un colacao y se va a tomarselo delante de la tele. Termino de desayunar y estiro un poco más el tiempo hasta terminar el capitulo. Recojo la cocina, friego todos los platos, me quito el pijama y me pongo unos vaqueros viejos y desgastados, una camiseta de manga larga y un jersey gordo y grande de lana, de los que casi te tapan el culo y tienen algunos puntos saltados. De cuello redondo porque el cuello vuelto me pica. Me cepillo el pelo y vuelvo a asomarme a la ventana. Ha dejado de llover y un pequeño rayo de sol ilumina las gotitas sobre la hierba. En el porche acristalado me pongo unas botas de agua y una bufanda de colorines. Salgo al jardín. Trabajo en mi huerto. El aire huele a limpio y a fresco. Las mejillas se me arrebolan del frio.

No sé a qué me dedico. No sé dónde vivo. Sólo sé que nací en agosto en una isla sin inviernos.

Y que necesito un invierno.

17 comentarios:

  1. Para mí los inviernos son lo mejor... yo también los necesito!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Ah, el invierno... :-)

    Pues sí, a veces es así. Pero otras veces... no te quiero contar la otra cara, tu sueño es mil veces más bonito.

    Besos desde el norte.

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor del invierno es ver llover por la ventana, desde la cama, apachucada con Él.
    Lo peor es salir a la calle, diluviando, coger el coche y meterme en la autovía sin ser capaz de distinguir nada más que las luces de los coches que me acompañan.

    ResponderEliminar
  4. Y las que hemos nacido y vivido toda la vida en la Castilla profunda y aledaños soñamos con un invierno seguramente más parecido al de tu isla ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo vivo en el Produndo Norte donde siempreeeeeee es invierno... un "buen año" es aquel en el que llueve menos de 9 meses! Te quejas de vicio!!! No quieres un invierno (son varios meses), quieres un día de verano gallego!!!

    ResponderEliminar
  6. A ver, obviamente no voy a desear con un frio polar que te retuerce las entrañas y no te deja dormir, ni con tener lluvia 24 horas, ni con no tener calefacción o vivir debajo de un puente. El sueño es como es, con una casa calentita y chupi, con un frio seco y facilmente solucionable y con unas condiciones medioambientales que te permiten hacer cosas.
    Ahora bien, no sé si pensáis que aquí estamos todo el día en la playa tomando mojitos y con un negro como Ibaka que te abanica. Lo que estamos pasando ahora mismo es un calor de 33 grados todos los días, en pleno mes de noviembre y una humedad que simple y llanamente, da asco. Pero no podemos ir a la playa a que nos abanique Ibaka, porque tenemos obligaciones. Supone que te metes en la ducha, sales, te secas, y mientras te estás maquillando, estás sudando. Sudando a mares. La ropa está mojada. Y tienes que ir a trabajar con la tensión baja. Caminar de casa al coche supone ponerte a sudar como si hicieras la maratón. Supone que si te pones un pantalón largo probablemente quieras morir. Sé que todo esto que os digo os suena a "que guay, que envidia", pero no es nada divertido. Es divertido tres meses al año, cuando te puedes ir de viaje y pegarte el día descansando. Todo el año es una mierda. Porque es que además, el calor no se puede quitar tan facil como el frio. Hay un limite de cosas que te puedes quitar de encima. Te despiertas por la noche con la almohada mojada.
    Ojo, que yo sé de sobra que un invierno duro es muy chungo, es jodido vivir con lluvia continua, es jodido pasar frio, es jodido que te impida hacer cosas. Pero sería tan feliz, con un cambio real de estaciones...y con librarme de esta humedad repugnante...sobs.
    Claro que mi sueño es más bonito que la realidad...es un sueño...quiero vivir en un catálogo de Ikea! :P

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito!
    Me he sentido totalmente identificada con las mil cosas encima antes de salir de la cama XDD
    Y estas cosas son lo mejor del invierno :D Yo vivo en Andalucía así que aquí el invierno no es que sea muy frío y por eso me gusta tanto ^^

    Un saludo,
    ~El Club de las Sebaduras~
    ~El Imperio de las Bellotas~

    ResponderEliminar
  8. Un sueño precioso!
    Por esta zona somos muy de extremos o te asas cual posho o te congelas a base de bien... Que vivan las estaciones intermedias inexistentes! ¬¬'

    ResponderEliminar
  9. Ah, eso sí! No cambio mi norte por ningún sur ;-)

    ResponderEliminar
  10. Lo siento, no me gusta el invierno.
    Me encanta como lo has descrito pero para mí esa maravilla es puro sufrimiento :D
    Besazo

    ResponderEliminar
  11. Pues a mi el invierno me deprime. Frío, lluvia, conducir con lluvia, pillar un catarro, jerseys llenos de bolitas, jerseys que pican, mantas que pesan una tonelada, se hace de noche enseguida...
    Lo único que hace soportable el invierno es la Navidad. Y a veces, ni eso.
    No, definitivamente no me gusta el invierno.

    ResponderEliminar
  12. Creo que mi comentario de esta mañana no se ha guardado...

    Decía que mientras estuve en Tenerife, echaba en falta algo y no me di cuenta hasta llegar a Toulouse que lo que echaba de menos era tener estaciones de verdad. Y las estoy disfrutando a tope (claro que ahora echo de menos la playa -- y la gente, la gente sobre todo).

    Y que me encantan tus sueños estos.

    ResponderEliminar
  13. Es la parte de vivir en una isla de clima tan paradisiaco, que apenas hay cambios de estaciones y allí celebrareis la Navidad a 20 y tantos grados y con Sol, que no es lo mismo que con su fresquete y su nieve.

    A mi me gusta ese tipo de climas pero para unos días, si no hay cambio de estaciones me vuelvo un poco loco, entiendo esa sensación de agobio que comentas. Yo soy de los que en agosto/septiembre estoy deseando que llegue el fresco, que ya está bien de tanto calor, jajaja

    ResponderEliminar
  14. Valencia no es que tengo inviernos de la hostia, y les cuesta bastante entrar. Pero me encanta. Como a ti, me gusta el frío en las mejillas y abrigarme, un café caliente en las manos y leer.

    Y vivir en un catálogo de Ikea, eso también me mola mil.

    ¿Estas segura de que en tu sueño no tengo yo una buhardilla en el ala norte de tu casa? ¿eh? ¿eh? ¿EH?

    ResponderEliminar
  15. Que maravilla, quien pudiera estar todo el día asi!
    Muak

    ResponderEliminar
  16. Yo nací en Asturias, donde no es que haga fríos de bajo cero, pero la humedad y la lluvia ayudan mucho a que te sientas congelada aunque lleves jerseys de lanota gorda.

    Pero me encanta :-) No hay nada como una manta que sea calentita, una bufanda que abrigue, una taza de chocolate bien caliente, un bizcocho recíén sacado del horno...

    ResponderEliminar
  17. Un poquito de invierno no está nada mal,te lo aseguro, sobretodo por lo genial que es tumbarse al lado de ese ser que tiene el cuerpo calentito... Besos

    ResponderEliminar