martes, 23 de abril de 2013

10 libros importantes para mí


Bien, no suelo hacer reseñas de libros, pero hoy es un día especial para ellos. Leer es uno de mis grandes vicios y placeres. Leo siempre antes de dormir, aunque llegue a las 8 de la mañana a casa después de una marcha loca. Leo para relajarme, leo como ocio. Tengo algunos prejuicios, pero pocos. Mis mayores prejuicios son con la gente que no lee o que se las da de lectora y luego resulta que lee un libro al año o cinco libros a la vez que jamás terminan y cosas de ese estilo. No sé, no me gusta la gente que usa la lectura como una pose. O te gusta o no te gusta. Y si te gusta, lees. No hay más. No existen los "me encanta leer pero es que no tengo tiempo", porque siempre hay tiempo. Entiendo que no haya tiempo para pegarte leyendo toda la tarde pero es que leer no funciona así. No tienes que sentarte y leerte un libro de golpe. Mi kindle va siempre en mi bolso y leo en la guagua, en la consulta del médico, dónde puedo. Leo todos los días y desde que me compré mi reader puedo leer un libro nuevo cada vez que acabo el anterior. Cuando no tenía reader leía igual que ahora, pero a veces tenía que tirar de relecturas o conformarme con lo que encontraba en casa, en la que por suerte siempre hemos sido lectores. Gracias, Papá, gracias, Mamá. Ahora siento eso que Moli describe tan bien de "el libro que me toca leer ahora me llama".  Así que hoy, como homenaje a esa parte en mi vida voy a poner 10 libros que de una u otra manera me han tocado la fibra. 10 libros importantes para mí.

No los he pensado mucho, van a ser los diez primeros que me vengan a la mente, porque reducirlo a 10 es complicado, y o me acuerdo de los clásicos de mi vida o de los últimos que he leído que me han marcado, estoy un poco espesa. Así que es una selección bastante sesgada.

1. Orgullo y prejuicio, Jane Austen. Es probablemente el libro que más veces he leído nunca. Es un clásico entre los clásicos, lo leí super jovencita la primera vez y lo tengo muy desgastado. Pero es taaaaaan bonito, tan divertido, tan tan tan. No entiendo que exista alguien en el mundo que no lo haya leído. De Jane Austen los he leído absolutamente todos, tengo una tía que se encargó de ello durante mi adolescencia, y debo decir que le estoy muy agradecida porque realmente son un disfrute para el cerebro.

2. Anna Karenina, Leo Tolstoi. Durante algunos años mi nick fue Arkadievna. Tanto me impactó este libro. Luego, más tarde, me sentí terriblemente identificada con Anna. Su sacrificio, su pérdida, todo por algo de lo que ni ella misma estaba segura y como sintió poco a poco que le iba saliendo rana. Su desesperación, su dolor, su grandísimo regalo tirado a la basura.

3. Jane Eyre, Charlotte Bronte. Otra vez mi tia. Un regalo de reyes, el que sin ninguna duda consideré regalo estrella de esas navidades. Una edición preciosa, en tapa dura, con un arbol pintado en la portada. Y la historia, con mi adorado señor Rochester y una puerta abierta a la sexidad de los hombre atormentados. Otro libro muy releido.

4. Tenemos que hablar de Kevin, Lionel Shriver. Este lo leí el año pasado. De tanto escuchar a Livia y a Bich hablar de él y tras leer la sinopsis, tenía que leerlo. Y me flipó. Pero flipadísima. El problema de este libro es que no consigo recomendarselo a nadie. Creo que soy demasiado morbosa porque siempre que le cuento la sinopsis a alguien me dicen que qué horror, que sufrimiento. En fin, yo lo disfruté de principio a fin. Kevin. No te podía sacar de la cabeza, Kevin.

