martes, 12 de marzo de 2013

En la mirada de los demás

"Todos somos extraños para nosotros mismos, y si tenemos alguna sensación de quiénes somos, es sólo porque vivimos dentro de la mirada de los demás." Diario de invierno, Paul Auster.


Llevo mucho tiempo queriendo escribir este post y no lo he hecho porque sé que no me va a salir. Pero en fin, voy a intentarlo. Ya he escrito otras veces que durante muchos años pensé que era fea. No solo eso. Pensaba que no era femenina, que no tenía clase, que era antipatica y que estaba gorda. Normalmente lo achaco a que era una adolescente estúpida, pero no creo que fuera solo eso. Creo que en cierta manera era de verdad todas esas cosas porque yo creía que era así. Lo que uno cree siempre es su verdad y una verdad es una verdad aunque sea una verdad inventada. Cuando miro hacia atrás, muchas veces sé que pensaba que no era femenina porque mi madre no paraba de decirme que no lo era. Y como no lo era, dejé de serlo. No es que no me esforzara en ser femenina, es que me esforzaba en no serlo. Al fin y al cabo, esa era yo,¿no? Y cuando te crees que eres así, lo acabas siendo. También me decía que estaba gorda. Desde que tengo uso de razón mi madre no paraba de decirme lo preciosisima que era y que iba a ser modelo. No me entendais mal, ni mi madre es una ogra ni mala ni nada de eso. Simplemente decía cosas sin pensarlas mucho. Sin pensar que eso pudiera realmente dañar la autoestima de la fuerte, lista y resuelta Pe. La cuestión es que yo siempre pensé que iba a ser modelo. Absurdo, si. Pero me lo decían todo el rato! No es que yo quisiera ser modelo, yo quería ser veterinaria, o bióloga, o algo que me permitiera estar con animales continuamente que es la verdadera vocación que me llama desde que tengo la capacidad de pensar. Pero la cuestión es que yo pensaba que mi cuerpo era un cuerpo de modelo. Hablamos de la Pe de 10, 12 años. Claro que tenía cuerpo de modelo, era una niña alta y flaca. Pero lógicamente dejé de serlo, llegué a la pubertad, y no engordé, simplemente crecí. Pues desde entonces mi madre no paraba de decirme que estaba gorda, de una manera u otra. Realmente son sus propias inseguridades, es ella la que piensa que está gorda, la que tenía tipazo cuando era joven y se quedó ahí anclada. No es que me lo dijera todos los días, pero si lo suficiente como para que yo recuerde claramente que en aquella época me sentía una vaca marina y tener ese recuerdo asociado a ella. Ahora sé que no lo estaba, al revés. Pesaba 60 kg y medía 1,70, llevaba una 38 de pantalón. No estaba gorda ni de lejos! Veo fotos y digo "pero si era flaca". Y todo el tiempo que perdí, qué? Todos esos años que pude disfrutar sabiendo lo guapa que era, como lo hago ahora cuando me siento mona y no estoy ni de lejos igual de estupenda. En fin.

Cuando estoy con P, que es una persona ajena a mi entorno completamente, noto con más fuerza que nunca que no somos lo que los demás nos dicen que somos, somos lo que queremos ser. Con él soy Pe la dulce, la cursi, la cariñosa, la ordenada, la divertidad, incluso la extrovertida. La misma Pe que soy aquí o en twitter, la Pe que yo he inventado. La que me gusta ser y quiero ser. Incluso mis arrebatos de histeria que llevo viendole a mi padre desde diminuta, el gritar y tirar las cosas e insultar, se ven reducidos al mínimo porque es que descubro que no son incontrolables como yo pensaba. Dejan de existir cuando yo dejo de querer que existan.

Los roles que adoptamos en nuestro entorno, son solo eso, roles. Por qué limitarse? Sin duda es probablemente la mayor revelación que he tenido en la vida y la única enseñanza que creo que podría transmitir a nadie. Rebélate. No eres lo que dicen que eres si no quieres serlo. Sé lo que quieres ser.

He aprendido incluso a relacionarme con desconocidos, que es algo que no sabía hacer. Porque era muy antisocial, eso pensaba. Voy a las quedadas twiteras y hablo. Y los que vais conmigo pensaréis que soy muy callada cuando yo os estoy diciendo aquí que me siento muy extrovertida. Es que estoy aprendiendo a serlo. Y si tengo un defecto, que tengo muchos, pues me lo perdono cuando sale a relucir e intento corregirlo la próxima vez. Pero sin presiones. Porque estoy construyendo algo muy importante y quiero disfrutar del proceso. De construirme a mi misma.

