jueves, 21 de febrero de 2013

Drama nocturno

Anoche me pasó una cosa que...en fin, preferiría olvidar.
Bueno, en realidad no fue anoche, eran casi  las 7 de la mañana pero como estaba durmiendo, pues fue anoche.
Y, como digo, lo quiero olvidar.
Pero hay una parte de mí que disfruta muchísimo con el autoescarnio público y con contar las cosas ridiculas, vergonzosas y patéticas que de vez en cuando me pasan. Y además tengo que escribir algo o mi pobre blog va a morirse de pena.

Me he meado en la cama. Con 27 años.

Resulta que a lo tonto ya llevo un mes en la ciudad de P. Me vine sin billete de vuelta porque no sabía cuando me reclamarían de la universidad, y quería aprovechar al máximo. Así que el viaje de un par de semanitas se ha convertido a lo tontito en un mes, y seguimos contando. En fin, resulta que tengo unas ladyparts de princesa del guisante, y los preservativos, no le molan. Solemos usar el anillo, pero como no sabía cuando me iba, cuando se cumplió el tiempo del primer anillo, en lugar de ponerme otro, decidí que no valía la pena comprarme otro si de repente tenía que irme con él recién puesto.  En fin, los preservativos y su poca lubricación (joder, como los odio) me han provocado una pequeña cistitis. A veces me pasa. Y me duele un poquitito. Pero tengo el umbral del dolor de un conejito y en cuanto me duele algo minimamente me pongo muy dramática, con carita de pena y mucho sufrimiento y mucha inutilidad. Soy así, mariquita total. Pero como soy previsora, siempre viajo con un botiquin importante, entre los que se incluyen mis pastillitas de arándanos, que son muy buenas para la cistitis. Estas pastillas son más bien preventivas, pero también hacen su efecto después. La cuestión es que ayer, a lo tontito, me mandé como el doble de la dosis recomendada, sin hacer ni puto caso a la recomendación de "no aumentar la dosis", basicamente porque no lo leí y pensé que como eran de arándanos no iba a pasar nada. EJEM.

Pues vamos al tema. Soy súper especialita con el pis. Siempre hago pis antes de dormir, y siempre me levanto de noche a hacer. Miles de veces he soñado que estaba buscando un baño desesperadamente y no había manera de mear en el sueño, por suerte, porque siempre me despierto de esos sueños meandome. Pero no, anoche fue a traición. Ni ganas de hacer pis, ni sueños raros, ni nada de nada. Solo una repentina humedad pélvica. Y un despertar inmediato, de ojos tamaño plato sopero.

"Uy, que susto, estaba soñando que me hacía pis en la cama, pero eso es imposible".

Imposible una polla como una olla. Cuando me toqué descubrí que no había sido un sueño, era la puritita realidad. Me había meado en la cama CON MI NOVIO AL LADO, después de unos 20 años sin hacerlo. Me quise morir. Me levanté cual resorte para mojar la cama lo menos posible y corri al baño a limpiarme y cambiarme, suplicando porque a P no le diera por invadir mi sitio. Corrí de nuevo a la cama y me acosté sobre, lo que por suerte era una humedad muy pequeña pero perceptible si te acuestas encima. Súper agradable, oye. Dormir sobre mojado es amor. Pero que quereis antes me tiro por la ventana que despertar a P: "Oye, que me he meado, vamos a cambiar las sabanas y a secar el pis".  De verdad, que horror más chungo. Nunca he tenido los ojos más abiertos en toda mi vida. Y mi novio, pobrecico él, acariciandome la piernita...y yo pensando "que no esté mojado, que no esté mojado, que no esté mojado". Sabéis lo más gracioso? Que 5 minutos después le sonó el despertador para irse a currar. Y yo digo: "Pero vejiga traidora de mierda no podías esperar 10 minutos para hacerme esta putada?". Nunca he deseado con esas fuerzas que se fuera a trabajar. Cuando oí la puerta me levanté corriendo a cambiar las sabanas y demás. Y nunca lo sabrá. O al menos hasta dentro de unos días, porque al final siempre acabo contando estas cosas.

Así que, moraleja de la historia: NO JUGUÉIS CON LAS PASTILLITAS DE ARÁNDANOS, AUNQUE SEAN DE FRUTITAS.