5. Las correcciones, Jonathan Franzen. Un molilibro. Moli lo puso tan bien en su blog que lo conseguí y lo leí. Al principio me producía una sensación muy rara, como de estarme inmiscuyendo en la vida de alguien. Y es que este libro, tiene unos personajes tan bien construídos y que te hacen identificarte tanto con ellos aunque sean muy distintos de ti, que acabas sintiendo que estás mirando en un sitio donde no se debería mirar, un sitio tan íntimo que casi parece que les estás espiando. Por otro lado habla de situaciones de la vida con las que me siento plenamente identificada y eso hace que me mucho asco a mi misma. Aún así, me fascinó.

6. El pajaro espino, Colleen McCullough. Este libro es uno de mis mayores placeres culpables. Soy fan, fan, fan, fan de esta historia, me parece de las más románticas que puedan existir. Lloré, y aún lloro cada vez que lo cojo, de puro dramón que es. Pero dramón de esos de llorar con gusto, de ponerte un bol con helado y disfrutar de cada una de las lágrimas y de desear cada vez que lo lees que el padre Ralph tome decisiones diferentes, aunque sabes que son imposibles. Pobre, pobre Meggie.

7.  Mi familia y otros animales, Gerald Durrell. Este libro me recuerda tanto a mi misma. Lo disfruté tanto de principio a fin...ahora mismo, si pudiera elegir estar en algún lugar del mundo, elegiría irme con Gerald a Corfú a pasar una temporadita con él, entre animalitos. Un libro muy tierno y muy divertido.

8. Relatos de lo inesperado, Roald Dahl. Cuando me regalaron este libro, no esperaba para nada encontrar lo que encontré. Yo era más bien pequeña, y estaba acostumbrada a los libros infantiles de Roald Dahl. Y me encantaban. Y claro, me leí estos y no los entendía. Entendía las historias pero Roald tiene una manera de terminarlos que requiere cierta maldad para darte cuenta de lo que ha pasado. Así que entender este libro me llevó un tiempo y un proceso. Recuerdo un día que estaba a mi rollo y de repente se me hizo la primera luz sobre alguno de los relatos. Y tuve que releerlo porque de repente los demás relatos tomaron la forma de acertijos que tenía que descifrar. Muy recomendable.

9. Las ovejas de Glenkill, Leonie Swan. Me partí, sin más. Ovejas detective. Qué más se puede pedir?

10. Lolita, Vladimir Nabokov. Este libro lo leí el año pasado y me traumatizó bastante. Es muy descarado para la época y tan politicamente incorrecto. Es fascinante. Me fascinó, simplemente. Ese enfrentarse directamente con las propias emociones por perversas que sean. Ese recrearse en ellas. Es muy perturbador. "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta."

Bueno, me han salido unos libros bastante típicos, pero que le vamos a hacer, si eliges 10 importantes pues te salen libros típicos. Llevo tiempo planteándome reseñar algún libro de vez en cuando en el blog. No es mala idea, aunque ya haya saturación de reseñas en la blogosfera. No sé, como siempre, me dejo fluir.

Feliz día del libro!

11 comentarios:

  1. Mmm, algunos sí, otros, no tanto. Para mí. Pero en lecturas, como en la vida, "cada uno es cada uno y tiene sus ca'unadas".

    El de Durrell pudo conmigo por venir sobre-recomendado. El pajaro espino, quizás por influencia de lo que se decía de la serie (que nunca he visto), me llama cero. El de Kevin lo tengo en mi lista de quizás, igual que a Franzen. Las historias adultas de Dahl son tan brillantes como las infantiles, pero mucho más cabronas. Y los clásicos son clásicos por un motivo.

    PS: ¿Sabes que las ovejas detectives tienen otra aventura ya publicada?

    ResponderEliminar
  2. Inés, a mí el de Durrell me pareció terriblemente mono. Pero es que yo de pequeña era él. O lo intentaba. El pajaro espino es un culebrón, ni más ni menos. No tiene nada que ver con la serie, bueno si, lo esencial si, pero ese toque culebronero ochentero no está en el libro. El libro es una historia de amor que se entiende mucho mejor y de mucho llorar. Es para cuando te apetece pegarte una pechada a sufrir, porque eres feliz, XD. Pero vamos, es un placer culpable y como tal, tampoco te pierdes nada. El de Kevin y el de Franzen...no sé, no me atrevo a recomendarlos, o te gustan o no te gustan. A mí me fliparon.
    No sabía lo de las ovejas! Voy a mirar!