Lo que soy o no soy, lo que fui, lo que no fui o lo que seré o no seré.  Lo que yo quiera.

Intentadlo.

21 comentarios:

  1. Pues para estar tan convencida de que no te saldría te ha quedado genial.

    Verdad de la buena explicada muy clarito.

    ResponderEliminar
  2. ¡Plas, plas, plas! Me ha encantado. Y estoy muy de acuerdo en que somo quienes queremos ser y que hay que construirse a poquito. Que la felicidad no llega si no la trabajas desde dentro.

    ResponderEliminar
  3. Qué buen post, Pétalo, qué bueno.

    ResponderEliminar
  4. Uno de mis primos creció muuy muy deprisa y todo el mundo pensaba que era tonto (parecía que tenía 10 años y tenía 6, cosas de ese estilo). Toda su vida le decían que era tonto y que no sabía hacer nada y terminó creyéndoselo. Hasta el punto de que tuvo una novia de metro cincuenta que le maltrataba física y psicológicamente de lo baja que tenía la autoestima.
    Las personas pueden hacer mucho daño sin tener razón, solo por lo que ellos opinan alegremente. Al menos mi primo ya no piensa que es tonto, pero lo que ha tenido que sufrir para descubrirlo...

    ResponderEliminar
  5. Sabes que me gusta hacer comentarios en tono de broma pero esta entrada no me da para ello. Solo puedo decir que estoy totalmente de acuerdo y creo que debería aplicármelo a mi mismo más a menudo.

    ResponderEliminar
  6. Ovación cerrada! Me ha EN-CAN-TA-DO tu post, qué bien escribes jodía ;)

    Además de tener toda la razón del mundo... tendríamos que aplicarnoslo todos, nos vendría estupendo para ser como realmente queremos ser.

    Lo dicho, que me encanta, creo que es uno de tus mejores posts hasta la fecha (si no el mejor)

    Un beso bien grande ^_^

    ResponderEliminar
  7. Hola Pe,

    Primero, que me ha encantado el post, como al resto de lectores-comentadores. Y luego decirte que has llegado por ti misma a una conclusión muy valiosa, que yo tuve la suerte de aprender en la carrera gracias a "experimentos" realizados por otros.

    En psicología educativa me enseñaron un estudio que contaba que cuando los padres les dicen a sus niños "eres malo, eres malo, que malo eres, eres el más malo", el niño deja de esforzarse por realizar conductas positivas y solo se centra en como reafirmar las conductas negativas. Lo triste es que lo mismo sucede con los profesores que a veces dicen a los niños "eres tonto, eres el burro de la clase, eres el más tonto". Los niños dejaban de intentar aprender, no prestaban atención en clase ni hacían los deberes en casa ni nada.

    Seguramente esos niños fueran más traviesos o menos inteligentes que los compañeros de su entorno (o puede que no) pero el hecho de ponerles una etiqueta hace que es estigmaticen y piensen que pertenecen a esa categoría de personas y que no pueden cambiar.

    Y si algo puede hacer el ser humano es cambiar, y eso lo voy a defender siempre... aunque a veces sea necesario que cambie el entorno para que cambie él!

    Me ha encantado el post y espero que todos seamos lo suficientemente listos para no decirle a nadie nunca cómo es sino para dejarle ser sin límites.

    Un abrazo grande

    Mirichán

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho tu post. Tengo respuesta, pero creo que igual me compensa darle de comer al blog xD. En líneas generales, es lo mismo que he vivido... si me permites, lo enlazaré cuando me sienta lo bastante inspirada como para quedar a la altura.

    Pues te has explicado genial.

    ResponderEliminar
  9. Joder, Pe, no esta nada mal... nada mal
    Me has dejado un regusto raro en la boca...

    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho, te ha salido estupendo. Es un post que tod@s creo que en algun momento ha pasado algo.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Plas, plas, plas. Como molas, Pe! :)

    ResponderEliminar
  12. Me encanta tu post pero le veo un pero. Sí, puedes ser lo que quieras ser, peeeeero no puedes ser algo que no eres durante mucho tiempo porque al final sale tu verdadero yo en algún momento. A ver, no me entiendas mal, no digo que la gente finja por sistema, pero hay quien lo hace y llega un punto (por agotamiento, por desgaste...) que al final aflora su verdadero yo.