Uf, que mal rato.

Hala, a reiros.

14 comentarios:

  1. ¡Arándanos, qué locura, vives al límite, al límite!

    ResponderEliminar
  2. Pobre! Que sufrimiento... encima de la cistitis te pasa eso. jajajaja. Yo también soy una delicada y me pasa como a ti con el roce condonero. jajaja
    Da gracia cuando le pasa a otro pero pfffff! Por lo menos no filtró al colchón.
    Hoy duerme con un tena lady de esos.:P

    ResponderEliminar
  3. Ainssss... Te dije q me hicieras caso con las pastillas. Las q yo te dije te quitan el dolor y el malestar inmediatamente y así no tomas más de la cuenta con estos resultados, jeje.
    En fin, mujer, no es tanto drama. Seguro q P se lo toma con humor cuando confieses.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Ay, Pétalo, lo siento, pero ¡¡me estoy meando de la risa!!!

    Y esto, ¿arándanos para una cistitis? Lo que aprende una.

    ResponderEliminar
  5. Wow!

    El relato es gracioso pero si me llega a pasar me muero de la verguenza... :-( Solo que yo habría tenido que despertar a Arol porque dormir encima de mi pis como que no. Eres valiente por aguantar!

    ResponderEliminar
  6. MadreMía, qué vergüencísima. Pobrecita. Y sobre todo la putada de que tu cuerpo no te avisara o no se esperara un poquito...

    ¿Qué son las pastillas de arándanos? Es la primera vez que lo oigo... :(

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues ya es mala suerte que el día que tu vejiga se decide a traicionarte sea con P al lado. ¿Seguro que han sido los arándanos?
    PS: creo que habría hecho lo mismo que tú. ¡Qué pavas!

    ResponderEliminar
  8. En el IKEA (sí, en el IKEA) venden un jarábe de arándanos buenísimo para el mismo fin (yo lo tomo a diario de preventivo). Bueno, pues si te pasas con el jarabito de los cojones te suelta la tripa cosa mala... vamos, que todavía podría haber sido muchísimo peor

    ResponderEliminar
  9. En lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, en lo seco y en lo mojado...Si no quien nos aguantaría?

    ResponderEliminar
  10. La de cosas que se aprenden con vosotras... ¿pastillas de arándanos? La primera vez que lo escucho, pero me lo apunto que nunca se sabe.

    Con respecto a tu anécdota... estoy segura de que cuando se lo cuentes se va a descojonar, mujer. Las miserias molan mucho a la gente xD
    Pobre.

    ResponderEliminar
  11. ¡No lo cuentes! ¡Esas cosas son las que matan EL AMOR!

    Mi ex me contó que una vez había tenido una infección de orina brutal (más detalles varios). Y yo le escuchaba y asentía con toda naturalidad mientras pensaba: "Ñññññiiiiiiiiii!!!!! ¿Por qué me lo cuenta? ¿POR QUÉ? ¡No es necsario! ¡Hay cosas que NO QUIERO SABER!"

    Vale, no todo el mundo es tan princesita como yo, pero por si acaso, yo no me arriesgaría.

    ResponderEliminar
  12. Uf! Qué putada que no te despertaras antes del "descuido" :S Igual cuando pase un tiempo (un mucho) le hace gracia la anécdota jeje

    Pastillas de arándanos para prevenir la cistitis? La primera vez que lo oigo ^^

    ResponderEliminar
  13. Bueno. Yo me acuerdo una EPIC borrachera en la que llegué a casa poco después que J -que somos muy modernos, y él un poco rancio que se quería ir a casa YA en lo mejor...- en que me tumbé en la cama, desmaquilladita, con el pijamita, aparentemente bien todo... giré la cabeza y poté -un poquito- la almohada. Era de las primeras veces que me quedaba a dormir en su casa, y la holgura craneal que tenía entonces, desapareció en un instante al comprender la magnitud -pota- del desastre. Si me ves lavando la funda como una desesperada... perfecta candidata para el contraanuncio del frotar se va a acabar!

    ResponderEliminar
  14. Y naturalmente, juré que moriría llevándome el secreto a la tumba. Seis horas más tarde se lo conté a J.
    xD

    ResponderEliminar