    ResponderEliminar
  3. Puf, menuda chapa te voy a soltar.
    Tema papel/reader: el reader es lo más cómodo del mundo, por peso y capacidad y porque hasta yo, que tengo manos enanas, puedo ir leyendo con una mano. Pero el papel tiene otro encanto, tampoco lo sé describir, pero me gusta también el tacto, pasar las hojas...otro rollo. Pero vamos, que a mí lo que me gusta es leer. De todo. Desde lo más pedorro a otras cosas más serias. Leer es bien.

    Ahora, tus libros:
    1.- De mis preferidos. Ya lo he posteado hoy: La abadía de Northanger, y Persuasión, muy recomendables
    2.- Shame on me, que llevo años diciendo que lo voy a leer y nada
    3.- Este verano lo leemos en el club de tortura
    4.- Qué te voy a decir, que mola pero es muy difícil recomendarlo
    5.- Novelón. Luego se autoplagia en Libertad, que es el que le ha hecho más famoso...
    6.- Me ENCANTA. Me lo leía a escondidas a los 12/13 años hasta que mi madre lo sacó y me lo dio en plan "los libros que hay en casa los puedes leer todos cuando quieras"
    7.- La gente me miraba en un tren del ataque de risa que me dio al leer la entrada en Corfú
    8.- Me lo apunto
    9.- Ovejas detective? A la saca, me lo apunto también
    10.- Expectativas demasiado altas, me quedé un poco psé


    ResponderEliminar
  4. Yo sólo he leído los dos animalarios y me encantaron los dos ;)

    ResponderEliminar
  5. Bich, yo ADORO a Jane Austen, es genial. La abadía de Northangher me encanta también, y persuasión, y sentido y sensibilidad, y odio también a la penca de Fanny. Jane Eyre te va a gustar. Y Anna Karenina, no sé, yo creo que también. Y el de Roald y el de las ovejas seguro que también! Lo de leer en papel o en digital me da igual, lo que importa es leer! Lo que sea! Aunque solo sea chick lit. A mí me encanta la literatura facilona, y la policiaca, ahí los tengo reservandomelos todos para el veranito que entran muy bien. Pero me da mucha pena ver que la gente dice que lee por hacerse la interesante en lugar de sentarse, leerse un libro y disfrutarlo.

    Gordi, envidia de qué? Por qué dejaste de leer, alma de cántaro? Porque no podías leertelo todo?

    Sil, es que son muy divertidos los dos, ^^

    ResponderEliminar
  6. Hoygan, señoritas, aquí ya van dos personas que han hablado de Las ovejas de Glenkill y creo que es completamente incorrecto que yo todavía no lo haya leído U_U A ver si lo encuentro para descargar, coñoya.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que en cuanto lectura no tenemos nadísima que ver. Mi libro preferido del mundo es "La vida es sueño" que no se ni cuantas veces me lo habré leído ni cuanto me habré reído yo sola con él, me encanta el teatro de los clásicos que me hace reir tanto, me encantan "El alcalde de Zalamea" "La dama duende" y "La zapatera prodigiosa" me flipó muchísimo,también me encanta "Sueño de una noche de verano". Y "El Manantial" me gusta muchísimo, me encanta, estos son libros que cambiáron mi vida, porque me hicieron ver cosas que no había visto. También "Sin noticias de Gurb" y "Manolito gafotas" por hacrme reir tanto, yo hago unas mezclas rarísimas hoy leo a Calderón de la Barca y mañana un manga porno. Encima de mi cama tengo a Federico García Lorca, López Vazquez y Calderón de la Barca junto a Yotsuba. Lo bueno o lo malo de mi relación con los libros y las pelis es que los olvido por completo y puedo releerlos muchas veces sintiendo la misma satisfacción. Yo pienso que no se como se puede vivir sin hacer leído la vida es sueño, el manantial, la zapatera prodigiosa y sin noticias de Gurb jjejej. Las historias de amor como tema no las soporto, me aburre muchísimo.Y libros que he dejado a medias, pues me regaláron la saga entera de las sombras de grey en navidad y lo abandoné en la página 20 por lo mal escrito que estaba.

    ResponderEliminar
  8. Rizos, ya no tienes excusa.

    Suspi, La vida es sueño es un libro muy chulo, pero no me marcó especialmente, la verdad. Sueño de una noche de verano, igual. Sin noticias de Gurb o Manolito gafotas son libros efectivamente muy divertidos pero tampoco los clasificaría como que me han marcado. Igual que Harry Potter, me encantan, me flipan, pero no los pondría en esa lista. No sé, hay libros que si, que te marcan por lo que sea y libros que psé. De mi lista solo clasificaría como historias de amor orgullo y prejuicio y El pájaro espino, y si me apuras solo El pájaro espino y aún así tiene mucha más trama como para reducirlo a eso. Es un dramón, simplemente. Me gusta alternar de vez en cuando un clásico, por ejemplo el último clásico que leí es el gran Gatsby, pero no me gustaría nada limitarme a ellos. Considero que la literatura actual tiene muchísimo que ofrecer. Y hay tantos tantísimos libros que leer. Lo de las sombras de grey no tiene ni nombre, he leído algunos párrafos y dan verguenza ajena.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, con lo lector que me considero y de esos que citas solo he leído "Orgullo y prejuicio" (aunque mi favorito de Jane Austen es "Emma") y "Lolita" lo empecé pero lo dejé, no me convencía ese lenguaje tan adjetivado de más, me cansó.

    Lo cierto es que soy más de leer libros clásicos que de los recientes, por ejemplo los best sellers no me suelen gustar, demasiado facilones. La lectura es uno de esos vicios que merece la pena cultivar, una de las adicciones más sanas que existen, un hábito que nos lleva más allá de nosotros mismos y nos sirve para entender muchas cosas de nosotros y de lo que nos rodea.

    Por hacer alguna recomendación, no sé si has leído "Madame Bovary", de Flaubert, "El amante de Lady Chatterley", de DH Lawrence, "Grandes esperanzas", de Dickens, "Rojo y negro" de Stendhal o más libros de Fitzgerald, aparte del de Gatsby. Son algunos de los que se me ocurren ahora, aunque otro día te podría citar otros, tengo unos cuantos de cabecera

    ResponderEliminar
  10. Garci, yo creo que todos tienen cabida, tanto los clásicos, como los actuales, como los bestsellers. Lo importante es descubrir la lectura como ocio, encontrar lo que te satisfaga en ese rato. Prefiero que haya mucha gente que lea crepúsculo que dos gatos que lean a Tolstoi y el resto no lea nada. Yo me he leído muchos bestsellers y sigo haciéndolo, son olvidables la mayoría pero te hacen pasar un buen rato, y cumplen su función, entretener. Normalmente no te abren los ojos a nada pero no suelen pretenderlo. Tengo por ejemplo un gran vicio con las novelas policiacas. Madame Bovary si lo he leído y me gustó mucho, casi lo pongo en la lista pero me pareció que ya habían muchos de ese palo y pasé. Lolita efectivamente tiene un lenguaje muy adjetivado y puede resultar un poco...cansado de leer. Pero lo que cuenta el libro me parece tan descarado que vale la pena. Grandes esperanzas y el amante de Lady Chaterley precisamente los tengo en el kindle esperando su momento. La verdad es que es lo bueno de los libros, dos personas podrían leer toda su vida un libro tras otro y no coincidir nunca en sus lecturas y sentirse igualmente satisfechos. Hay mucha gente que no es consciente de que hay para todos los gustos, :)

    ResponderEliminar