    Y sí, lo de los padres ahí volcándote sus inseguridades es un clásico que yo también he vivido en mis propias carnes...

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos, :).

    Miriam, bienvenida, me encantará tenerte por aquí.

    Bio, avísame para leerlo!

    Patch, eso era lo que sospechaba que iba a entenderse de mi post y lo que no quería transmitir. Estoy de acuerdo en que no puedes ser algo que no eres. Yo no hablo de cambiar tu personalidad, porque creo que hay una base que si que es tu verdadero yo y que es mejor no tocar. Lo que yo quiero decir es que no deberíamo dejarnos influir por los roles que establecemos en nuestro entorno y creernoslos. Lo que dice la boquita lo escucha la orejita y se lo cree la cabecita. Estamos en una sociedad que usa mucho las etiquetas, y es muy dada a juzgar. Y si toda la vida llevan diciendote que eres, no sé, fea, acabas creyendotelo y construyes tu vida y tus decisiones en torno a la creencia de que eres fea. Y a lo mejor dejas de esforzarte en estar mona, o en cuidarte o en lo que sea y acabas siendo fea de verdad porque tú piensas que eres fea y que eso no tiene solución. No creo que sea sano cambiar aspectos de tu personalidad que aunque no sean bonitos son naturales o intentar enterrarlos. Creo en intentar aprender a manejarlo y minimizarlos. Pero no hablo de eso, no sé si me explico. Es solo que nadie debería inventar como eres. Nadie que no seas tú. En la adolescencia todos nos ponemos antipaticos, si toda tu familia empieza a decir que lo eres, si te lo dicen a ti, lo integran como un rasgo negativo de tu personalidad que a lo mejor es pasajero y acaban convirtiendolo en real porque si todo el mundo te dice que eres así será porque ven que lo eres. Aunque el 90% de los veces seas de lo más simpática. A veces esas etiquetas te impiden avanzar y dejar de ser algo que no te gusta ser. A veces es dificil distinguir el verdadero yo del yo que nos hemos o nos han creado y que si que es maleable.

    ResponderEliminar
  14. Mi madre una vez me preguntó "quién es la tontita de la casaaaaaaa????" y yo contesté "yooooo" y mi madre tiene un trauma de por vida. Mi hermano me martirizaba, jajajaja.

    Me ha gustado mucho mucho el post, Pe. Fantabuloso. Y no creas que eres extrovertida, guapa y dulce, SÁBELO.

    ResponderEliminar
  15. Mi mantra durante mucho tiempo fue: "soy quien quiero ser". Pero sigo construyéndome cada día :)

    Post muy bien escrito, me ha encantado :D

    ResponderEliminar
  16. me pasa algo similar...
    creo que soy un poco mas 'dura' con las personas de mi familia y que, de hecho, no me doy a conocer con ellos de la misma forma que con otros.
    Me ha gustado mucho tu post.

    ResponderEliminar
  17. Es real esa contradicción. Me parece que nos sucede a muchos, y sin embargo muy pocos sois capaces de verlo, y quizá casi nadie sea capaz de expresarlo con esta contundencia tan aérea.
    me ha gustado mucho tu blog
    saludos desde argentina

    ResponderEliminar
  18. Niña, me ha encantado! Entiendo cada una de las palabras qué dices, y sí que te ha salido, no sé si esperabas algo distinto, pero a mi, me ha llegado :P
    Ah, y no es que seas guapa, es que además eres bonita, que para mi es mucho más, y es más especial que ser sólo guapa.

    ResponderEliminar
  19. Creo que es el mejor post que has escrito hasta ahora, enhorabuena.
    En mi caso (o en el de mi pareja concretamente) Sucede lo contrario. Se han pasado toda su vida diciendole hasta lo enfermizo lo listisimo que es, que es mucho mas inteligente que nadie y que le da mil vueltas con su cabeza a cualquiera.
    Y es verdad que es inteligente, y es verdad que lo es mucho mas que la media, pero lo cierto es que eso no significa nada para la vida que es una perra con la que hay que saber lidiar con muchas mas herramientas que la inteligencia.
    En su caso está pasando una terrible depresion por que las expectativas de su vida no se ajustan a su vida real y sinceramente. Su madre podría haberse metido la lenguita donde yo le dijera y haber trabajado mas algunos otros aspectos.
    Que dificil es ser padres y que facil meter la pata aun cuando crees que estas dando algo positivo...

    ResponderEliminar
  20. Me encantó este post. Muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar